Publicidad

Weberosfritos por el mundo: Reino Unido

Hoy, en esta sección que publicamos de vez en cuando, nos vamos desde la República Dominicana al Reino Unido. ¡Espero que disfrutéis tanto como yo!

Reino Unido, Liverpool, Victoria Velasco

No me he podido resisitir a esta iniciativa tuya.

Victoria Velasco

Te sigo hace mucho tiempo desde el Reino Unido, en concreto desde Liverpool. Te encontré hace años, y no os he dejado de seguir desde entonces.. Llegue para completar un post-doctorado de 2 años tras leer la tesis doctoral en Farmacia en Sevilla. Despues encontre un trabajo en un laboratorio y en el sigo trabajando. A mi marido lo conoci al poco de llegar, el es de Liverpool, y tenemos una niña de 9 años y un niño de casi 7. Te mando una foto de una receta tuya. Del tocino de cielo te diré que ni yo misma me podía creer lo fácil que era y lo bien que me había salido.

Tocino de cielo

En casa intento cocinar comida de España siempre que puedo. A mis hijos les gusta la comida española: las aceitunas, tortillas de patatas, jamón, chorizo, gambas, pollo en pepitoria, lentejas y croquetas —aunque según ellos las lentejas y las croquetas de la abuela están mejores—. Una de las comidas favoritas de mi hijo es ¡un bocadillo de mejillones en salsa de vieras!

Inglaterra es un país con gran tradición de cochura —baking, como dicen por aquí— y en la menor ocasión te preparan bizcochos, scones, galletas y demás maravillas para una feria en verano, recaudar fondos para el colegio o para la iglesia, en el trabajo o una reunión de amigos. Esto hace que sea facilísimo encontrar ingredientes, que cuando leo los blogs me doy cuenta de que son difíciles de encontrar por allí. Y bueno, de harinas, ya ni contarte: algunas estanterías de los supermercados ofrecen tal selección que es difícil resistirse.

En los ultimos años hay muchas campañas para fomentar el regreso a lo tradicional, como tener huerto en tu jardín —el nuestro todavía deja mucho que desear—, cocinar fresco y no comprar todo preparado, y apoyar a negocios locales como las lecherías. A mi me encanta que por la noche dejamos las botellas vacías en la puerta y el lechero reparte la leche fresca ordeñada a poca distancia de tu casa todos las noches.

Botellas de leche vacías, botellas de leche llenas

Del pan te quiero contar que veía las recetas en el libro que mi marido me compró para alimentar mi ansia de hacer pan, y siempre pasaba la página pensando que eran difíciles de hacer. Pero, de repente, me tope con tu explicación y tus fotos, y me dieron el empujón que necesitaba. ¡No sé por qué, pero a veces los blogs parecen más cercanos que los libros!

Estrella de pan

Soy sevillana, y llevo 14 años en Liverpool. Cuando llegué no sabía cocinar. Era la primera vez que vivía fuera de casa y mi madre era la que siempre cocinaba. Yo tenía dos especialidades en casa: ¡las tortillas francesas y las ensaladas! Poco a poco me fuí lanzando y me animé a comprar libros de cocina y revistas, hasta que llegó la maravilla de internet y de los blogs. Gracias a los ellos, por ejemplo, el verano pasado me compré la Thermomix.

El pasado verano, para animarme a hacer cosas nuevas, me apunté a los retos del Círculo Whole Kitchen, y al mes siguiente empecé mi blog “Dias de cochura” para no tener que mandar correos cada vez que quería participar. En comparación con otros blogs que ofrecen grandes fotos, curiosas historias detrás de cada receta, humor, descripciones de técnicas y más maravillas, mi blog es una humilde herramienta para publicar mis pinitos en la cocina. Me ha permitido conocer a gente nueva, y a mantener contacto con mi país.

Gracias a tu blog sé que hay una periodista llamada Marta que también te sigue desde la tierra de Los Beatles: ¡otra de las maravillas de internet!

A Inglaterra no se la conoce por su gastronomía, pero después de tanto tiempo he descubierto muchas cosas. Me encantan su Comfort Food para el invierno, la tradicional comida de Navidad —con su pavo, toda su verdura, relleno, salchichas y salsas variadas y, para terminar, un buen Christmas Pudding—, sus tradicionales pies e incluso sus sándwiches de pepino.

