Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filter by Custom Post Type
Entradas
Publicidad

Gazpacho de aguacate ‘San Barandán’

Con el aguacate me pasa como con el boniato: tengo una relación de amor especial.

Es de esos productos tan extraordinarios y fantásticos, que me enfada sobremanera cuando salen malos, cosa que me ocurre con cierta frecuencia por estas tierras del interior, ya que a pesar de estar comprados en sitios de confianza, sorprende que por dentro estén negros e inutilizables y por fuera, tersos y aparentemente en su punto. Pero quitando este tema, probablemente por el grado de cámara que lleva todo, cuando sale un aguacate rico es absolutamente maravilloso.

Gracias al aguacate y a internet, tengo un amigo, casi desde el mismo inicio de los webos fritos, que me ilustra sobre este tema y otros muchos. Él es canario, ama su tierra, su paisaje y su gastronomía de una manera total y contagiosa, y son tantas las curiosidades del aguacate que sé por él, que no sabría ni como agradecérselo.

Hace más de un año me comentó su manera particular de preparar un gazpacho. A partir de aquí, en verano casi todos los fines de semana lo hacemos. Es uno de los platos más ricos y refrescantes que he probado, y que me gustaría plasmar de la manera que él a mí me lo ha transmitido.
Él me contaba que hay muchas clases de aguacates, y que los mejores son los de la variedad Hass, que son los de piel más negra y la pulpa tirando a verde claro, y que además no son especialmente grandes. Luego hay otras variedades —Fuente, Rincón, etc.— que no están mal. En cualquier caso, lo importante es encontrarles el punto justo de maduración.

Me comentaba que los aguacates son frutas, no verduras, y como curiosidad, que no maduran en el árbol: tienen que ser recolectados para que alcancen su punto exacto de maduración, por lo que es preferible comprarlos siempre duros antes que maduros, ya que son muy sensibles y si en la tienda están maduros pueden estar estropeados por dentro.

Hace más de 40 años que el aguacate se empezó a cultivar en el Norte de Tenerife, y sin embargo, hasta hace dos años las cosechas no habían tenido ninguna plaga: los únicos inconvenientes hasta entonces habían sido los temporales de viento. Pero hará cosa de dos años que se ha introducido una plaga de la llamada araña de cristal que está infectando a las cosechas. En realidad no afecta a la fruta en sí, sino a la hoja, impidiendo que se desarrolle correctamente el árbol.

La flor del aguacate es amarilla, muy pequeña y casi no tiene olor. Los árboles dan mucha flor, que cae antes de convertirse en fruta.

Se que para su familia son unos árboles muy especiales, pues entre sus hojas y su sombra pasó su infancia. Desde aquí mi pequeño homenaje para su abuelo que cultivó está fruta, y que ideó un sistema casero para recoger los aguacates cuando sus árboles daban las frutas muy altas y por el tipo de madera, fibrosa y elástica, no se podían subir al aguacatero a recogerlos. Desde aquí un beso también para Diego, cuya merienda favorita, a pesar de lo que pequeño que es, es una rebanada de pan con aguacate, como no podía ser de otra manera.

A ello.

Receta

Ingredientes

Un par de aguacates
½ cebolleta fresca
Salmón ahumado —de cantidad, según presupuesto—
Unos langostinos nacionales, variedad tigre
Sal Maldon

Para el gazpacho
Unos tomates sabrosos maduros
Medio pimiento
Un poco de cebolla
Un poco de miga de pan
Sal
Aceite de oliva virgen
Unas gotas de vinagre

Puedes prorratear los ingredientes a otras cantidades usando nuestra calculadora

Preparación

1. Pelar los tomates, y triturarlos junto con el resto de ingredientes del gazpacho. Rectificar de sal y ponerlo a enfriar.
2. Pelar el aguacate y cortarlo en lonchas. Hacer unas láminas de cebolleta.
3. Preparar las lonchas de salmón para emplatar.
4. Pelar los langostinos, y marcarlos ligeramente a fuego vivo en una sartén antiadherente o en una plancha.

