Publicidad

Weberosfritos por el mundo: Holanda

Poco a poco vamos conociendo cosas de amigos lectores repartidos por el mundo: Dinamarca, Suecia, Kuala Lumpur… Hoy tenemos la historia de tres weberasfritas que viven en Holanda, y vamos a aprender un montón de cosas sobre comida y postres holandeses.

Dos de nuestras protagonistas de hoy tienen blog y además comparten nombre: Sonia. La primera de ellas tiene dos blogs estupendos de moda que se llaman minimoda.es y ModaActual.es, y a la segunda, muchos de vosotros la conoceréis porque es la cocinera y redactora de L’exquisit. Publica todos los días, y si una receta es buena, la siguiente mejor. Nuestra tercera protagonista es Fátima, que comparte con nosotros una afición fascinante por la cocina. No hablo más; vamos a ello.

Holanda, Amsterdam, Sonia

Hola, Su, soy Sonia, de Pamplona, pero residente en Amsterdam desde hace ya 12 añazos, con marido holandés y dos niños preciosos, nacidos aquí.

Sonia es webera frita

Trabajo desde casa, dedicada al mundo de la moda. Tengo ademas dos blogs, desde hace ya dos añitos, que me entretienen mucho y me mantienen conectada a mi país y a mi gente.

Encontré tu blog gracias a los Premios Bitácoras, o sea, que te conozco desde hace poco, pero te diré que ¡nos has conquistado!

Hasta ahora había probado mil bizcochos para lograr que alguno gustase en casa y, por fin, ¡los tengo a todos locos con la bica! Pero además me estás aficionando al pan, un tema que tal y como decías, me está resultando apasionante, casi mágico… Aunque aún me falta mucho, yo no me desanimo…

Me vine por trabajo. Las condiciones laborales eran hace 12 años alucinantes comparadas con Spain, y siguen siéndolo, me temo… Hay poquito paro, facilidades mil para compaginar vida familiar y laboral… Las organizaciones son muy planas jerárquicamente: existen los jefes, pero se puede tratar con ellos de casi todo. Yo llevaba dos años de Licenciada en Económicas y de becaria y tenía para muchos años, cobrando casi nada y haciendo el trabajo de uno más, y a veces de hasta uno y medio, así que cuando vi el panorama, no me lo pensé. A los 6 meses ya había conocido a mi nórdico rubio y alto, y aquí estoy todavía.

Gastronómicamente la cocina holandesa es, la verdad, muy básica: carne con salsa, patatas y verduras sólo hervidas, vamos nada muy original. Al menos a mí no me gusta mucho, y en casa se cocina español, italiano, mexicano, tailandés, pero no holandés.

Algo que sí me gusta mucho es la repostería. Con esas fantásticas mantequillas que tienen como base hay pastelerías en las que hacen cosas muy refinadas y muy ricas. Curiosamente utilizan también mucho la almendra en sus elaboraciones. Lo estupendo de este país es que como ha estado siempre abierto a otras culturas, ha acabado adoptando la cocina de todos los países, y puedes encontrar de todo. Hay en concreto dos pastelerías en Amsterdam que me fascinan: Holtkamp y Lanskron. De la primera me quedo con una tarta de merengue con bavarois de limón sobre una base hecha con almendras y mantequilla que quita el sentido. Es como comer aire, ligera y deliciosa. De Lanskroon, situada también en el centro, me quedo con los Amsterdamse Paaltjes. Son galletas hechas con una masa de almendra y mantequilla y rellenas con almendra y chocolate amargo maravilloso. ¡Ay, que se me hace la boca agua sólo de pensar! ¡Mmm, qué ricas!

Hay vídeos de Holtkamp con recetas, en holandés, claro. ¡No te vas a enterar de nada pero están muy bien! Las fotos de abajo también son de la pastelería Holtkamp.

Pastelería Holtkamp

Holanda, Sonia

Vivo en Holanda desde hace 6 años y aquí, según mi punto de vista ¡se come fatal! Lo clásico es un plato con un trozo de carne, un puré de patatas y unas pocas verduras… y el famoso Jus, una especie de salsa que se vende en botes… ¡Malísima! No deja de ser un caldo espeso de carne y verduras. En invierno es muy típico el Stampot, la crema de guisantes acompañada por una especie de Frankfurt grande, o la sopa de tomate —totalmente distintas a las que conocemos—.