¡Gracias por dedicaros a esto y proponer tantas cosas buenas y divertidas!

Reino Unido, Londres, Verónica Romero

¿Cómo empiezo mi historia? Pues vine a Londres hace ya 10 años siguiendo los pasos de mi hermano, y porque estaba en mi pueblo después de acabar la carrera sin saber muy bien que hacer, así que me dije que como no tenía nada que perder, ¿por qué no? Y aquí me planté.

A los pocos meses conocí al que se va a convertir en mi marido en un par de meses y él no podía —ni puede— vivir sin sus cositas españolas —léase manchego, jamón, embutidos, latas de anchoa…—, así que empezamos a llevar maletas vacías y volver con ellas llenas. Por suerte, después empezó a trabajar en una delicatessen de productos españoles y se nos acabaron los problemas. Mientras tanto yo iba haciendo mis pinitos en la cocina y nuestra dieta se fue enriqueciendo —no solo de manchego vive el hombre—.

Aquí todo el mundo se queja de lo mal que se come y yo lo que digo es que o no saben comprar, o no saben cocinar, porque yo aquí como a las mil maravillas. Creo que también tiene que ver el barrio donde vivo. Es un barrio de griegos, turcos y chipriotas, o sea, mediterráneo puro, y lo que encuentras cada dos pasos en la calle principal son restaurantes con carne a la brasa —kebabs— y fruterías-verdulerías. Es verdad que los tomates no son como los de mi pueblo, pero son más o menos como los que puedes encontrar en una gran ciudad de España. Una cosa curiosa de aquí es que, siendo una isla, no encuentras ni una pescadería… Vamos, haberlas, haylas, pero es difícil encontrarlas.

Shepherd’s Pie

Después de llevar aquí tantos años ya voy aprendiendo a apreciar la cocina inglesa y a cocinarla, aunque echo de menos que haya más sitios en los que se pueda comer cocina inglesa auténtica. Aquí se puede encontrar desde restaurantes indios, tailandeses, japoneses, iraníes, libaneses… no sé, cualquier cocina internacional que se te venga a la cabeza, pero la inglesa… yo creo que tienen un poco de complejo de inferioridad culinario. Y tienen cosas muy buenas. Entre mis preferidos, el shepherd’s pie —carne picada de ternera o cordero, guisada con verduras, cubierto con puré de patatas y en el horno—, bangers and mash —salchichas con puré de patatas y salsa de cebolla—, o los postres y pasteles. ¡Huuummmmm…!

Resumiendo, aquí he aprendido a cocinar comida oriental, india, turca, inglesa, pasteles de colores o brownies de chocolate, sin dejar de lado un cocido o una paella el domingo, unas lentejas con chorizo —o sin chorizo, que también se puede—, gazpacho en verano y los platos nuevos que voy viendo en tu blog cada día… Y cuando hago cenas en casa, quedo siempre como que soy la reina de la cocina, y yo lo que digo siempre es que a la cocina lo que hay que ponerle es amor.

Reino Unido, Mortimer, Charo Escañuela

Escribo desde Mortimer, en Reading, en el Reino Unido, donde vivo desde Mayo de 2006. ¿La causa de vivir aquí? ¡El amor! La culpable de ello: mi hija, se le ocurrió inscribirme en un club de amistad, porque, según ella, ya era hora de que hiciera vida social y pusiera un hombre en mi vida.

Charo Escañuela

No puedo decir nada más que “gracias, hija”. Por su iniciativa tengo el amor de mi vida, con el que soy muy feliz. Jose vivía en Inglaterra, y yo en Málaga, así que durante casi 7 años tuvimos una relación a distancia, hasta que, a causa de un problema de salud, me jubilaron, y tuve todo el tiempo del mundo. Tras un conclave familiar decidimos que ya que Jose no podía venirse a Málaga por motivos laborales, me iría yo con él a Inglaterra. Así que aquí estoy viviendo en una zona muy bonita en medio del Valle del Támesis con el hombre de mi vida.

