Publicidad

Zúrich, mercados y arquitectura

Hace unos días, en la anterior entrada, te comentaba que nuestro amigo Paco, residente en Zúrich desde hace algunos años por motivo de trabajo, compartía con nosotros un montón de buenas direcciones que seguro te vendrán bien si vas a pasar unos días allí o te acabas de instalar en esta hermosa ciudad suiza. Hoy nos cuenta más cosas interesantes: de los mercados, de planes para hacer, de fiestas locales… ¡y de arquitectura!

Zurich-Cosas que hacer 02

Zúrich

Mercados

Entre semana, los martes y viernes durante todo el año en Bürkliplatz, y los miércoles bajo el hangar central de la estación principal (Zürich HB) hay un mercado de verduras y flores de los agricultores de la región. El horario es de 7:00 hasta las 11:00 para el de Bürkliplatz, de 10:00 a 20:00 el de la estación central. Es una visita absolutamente recomendada. Te permite descubrir muchos tipos de verduras desconocidas en nuestras latitudes, zanahorias de colores variados o tomates de otras variedades, verduras tanto italianas como alemanas que se entremezclan con los productos locales.

Para poder atacar este mundo maravilloso que se abría dos veces por semana ante mis ojos y con un desconocimiento absoluto de los productos locales y más en alemán, resolví sacar una foto al cartel y otra al producto. Por las noches, a brujulear en Google: qué es, qué traducción tiene y, lo más importante, cuáles son las recetas posibles, y a esperar al próximo día para comprarlo de cara a cocinarlo el fin de semana. Los precios de los productos son caros pero no te puedes quedar parado y comer todos los días lo mismo. Son fundamentalmente de temporada, por lo que la oferta varía permanentemente según los meses y estaciones del año. Eso supone ir periódicamente para ver cómo cambia y volver a disfrutar.

Patatas

Pero con las patatas en esta parte de Suiza se abre un gran mundo absolutamente nuevo. Los agricultores están recuperando variedades antiguas y menos comerciales para mantener una biodiversidad. Las tienes para cada tipo de cocina y ¡no te equivoques! Puedes poner a freír unas que al rato empiezan a menguar y te quedas sin nada, o usar otras con las que es imposible hacer un buen puré natural por que tienen un grano grueso, u otras que no se pueden conservar quince días. Cada patata tiene su receta. En esta web se recogen solamente algunas de las variedades más comerciales.

Setas

Las setas también forman parte de la oferta de productos. Los apreciados Boletus Edulis están a 90 CHF el kilo —unos 90€/kg—, pero ojo, te los venden partidos por la mitad para garantizarte que no están atacados o podridos por dentro. Es una forma estupenda de garantizarte el producto perfecto.

Zurich-Mercados 28

Manzanas

Y por supuesto las manzanas, de todos los calibres, colores y sabores. Un auténtico placer visual y culinario.

Las flores

Y en estos mercados no podía faltar su esquina para las flores, con una variada y cambiante oferta que varía según las estaciones. En invierno las coronas de navidad y el muérdago, en marzo las ramas verdes sin hojas que brotarán y florecerán en tu casa dando un toque muy japonés, las flores silvestres en macetas para tener en tu balcón un trozo del campo.

Por supuesto puedes encontrar un surtido análogo pero con una presentación más sofisticada en los supermercados delicatesen de JEMOLI o de GLOBUS. Encontrarás hasta 20 tipos de patatas en el lineal de tubérculos. En estos centros, aparte del surtido de temporada, puedes encontrar lo que quieras en cualquier época de año, pero el precio estará en consonancia. ¡Ojo, abstenerse cardiacos!