Sonia nos enseña una tienda de quesos

La costumbre de este país es tomar al mediodía un bocadillo, un arenque crudo —sí, sí, ¡crudo! y que se come como hace el señor de la foto— o una croqueta. La mayoría de gente que trabaja la come por la calle. ¡Hay máquinas expendedoras de croquetas! Puedes encontrar la receta de estas croquetas en mi blog: se llaman Bitterballen, aunque yo las hago redondas. La receta que tengo es la original de la marca más popular, y son muy buenas. Nosotros nos hemos adaptado a comer poco a mediodía, pero dentro de la dieta mediterránea: un buen bocadillo sustancial o una buena ensalada.

De noche es cuando se come más y caliente —la carne con patatas de la que hablaba—. Aquí comen muchas chucherías: drops —regaliz blanda, como caramelos, en la foto— y otros tipos de caramelos…

Más comidas típicas de aquí son el Kibbeling, que venden en las pescaderías —aquí es muy común que en las pescaderías, carnicerías y pollerías vendan comida para llevar— y que no es más que bacalao fresco rebozado servido con una salsa mahonesa. En la mayoría de sitios está muy rico, pero yo lo preparo también en casa.

Los típicos dulces de aquí serían los Appelflap, que son hojaldres con manzanas, los Krentebollen, brioches muy blandos con pasas, y los Oliebollen, típicos para comer en fin de año, que son unos buñuelos fritos, también con pasas. Se hace un campeonato mundial de pasteleros para conocer los mejores Oliebollen del año —en la foto, los del 2010—. ¡Mi marido los hace espectaculares!

La Holanda de Sonia

Y un tema a destacar, son los quesos, por supuesto. Tengo al lado de casa una tienda de quesos muy bien surtida y además la gente que lo lleva es encantadora —como en general, todos los holandeses, según mi opinión—. Te vas allí con tus dudas sobre cuál queso quedarte y te hacen probar un montón hasta que puedes decidir. Es muy común que en las tiendas de queso vendan frutos secos, vinos, tostadas… todo lo necesario para acompañar el queso.

Aunque Holanda no tiene un gran abanico de recetas, yo estoy abonada a dos revistas gastronómicas holandesas que son buenísimas. La mayoría de las recetas de mi blog vienen de allí. Como en todos sitios, debe haber gente que coma bien —en los buenos restaurantes se come muy bien, ninguna comida típica holandesa—, pero en general, no. Teniendo en cuenta que no vivo en una gran ciudad —aún así, más de 40.000 habitantes; en España yo vivía cerca de Barcelona, donde se encuentra de todo—, la comida que encuentro deja mucho que desear. La calidad es baja, pero es que la gente no se gasta mucho dinero en comer. Para encontrar pescado en condiciones tengo que conducir 100 km, y carne sabrosa, difícil.

Bueno, ya ves que a pesar que la cocina holandesa no es muy amplia, nos las apañamos muy bien haciendo nuestra propia cocina. Aunque tenga que ir lejos a comprar, lo que entra en casa, es bueno. Si no, que se lo pregunten a mi suegra —holandesa— que cada vez que viene a casa, lo primero que pregunta es: “¿Qué cosas buenas me vas a preparar?” Y después de 5 días de visita —vive muy lejos—, ¡siempre se vuelve con dos kilos de más!

Holanda, Grave, Fátima

Nací en Madrid, enfrente de la estación de Atocha, hace 41 años. Vivo desde hace 16 en Holanda, en un pueblo cerca de la frontera con Alemania —a 10km— que se llama Grave. Tengo dos niños: Irene de 10, y Christian, de 7. Me vine aquí por las cosas del corazón, y no sólo me enamoré de una persona, sino de todo el país.

Fátima

Para mí Holanda es el mejor país para vivir. Me explico: si quieres tener calidad de vida, espacio —a pesar de ser el país con más densidad de población del mundo—, libertad, disfrutar de la naturaleza a la puerta de casa, tranquilidad, serenidad, paz, convivir con gente positiva, alegre, pragmática, abierta, sincera, y que sabe convivir con respeto y franqueza, entonces Holanda es el mejor país para vivir. España la llevo en el corazón, sólo para mí y sólo la comparto con las personas que también llevo en el corazón.