Dado que tenía tiempo de sobra y que siempre me ha gustado la cocina, pues anduve machacando a Google buscando recetas a gogó. Desde hacía años estaba recopilando recetas de familia y amigas, y poniéndolas en un libro para que no se olvidaran. Así fue como di con “Webos fritos”. Me impresionaron la calidad de sus fotos, sus magníficas recetas y sus extraordinarias explicaciones, que lo hacen todo fácil. Así fue como empecé a hacer pan y ahora soy “panadicta”. A mi costilla le encanta el pan de centeno con cerveza, aunque aquí a lo más que puedo llegar es a la cerveza San Miguel —donde va triunfa—. También he hecho los cruasanes: impresionantes. La repostería aquí es muy buena y he aprendido a hacer muchas de sus recetas.

Charo Escañuela

Los que vivís fuera sabéis lo que se echa de menos la patria, la familia y la comida, así que nuestras maletas de vuelta de España tras una visita o vacaciones iban llenas de jamón, embutidos, queso, legumbres y arreglos para cocidos y pucheros. Y si alguien de la familia viajaba a vernos, tenía que pagar el impuesto revolucionario: jamón, quesito, en fin…

Estamos preparándonos para volver a España en la primavera. Jose se prejubila, así que estoy muy emocionada. Ya compramos este verano una casa en Alhaurín de la Torre para ir preparándola para la vuelta.

Debo decir que los blogs de cocina han enriquecido mi cocina y ampliado mis menús. Me parece una labor muy loable compartir estas recetas y animar a jóvenes y menos jóvenes a que se metan en harina. A mí me ha servido no sólo para llenar esos espacios libres sino para darme cuenta de que lo que haces con amor y paciencia tiene siempre, siempre una recompensa: la cara de sorpresa y satisfacción de aquellos que se comen lo que tú, con esfuerzo, y mucha paciencia, a veces, has hecho para ellos y te dicen “qué rico”. A mí cuando Jose me dice “Oye, sólo me queda una rebanada de pan de centeno” me alegra el día.

Agradecer especialmente a Su sus correos aclarándome dudas paneras, sus consejos y, sobre todo, su amistad. Espero con gran ansia su nuevo post en el blog; que me sorprende constantemente.

P.D. No me lo puedo creer: hoy llegó Jose del trabajo y me dijo: “Tengo que decirte una cosa, que nos podemos ir para España ya, pero como tengo muchos días de vacaciones, más las que me corresponderían por la vacaciones anuales, ya no tenemos que volver”. Casi me da un jamacuco y además me pidió que nos casáramos, así que estoy en una nube. A todo esto la familia no sabe, ni que nos quedamos, ni que nos casamos. ¡Menuda sorpresa! Aquí me tenéis, buscando vestido de novia por Internet, salón para la celebración y demás temas. En fin, me da un poco de pena dejar esta casa donde he sido tan feliz, pero la patria es la patria.

Reino Unido. Plymouth, Monica Valero

Como lo prometido es deuda, aquí estoy contándote mi historia. Te conocí porque recibo las noticias de PequeRecetas y allí publicaron una tarta de María Lunarillos —Tartas Provocativas— que hice en una ocasión. De tanto consultar esa página, vi que María te tenía en la lista de webs que consultaba. Creo que “Webos fritos” era la última, por el tema alfabético, y ¡me hizo mucha gracia cómo estaba escrito webos!

Mónica Valero

Desde aquel día, que me impresionó mucho la forma en que está hecha la web, cómo están redactadas las recetas, esas fotos, que parece que puedas meter un dedo y probar el plato, no dejo de visitaros.

Empecé por el tema del pan, porque la cosa tiene miga —je, je, es que me viene a webo—. Después de 5 años de carrera —Química—, me fui en 1998 un cuatrimestre, que me dejé de optativas, de Erasmus a Plymouth, en el suroeste del Reino Unido, en Inglaterra, vamos, que al final se convirtieron en 5 meses. El primero lo pasé viviendo en casa de mi jefe de proyecto y su mujer, de la cual no sabía nada hasta que llegué. Mi madre estaba un poco intranquila con eso de que me fuera a otro país, a vivir a casa de un tío con el que sólo había hablado por correo y en el que se habla una lengua que ella apenas conoce y le sería complicado venir a rescatarme si me pasaba algo. Ahora que soy madre la comprendo; en aquel entonces me parecía un pelín exagerada. Al tema: mi jefe y su mujer cocinaban muy bien —luego dicen que los ingleses no saben, aunque él holandés y ella de Gales— y tenían una máquina de hacer pan de molde y hacían cada pan… ¡Hum! Despertarse por la mañana con el olor del pan recién hecho fue uno de los mejores recuerdos que me traje de allí. Y de tanto hablar del pan, mi marido me compró una máquina de esas. Yo seguía las recetas, pero no acababa de salirme como yo quería, así que al final la dejé abandonada. Hasta tus recetas, que aunque no cuezo el pan en la máquina, sí que la uso mucho para amasar.