Montaje

1. Poner un aro de emplatar ligeramente engrasado por dentro.
2. Dentro del aro poner unas rodajas de aguacate, las láminas de cebolleta encima, una capa de salmón y, por último, cubrir con más aguacate. Desmoldar cuidadosamente, y coronar con los langostinos. Poner un pizca de sal Maldon.
3. Servir en la base el gazpacho bien fresquito.

Como podéis ver, una ricura de plato por sencillo, por frescura y por presencia.

El Náufrago lo culmina con cilantro picado, ya que Canarias se utiliza muchísimo, y comenta que le da un toque espectacular. Además, él hace el gazpacho con unas gotas de soja, por lo que no le pone vinagre, y usa menos sal.

Yo corté el aguacate en rodajas porque era espectacular, pero muchas veces lo he hecho como él me indicó: escachando en un bol groseramente el aguacate, con un poquito de chalota. Si lo preferís, podéis hacer perfectamente la versión guacamole.

Es un plato fantástico, que os animo a compartir en estos días en los que se agradece especialmente un plato fresco, vistoso y rico.

Publicado por , el Entrantes y aperitivos. Etiquetas: , , ,

Comentarios


Para comentar debes dar tu consentimiento para que tratemos tus datos. Aquí te explicamos qué hacemos con ellos.

Te recordamos que:

No publicaremos tu dirección de correo electrónico

Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos

Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos cómo hacerlo


¿Sabías que puedes recibir gratis todas las novedades de webos fritos? ¡Entérate cómo!

Ya se han hecho 57 comentarios para "Gazpacho de aguacate ‘San Barandán’".
  1. Leticia dice:

    Acabo de descubrir tu blog y me parece maravilloso. Ya me he bajado algunas para hacerlas ya mismo. Las presentaciones son fabulosas.

  2. Mª Luisa dice:

    Comparto dos cosas:Tu pasión por el aguacate y lo de la variedad Hass de tu amigo,es cierto que son los mejores.Aquí me es difícil encontrarlos,pero cuando voy en vaciones a Almuñécar me pongo morada…Están buenísimos.Por suerte,mi hermana que vive allí,me trae de vez en cuando,así como mangos,chirimoyas y otros frutos tropicales.Este plato me lo apunto.Me parece muy buena idea para hacerlo de manera dirente.Yo normalmente los hago rellenos de gambas o atún y también para ensaladas.Gracias.

  3. Jorge dice:

    MMMmmmmm… ¡Que buena pinta oiga! Muchas gracias. Soy un amante (y cultivador) del aguacate y un casi-adicto al gazpacho. Me parece una forma perfecta de comer fresco y saludable. Desde la primavera hasta bien entrado el otoño suele formar parte de la alimentación de mi familia. La verdad es que el que yo hago es un tanto sui generis ya que, aunque tiene la base de todo gazpacho, me invento la receta añadiéndole frutas o verduras que realmente no lleva. (Modestia aparte, tiene buena fama entre mis amigos).
    Me gusta mucho el aguacate Hass, aunque el Fuerte tampoco está nada mal. Pero indiscutiblemente la medalla, para mi gusto, se la lleva “El del País”. Suele ser de fruto muy grande, de piel muy fina, rojiza cuando está maduro, con un curioso sabor a almendra. Ambas características (grande y piel fina) lamentablemente no lo hacen comercial, además de que el árbol es enorme (precioso) y ya no se suele ver mucho, salvo en algunas fincas viejas. Si alguna vez tienes la posibilidad de probarlo entenderás lo que te cuento.
    Desde que pueda probaré tu receta (casi me babo, jaja).
    Gracias y saludos.

  4. Hola Susana,
    todo lo que haces es increíble, menuda página!. Hace años que te sigo pero últmamente la comida y yo no nos llevamos bien. Mi página abandonada, y procuro no entrar mucho en otras.
    Genial todo,
    Felicidades a todos los que componéis ése gran equipo.

    un abrazo, Mar

  5. Pino dice:

    Holaaaa!Pues yo también soy de Canarias y tenemos una finca en la que he recogido muchísimos aguacates y algunos ya están bastante maduros…así que voy a aprovechar y hacer esta receta que tiene un pintón increíble!
    Gracias por enseñarnos tantas cosas😘

Mostrar comentarios

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….