La cocina y la fotografía son mis pasiones —marido e hijos aparte,claro—. Mi colección de libros de cocina, revistas, recetas sueltas, llenan una habitación entera, y no te exagero. Por cumpleaños, Sinterklaas —aquí no hay Reyes—, aniversarios o cualquier otra celebración siempre pido —ya ni hace falta— libros de cocina o artilugios para guisar.

Experimento poco, ya que mi perfeccionismo no me lo permite —una pena…—, pero tampoco sigo recetas. Si cocino algo por primera vez me dejo llevar por la intuición: sé que vá y que no vá, así sin pensarlo mucho.

Desde hace dos años formo parte de un club de cocina. Una vez al mes —el segundo miércoles del mes— nos reunimos. Es un club a nivel nacional con más de 500 socios, y yo formo parte de la división de Nijmegen. Somos 17 cocinillas que, guiados por un chef de cocina profesional, nos juntamos para cocinar, comer, beber y disfrutar de un menu de 4 o 5 platos. Los ingredientes son de primerísima calidad; la mayoría no se encuentran en los supermercados. Aprendemos mucho, compartimos muchas cosas relacionadas con la cocina, los alimentos, las técnicas, etc.

Fátima en Holanda

Aunque los holandeses probablemente no estén de acuerdo, en mi opinión no existe una grastronomía holandesa. Cocina austera, simple, sin ningún lujo, se ha transmitido desde hace siglos de generación en generación. Se come para vivir y seguir adelante, sin complicaciones.

A veces cuando mis hijos van a casa de sus amiguitos, y comen algo allí o hablan de comida, luego me cuentan que es lo mismo que comen en casa de la abuela o de la bisabuela —las holandesas, claro—.

Por suerte las fronteras son cada vez menos y también los holandeses están apreciando y entendiendo lo que se ‘cocina’ fuera. Los restaurantes de ‘tapas’ están creciendo como setas. A cada cosa que se come con los dedos se le llama tapa, y te encuentras las cosas más raras. La última novedad que he visto este año por las navidades es la venta de jamones serranos enteros de una pieza en una cadena de supermercados. ¡Tengo curiosidad por saber cuántos han vendido!

Por suerte —y enorme— tengo el papá más maravilloso del mundo, que me ha enviado una cesta de Navidad ¡de 30 kg!, por lo que el jamón y chorizo ibéricos, el turrón, los polvorones, la sobrasada de Mallorca, el queso de Burgos, los panellets, las peladillas y piñones no han faltado tampoco este año en mi mesa. Por lo demás compro en un supermercado especializado en venta para la hostelería. Los supermercados normales no me satisfacen a nivel de calidad o de variedad. También hay algúna que otra tiendecilla en la que venden productos internacionales, y entre ellos algún que otro español —latas de calamares en su tinta, botes de fabada Asturiana, kikos, magdalenas, etc.— y los sábados me acerco al mercado de Nijmegen para ver qué pescado han traído esta vez. Y aquí siempre me hace gracia ver que los clientes que compran el pescado entero y sin limpiar son la mayoría no-holandeses autóctonos. Los holandeses de verdad compran el pescado ya frito, listo para comerse en el momento, de pie enfrente del puesto. Esto te dá una idea de lo que he descrito arriba acerca del país y de su “gastronomía”.

Cuando en casa pregunto qué quieren de cenar, me contestan a coro: ¡Tortilla de patatas!. Como en una buena casa española, las patatas y los huevos nunca faltan. Mi marido se siente la persona más afortunada del mundo por tener esta cultura adoptada. Y yo también.

Me han parecido interesantísimas las tres aportaciones, y he aprendido mucho de cosas de las que no tenía ni idea. Estoy encantada con esta sección. Mil gracias a las tres. Vuestra experiencia nos ha enriquecido mucho y encima hemos pasado un rato de lo más ameno.