Recetas hechas por Mónica Valero

Y luego han sido muchas recetas más las que te he copiado y mi marido, encantadísimo. Aunque me gusta mucho cocinar, siempre se agradece innovar un poco. Mi madre nunca ha tirado de precocinados, a pesar de trabajar fuera de casa. La recuerdo pasando todo el fin de semana guisando como una loca para luego tener apaño para el resto de días. Por horario no comíamos juntos. Mi hermano y yo entrábamos al cole por la tarde antes de que ella llegase, así que la comida del mediodía nos la hacíamos nosotros. Nos dejaba caldo y nos hacíamos sopa de primero, por ejemplo, nada complicado ni peligroso. Y siempre le ha gustado hacer dulces y nosotros allí siempre metidos con ella en la cocina, ayudando, o molestando, ¡según el punto de vista!. Así que lo de cocinar es tradición. La abuela materna de mi madre era cocinera en casa bien a principios del siglo XX en Barcelona, donde estuvieron viviendo desde 1919 hasta 1939, en que mi bisabuelo murió —por cierto, era químico, de casta le viene al galgo…— y al acabar la guerra volvieron a Valencia.

Toda mi familia es de aquí, así que lo que se come en mi casa son platos de la tierra. Platos de Cuenca, los he probado desde que conozco a mi marido, que ya te conté que mis suegros son de allí. Mis padres tienen un chalet a 10 km de donde vivo —en Manises, donde el aeropuerto, por si te dejas caer, que sepas que te haré una paella de leña—, y allí hay bastante terreno donde tenemos naranjos, limoneros, cerezos, etc. He plantado de todo: canónigos, patatas, cebollas, bajoqueta —judías verdes—, guisantes, zanahorias, tomates, pimientos, calabacines, berenjenas…

Te mando varias fotos, la de las alcachofas es para que veas una de las formas en que más me gusta comerlas: a la brasa. También te mando una foto de conserva de tomate que hicimos el verano pasado. Con la receta de galletas de mantequilla hice con mi hija los adornos del árbol de Navidad de este año —tengo unas preciosas bolas de cristal decoradas a mano que me niego a que se rompan y que guardaré hasta que Vera sea mayor, que en diciembre cumplió 4—.

Fotos de Mónica Valero

Completo el paseo por el Reino Unido, ¿no?

Si algunos de vosotros estáis por esos mundos de Dios y queréis contarnos cómo se come, ya sabéis: su@webosfritos.es

Publicado por , el weberosfritos por el mundo. Etiquetas: ,

Comentarios


Te recordamos que:

  • Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos.
  • Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos como hacerlo
  • Al dejar un comentario aceptas nuestra política de privacidad
Ya se han hecho 26 comentarios para "Weberosfritos por el mundo: Reino Unido".
  1. Patricia Ruiz-Canela says:

    Me ha encantado!! pero te falto yo!!! Una granadina en tierras Galesas!! jeje…saludos desde Wrexham, me encanta tu blog! Muchos Besos

  2. Me encanta esta sección, es como cocineros españoles por el mundo de canal cocina pero versión mas cercana como no podía ser de otra manera en Webos fritos.

  3. Vanesa says:

    Hola Su,

    Ya que te veo tan bien relacionada…. no podras conseguir una buena receta de scones????

    Un saludo

  4. Vanesa says:

    Hola Su,

    Ya que estas tan bien relacionada a ver si consigues una buena receta de scones. Muchas gracias y como siempre muy buen post.

    Saludos

  5. HoneyBunny says:

    jo qué bien saber que hay más gente que se dedica al “mercado negro” y que echa tanto de menos el pescado como yo, a pesar de vivir en una isla! en unos meses, noticias escandinavas ;)
    Besos a los brits! y a los conquenses, claro ;)

  6. charo says:

    Uauuuuuuuuuuu, ha sido el post mas largo, me ha encantado. Gracias por publicar mi mini aportacion.
    Saludos desde Alhaurin de la Torre y disfrutando de la vuelta a madre patria.
    Besotes
    Charo

  7. Yaiza says:

    Hola Su!!