Y si conocéis a alguien que me quiera contar su historia por esos mundos de Dios, ya sabéis: su@webosfritos.es

Publicado por , el weberosfritos por el mundo. Etiquetas: , , , ,

Comentarios


Te recordamos que:

  • Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos.
  • Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos como hacerlo
  • Al dejar un comentario aceptas nuestra política de privacidad
Ya se han hecho 46 comentarios para "Weberosfritos por el mundo: Holanda".
  1. Su, has visto q las 3 opinamos lo mal q se come aqui? menos mal q tenemos recursos y amigos y familia q nos envian “comida de verdad”

    Mi foto con el queso….más grande no cabía?? eso q te dije q no me gustaba :-)

    Vivo a 15 minutos de Fátima, raro es, pq es la parte mas alejada de las grandes ciudades…

    Te ha quedado un post muy completo, muy bonito!

    Un beso,

  2. Qué interesante. Yo viví en Holanda hace ya bastantes años y estoy de acuerdo con que se come fatal, pero fatal de verdad. No tienen tradición culinaria que merezca tal nombre, aunque como todo, si tienes dinero puedes comer bien en casa y en restaurantes. Pero estoy de acuerdo con Sonia en que es lo único malo de Holanda (bueno, eso y el clima… ;)).

  3. Eva says:

    Mi sección favorita sin lugar a dudas!!! A Sonia ya la conocía por su maravilloso blog…Las 3 historias geniales! Gracias por compratirlas con todos nosotros!
    Besos,
    Eva.

  4. Tengo tres muy buenas amigas holandesas que viven en Alicante, al revés que Fátima y Sonia´s, casadas aqui con españoles. Las tres opninan lo mismo: que en un su pais se come fatal, que no hay un plato nacional, bueno si, las patatas, el queso y las croquetas, también me hablan de esa sopa que dice Sonia.
    Están totalmente integrdas aqui, comer en su casa es como comer en casa de una catalana, de una manchega ó madrileña.
    Eso si, cuando tienen ganas de trabajar preparan unas comidas indonesias espectaculares.
    Se comerá mal, pero todos los holandeses que conozco son encantadores.
    Un beso

  5. Minimoda says:

    Su, te ha quedado precioso el post, muchas gracias por dedicarnos este espacio a los que vivimos fuera ! Un abrazo para todos y en especial para Sonia y Fátima.

  6. ajonjoli says:

    Yo viví 5 años y 1/2 en Holanda y estoy completamente de acuerdo con ellas y con Miriam, en Holanda en general comen mal, pero es porque su cultura ve la comida como una necesidad, no como un disfrute. Leí bastante sobre el asunto, porque me chocaba en comparación con la tradición española, y muchos autores lo achacan a la tradición protestante del país. Es la misma explicación que da Michael Pollan a la deficiente alimentación norteamericana, cuyos padres fundadores también venían de tradición protestante. Según él disfrutar de la comida se veía como algo pecaminoso (como disfrutar del sexo, vaya) y por lo tanto las comidas debían servir para que no muriéramos de hambre y punto.
    Muy interesante esta sección, Su, como todo lo que escribes.
    Por cierto, ¡¡¡¡que vas a ganar el gastroblogs!!!!

  7. margot says:

    Fantástico reportaje Su.
    Me ha encantando ponerle caras a esas personas( bueno a Sonia ya la conocido)me encanta tu idea de estos reportajes, nos acercan a través del blog, de los españoles en otros lugares del mundo y a su cultura.
    Estoy de acuerdo con todas, que se come fatal,yo hablo por Alemania, que es lo mismo.
    Se come fatal también, pero como dice Miriam, hay italianos que se come de lujo, y allí puedes pagar botellas de vino carisimas, cosa que aquí no las compraríamos porque no nos llegan los sueldos,es otra forma de vida,ganas mucho dinero,y te lo gastas sin darle importancia.
    Hablo por mi y mi hija…cada uno tendrá su historia personal.
    Pero yo he comido muy bine en Alemania,pero solo una vez he comido en un restaurante aleman,claro que tener familia allí que se dedicaba a la gastronomía, lo hacia mas fácil también.

    Encantada con este reportaje.
    Felicidades por ello,
    Besos

  8. Gloria says:

    Maravilloso, me encanta leer estas historias.
    Tengo una cuñada holandesa y por lo que veo esta en la linea de todos sus compatriotas, no come nada, 4 verduras cocidas y se muere de asco ante el jamon, bueno el de York si.
    La proxima historia desde donde???

  9. Pilar says:

    QUe entrada tan interesante SU!
    Besicos

  10. Alisonhouse says:

    Una idea estupenda contar estas historias de españoles que viven fuera de España y que cuentan como se vive alli la cocina, para que nos demos cuenta de lo que tenemos que la mayoría de las veces o lo sabemos apreciar. Nunca he vivido en otros países asi que desconozco como se vive allí.
    No me perderé ninguna historia de estas.

  11. ido says:

    Aquí otra residente en Holanda!! jeje! Me ha gustado mucho este reportaje y coincido en casi todo con las tres. Aunque yo creo que los holandeses son conscientes de que su gastronomía no es muy buena. Un día les dije a mis compañeros que me había comprado un libro con recetas típicas holandeses (bastante finito, por cierto) y se me quedaron mirando como “¿pero por qué? si apenas tenemos recetas propias!”. La verdad es que flipan un poco con nuestra “obsesión” por la comida, jeje!
    Y por supuesto, en mi maleta y la de mis visitas, siempre unos sobrecitos de jamón!!
    Un besote

  12. montserrat says:

    Casdi me siento culpable al confesarlo pero en Holanda he estado 4 veces y las famosas croquetas me encantan, menos unas que probe una vez ( no entiendo el holandes) que eran de fideos, puaj!!!!!

  13. Arriety says:

    ¡Qué interesante! Yo estuve de viaje en Amsterdam y es verdad, no se come nada bien. Aún así, espero volver algún día porque me encantó.

  14. Más, más, yo quiero más capítulos….
    Muchas gracias chicas por comparir con todos nosotros vuestras historias.
    Buen fin de semana,
    María José.

  15. cocidodesopa says:

    Interesantísimo reportaje sobre estas tres mujeres españolas que se han establecido en Holanda, uno de los países europeos con mejor calidad de vida. Ya conocía a Sonia (L’Exquisit), y me ha gustado saber algo más sobre ella, como de las otras dos protagonistas de tu reportaje de hoy.

    Un beso y feliz finde.

  16. cristina says:

    me parece muy interesante esta sección. la verdad es que no tenía ni idea de la gastronomía holandesa, pero ya veo que como la española no hay ninguna en el mundo!

    besos manchegos

    cristina

  17. Gustavo (el de Luján) says:

    Muy interesantes los comentarios de ambas Sonias y Fátima acerca de su experiencia holandesa y la gastronomía. Por lo que se ve en las fotos, lo que más gusta a los holandeses es lo “dulce”, y no sólo lo autóctono (por los distintos bollos), sino también lo importado (también se han llevado una compatriota, que no se si extrañará los asados argentinos, pero que por su posición, creo que no tendrá ninguún problema en importar la carne y hata el gaucho que se la ase JA JA). Besos.-

  18. Dina says:

    ¡Qué post mas interesante!! conociendo a españolas que estan fuera y nos cuentan sus experiencias.

  19. Beatriz says:

    Hola,

    Es un texto precioso y refleja la verdad al máximo. Vivo en Holanda (Alblasserdam) desde hace casi 11 años. Tengo que decir q no soy muy cocinillas, pero desde que mi madre me trajo una thermomix y mi hermana me introdujo a tu blog voy cosechando éxitos en casa.
    Mi marido es muy holandés, es decir, muy de cacho carne con puré de patatas y alubias verdes, todo bañado con jus (jugo de carne de sobre) y compota de manzana. Mi hijo de tres años es mi aliado: pisto, tortillas de patatas, embutidos, pastelería casera, se lo zampa todo con una sonrisa.

    Es muy difícil encontrar pescado fresco en pueblo como el mío, sólo puedo comprarlo los sábados en el mercado de Dordrecht y no siempre hay lo que necesitas. Y la carne, buffffffffffffff, la carne no tiene naaaaaaaaaaada de grasa, está tan limpia que no sabes qué pieza tienes delante de ti. Mi madre, que nos quiere mucho, cuando viene en se llena la maleta de carne (Cárnicas poniente, Valladolid) envasada al vacío y nos la trae. Si viene en coche se llena neveras llenas de merluza, rape,….. Sólo de pensarlo se me hace la boca agua.

    Y ahora al mercado, a ver que hay.

    Un saludo,

    Bea

    • Bea, te leia y era como si lo hubiera escrito yo…vivo cerca tuyo, yo compro el pescado, a veces bueno, en Geldermalsen (mercado los viernes) o en el Sligro (tipo Makro) de Den Bosch, donde tb hay en el centro una carnicería mejor q la habitual….si te sirve….