    Ya estoy en Canada asi que cuando quieras desde aqui te escribo :) aunque ya sabes que antes vivi en Alemania y en Gales asi que tu me dices como? Y yo te escribo lo que quieras.

    Besitos

    • Su says:

      Yaiza, pues en Canadá solo estas tu, asi que te ha tocado, mándame lo que quieras que me hará mucha ilusión, el post todo tuyo. Besos a tu madre cuando hables con ella

  8. Sonia says:

    Me ha encantado este post :-)

  9. Quentrada tan encantadora y bonita Su, me ha gustado un montón. Dejas huella en todos lados.

    Un abrazo

  10. cristina says:

    qué interesante! me ha encantado esta nueva entrega.

    besos manchegos

    cristina

  11. Tanger says:

    Su!!!
    Qué ilusión me ha hecho leer a mi hermana!!!
    Muchos besos guapa.

  12. Marivi says:

    Vaya sorpresa Su! Muchas gracias por compartir nuestra historias con todos tus seguidores.

    Besos

  13. cocidodesopa says:

    Pero qué interesante es leer estas entradas, Su. Me encantan. Cuando yo estuve viviendo en Irlanda también me sorprendió negativamente que siendo una isla apenas se consumiera pescado fresco, y que se tirara del congelado. Yo, que soy amante del pescado, y que lo antepongo a la carne, aquéllo para mi fui un trago amargo. Yo no comí bien, y de hecho engordé bastantes kilos por alimentarme a base de las chuches que venden en los “newsagents”. Es que entrar ahí, y ver un expositor enoooooorme de chocolatinas era demasiado tentador para una joven estudiante que pasaba hambre y que no sabía cocinar … sniff, sniff.

    Un besito y feliz semana.

  14. Ignacio says:

    Veronica, yo encontraba pescado sin muchos problemas en el mercado de los sabados en Romford, pero en Londres tambien sin problemas en Borough Market o los puestos de pescado de Notting Hill Road.
    Para Vanesa, cuando he buscado una receta tradicional inglesa, he usado siempre las de Delia, y suelen salir bien, eso si, yo las sigo al pie de la letra http://www.deliaonline.com/recipes/cuisine/european/english/scones-with-jam-and-clotted-cream.htm

  15. Y venga a llorar, es que es tan emocionante, estoy como una magdalena!!!y mira que es largo el post, pero tan interesante, no podía parar de leer (como debe ser).Que barbaridad Su, ¿Tú te das cuenta de a cuanta gente emocionas?.En fin muchas gracias a las chicas participantes de estas entradas, gracias por transmitir estas experiencias, me han encantado y he aprendido muchas cosas.un abrazo para todas.

  16. Sonia says:

    Desde luego hay historias que merecen la pena ser leídas. Mira que me gustan estos post internacionales. Gracias amig@s.

  17. Sonia says:

    Grandes historias las que compartís con todos nosotros. Felicidades por el trabajo…

  18. El Huerto says:

    ¡Al pan pan oiga! Qué envidia por los extranjeros y qué pinta más maja tenía ese tocinillo de cielo por cierto.

  19. Tuonela says:

    Me imagino que tiene que dar bastante satisfacción saber que te lee gente desde tantos puntos del planeta! Y conocer un pedacito de sus vidas, de sus historias… es emocionante. Me ha encantado el post.
    Besitos desde Helsinki!

  20. Mónica says:

    Yo tampoco encontraba pescado fresco. La razón que me dieron: todo se exportaba. Y eso que yo vivía al lado del mar allí ….. Como mucho encontraba tres pescados tristes, sobre una tabla de madera, sin hielo ni nada, en el mercado municipal. Y yo también engordé bastante (12 kg en 5 meses), pero creo que de tanto precocinado (y chocolate, tengo que reconocerlo). Y los pepinos los vendían en mitades, bien envueltos en plástico, al vacío. Y podías encontrar botellas de aceite 50% oliva – 50% girasol. Y el jamón serrano a precio de oro, etc.

  21. Gemma says:

    Me han encantado vuestras historias. Gracias por compartirlas.

Mostrar comentarios

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….