      Un abrazo,

      • Beatriz says:

        Muchas gracias por tu ayuda. Si me das el nombre de la carnicería de Den Bosch, la próxima vez que vaya me acerco a ella. La semana que viene probaré la pescadería del Makro de Rotterdam Lombardijen.

        Saludos,

        Bea

  20. Marialuisa says:

    Os sigo, muy bonito reportaje de Españoles por esos mundos, felicidades por estar los primeros en el ranking, os lo merecéis.
    Yo llevo 5 meses en esto de las blogueras insólitas, y por arte de magia me están votando.
    Un abrazo

  21. Lo que me gustan estas entradas¡¡¡ Nos acerca en la distancia y nos permite saber más de blogueros tan conocidos como es el caso de Sonia de L´exquisit. No tenia ni idea de que residía fuera¡¡¡ Besos y buen fin de semana¡¡¡

  22. Lazy Blog says:

    Qué buena es esta serie de weberos.

    Y qué bien leer de tan buenas weberas como las que nos hablas hoy.

    Besos a las tres y otro para ti.

  23. Pilar says:

    He disfrutado mucho con estas tres historias.
    Gracias Su.
    Besos

  24. Laube says:

    Qué bueno!!!!! Me encantan estos reportajes, Su… Geniales, de verdad!.
    Un besote

  25. Glòria says:

    Una sección muy interesante que nos acerca historias de amigos blogueros de otros lugares. Tuve el placer de conocer a Sonia personalmente en enero, antes de regresara a Holanda después de la Navidad!.

  26. Ereaga says:

    Holaaaaaaaa , he encontrado gente cojonuda en la cocina gracias a esto , me gusta mucho esta web y me parece graciosa .

    Yo manejo un modesto blog , pero os invito a que veais lo poco que se hacer .

    http://lacocinasegunereaga.blogspot.com/

  27. Carmen says:

    Feliz lunes a todosss, no hay una secciónd e Webos que no me entusiasme, pero la de Weberos por el mundo me hace sonreir especialmente, es bonito conocer historias de gente de aquí que vive allí, que se adapta, pero que se niega a perder las cosas buenas de nuestro país, y se busca las vueltas para conseguir los ingredientes, me encantan todas las historias, gracias a ellas por compartirlas y a vosotros por abrir este canal.

    un besazo grandote

  28. maria says:

    De verdad, qué suerte tenemos de vivir en un país con la gastronomía que tiene el nuestro. La cocina española triunfa allí donde vaya. Muy interesantes los reportajes

  29. Alicia says:

    Que bueno es saber como ven el mundo los demás y que amplíen nuestro horizonte.
    Besos.
    Alicia.

  30. Esther says:

    Enhorabuena Su por la sección, y por supuesto gracias a las Sonias y a Fátima por compartirlo con todos nosotros.
    Espero ansiosa el próximo!!!!
    Besitos
    Esther

  31. Isa says:

    Como exresidente en Holanda, casi 11 años, me ha encantado leer a las dos Sonias y a Fátima. En lo de la comida tenéis razón, comen o más bien comían para sobrevivir, aunque mi generación la de los 70 ha cambiado mucho y se molesta más en buscar recetas, sobre todo los chicos. Los clubs de cocina han proliferado mucho en los últimos años.
    Lo que dice Fátima sobre que Holanda es el mejor país del mundo para vivir lo comparto totalmente es como si me hubiese leído el pensamiento.
    Lo peor es el clima infernal que tienen, pero si te olvidas de eso e intentas estar ocupada para no mirar al cielo, vivirás mejor que en España. Lo que hay que hacer es vacacionar en España y vivir y trabajar en Holanda. Yo espero volver de nuevo alguna vez a vivir.
    Os recomiendo que mejor que al Sligro vayáis a ISPC, bueno ahora se llama Hanos-ISPC, hay uno en Breda.Ahí puedes encontrar de todo, sobre todo la carne es muy buena y con variedad. Tienen calidad superior al Sligro y al Makro.

    Bueno no me enrollo más… que sigáis siendo felices en Holanda.

    Un abrazo,

    Isa.

  32. Mary says:

    Mi esposo es Holandes, vivimos en Barcelona y no le gusta la cocina Española, dice que aqui se come fatal.

    Encarga especies y comida a Holanda todo el tiempo. :) Creo que es cuestion de gustos y costumbres.

  33. yolanda says:

    me encanta webos desde hace mucho ya…pero esta seccion que acabo de descubrir me parece fantastica y muy ilustrativa ya que los que vivimos fuera de espana a veces tenemos que hacer virgerias para hacer ciertas recetas que en espana no cuestan nada, ya que no es facil conseguir ingredientes..y de estas esperiencias ensenan mucho

    felicidades su me ha encantado el reportaje un beso vienes

  34. Lucia says:

    A ver… yo ya sé que esto cae a destiempo, pero, para las dos que estais en Holanda, agradecería pistas sobre cómo conseguir: levadura fresca, leche condensada, manteca de cerdo, … no sé ni por dónde empezar :)
    En lo de las harinas tambien se agradecerían consejos. Me las arreglo… muy básicamente, pero vaya.
    Vivo en Amsterdam, hace muchos años, pero empecé a cocinar hace muy poco, así que mi conocimiento del holandés da igual, en ese sentido :)

    Mil gracias, y más gracias aún a los Webos, por todo.

    Un saludillo.

    • Su says:

      Lucia, necesita ayuda a los que estáis en Holanda…por favor echadle una mano

    • Lucia….mas vale tarde q nunca, acabo de ver tu mensaje

      Sé q venden levadura fresca en las tiendas turcas, pero debes asegurarte q está conservada en la nevera. En los molinos venden levadura prensada (al igual q muchas harinas), es la q utilizamos nosotris (y hacemos mucho pan). Leche condensada en el toko. Y la manteca de cerdo la hacemos nosotros en casa. Si necesitas mas info, me escribes a blogexquisit@yahoo.es y te cuento más… :-)

    • Ines says:

      Hola Lucía, yo vivo en Holanda y algunos de los ingredientes que mencionas los he encontrado fácilmente. La levadura fresca la compro en el Jumbo, la leche condensada en cualquier supermercado, en la sección de cosas indonesias junto con la leche de coco, no me preguntes por qué. La manteca de cerdo se llama Reuzel y se vende en carnicerías.

  35. Alex Viteri says:

    No creo que se coma mal en HOLANDA, lo que pasa es que no quieren comer bién y no saben mucho de cocina, sólo la cocina fácil y rapida. haha

  36. stella says:

    hola buenas, me interesa mucho este blog, y una pregunta a las que viven en holanda: tienen alli costumbre de ir a pastelerias??? es que seguramente en unos meses vaya a Utrech y abriria una.

    gracias

  37. Irene Dekker says:

    Hola! Muy interesante este blog. Bueno, soy hija de un holandés y una española. Mis abuelos, tanto de una nacionalidad como de otra, vivieron en Argentina desde muy jóvenes. Nuestra generación observó y estas notas lo confirman, cómo los hombres holandeses aman a las españolas y a España, por sus flores, su alegría, su sol brillante y sus aguas cálidas, nos explicaban. Pero me asombra el tema de que notan una falta de cocina típica holandesa. Quizá se haya perdido con el tiempo, la vida más acelerada y la transculturación, pero yo sí recuerdo comidas típicas que todo el mundo le pedía a mi abuela, que cocinaba con mucho amor y hacía recetas exquisitas, y que no se conocían en otros países. Estas llevaban mucho tiempo, y como mi abu era re organizada comenzaba a las 10 mientras hacía otras tareas hogareñas, y comíamos puntualmente a las 12.30 hs. De hecho he entrado en este sitio buscando una de esas recetas. Pero parece que ya nadie la recuerda. Ahora, si me la pasan en holandés, estoy tan olvidada que no la podría traducir. Un gran saludo del otro lado del Atlántico.

  38. Jonathan says:

    Hola, me gustaria saber si alguien sabe de algun sitio en Madrid donde vendan comida holandesa, ya sea para cocinar en casa o comer alli.
    Soy un chico nacido en holanda y de padres españoles, y aun teniendo sangre española, me encanta la comida holandesa, como las frikandellen, o crokrets…
    Gracias, un saludo.

Mostrar comentarios

Agenda

+ Ver todo

  • No hay actividades programadas

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….