Cosas que hacer

La ciudad de Zürich es relativamente pequeña. Tiene un estupendo emplazamiento en un extremo del lago del mismo nombre, junto al río Limmat. La mayor parte de la población vive en los pueblos de alrededor, siendo la proximidad al lago muy apreciada. Están perfectamente comunicados por transporte público y por barco, si quieres, y todo ello bajo una misma tarifa en función de tu distancia. La presencia del lago domina el paisaje y está muy presente en la vida local. Hay actividades de vela, submarinismo, remo y múltiples zonas de baño con verdes orillas. Junto al lago suele haber zonas verdes o paseos donde puedes hacer deporte, y algún que otro restaurante. El lago te da unas imágenes preciosas a cualquier hora del día. Es recomendable pasear junto a él y contemplarlo. Es realmente un pequeño mar y por las noches tienes la sensación de estar en una gran bahía con las casas iluminadas cuando cruza el ferry.

Más cosas que hacer

Desde la sede de la FIFA, con todas las copas de los campeonatos, al nuevo museo de la FIFA, con un impresionante despliegue de medios audiovisuales donde puedes ver la evolución del fútbol, las modificaciones introducidas en el reglamento a lo largo de su historia y su explicación, las equipaciones de todas las selecciones ganadoras, los equipos campeones con sus componentes, vídeos y más vídeos con partidos, y muchas actividades para los jóvenes. Por supuesto, no podía faltar la vitrina con la sección española.

A las afueras

Pero lo mejor es recorrer el entorno y dejarse sorprender por el paisaje. Hay una gran presencia de la naturaleza y de la cultura rural, que llega a estar incluso a la puerta de tu casa. En cualquier sitio hay un viñedo o una parcela donde pastan unas ovejas, o una pequeña plantación de frutales. La cultura tradicional y la actividad agrícola está protegida. Esto supone que cuando se cosecha un producto local las fronteras restringen las importaciones foráneas. Los supermercados priman los productos de la región. Hay una cadena de supermercados, VOLG, propiedad de cooperativas agrícolas, con una sección de huevos clasificados e identificados por las granjas productoras.

Asimismo en tu recorrido en coche te puedes encontrar en cualquier curva un puesto donde te venden desde flores que tú mismo cortas en el campo. Eso te da la oportunidad de poder elegir la mejor en tu opinión. Pero también los hay con frutas, huevos, o cualquier producto de la granja próxima. Te marcan el precio, coges lo que quieras y pagas en la hucha que hay. El sistema está basado en la plena confianza de la gente. Como ejemplos mira estos puestos de flores, y de frutas, mermeladas caseras y zumo de manzana.

Algunas de las granjas próximas organizan eventos en los momentos álgidos de sus cosechas, como la Juker Farm cuando llega la cosecha de la calabaza. Durante todo el mes de septiembre y en octubre organiza actividades alrededor de la calabaza, con menús de degustación con las diferentes formas de tomar la calabaza. Desde la tradicional sopa, a patatas fritas, mermeladas… en versiones dulce, salada, pastel, ensalada o incluso ponche. Es una bonita actividad para disfrutar en familia.

Fiestas locales

Aparte de los tradicionales mercadillos navideños que hay por toda la ciudad y en las principales plazas, todos los meses de abril se celebra el fin del invierno con la quema del Böögg, un muñeco blanco relleno de paja y de fuegos artificiales que recuerda a los de nieve. Su quema se realiza al sobre una gran pira de leña alrededor de la cual corren los jinetes de las asociaciones gremiales. La quema viene precedida de una gran parada de los gremios y profesiones ataviadas con sus trajes históricos. Es un día en el que las mujeres regalan flores a los hombres.

Y por supuesto los niños españoles tienen también su representación.

Y también, como en cualquier otra ciudad, tienes sus fiestas locales. Pero en Zúrich tienen la particularidad de que se celebran cada tres años. Es decir que después de las de este año 2016 hasta el 2019 no las repiten. Y lo hacen así porque consideran que son caras para la ciudad y para sus habitantes. Este punto de vista también lo tienen los de un pueblo en el Maestrazgo, en Castellón, Morella, donde las celebran cada seis años con un gran despliegue de medios. Se celebran el primer fin de semana de julio, y duran escasamente tres días y ninguno es feriado.

Todas las calles y parques se llenan de atracciones de feria típicas de cualquier otro sitio con los mismos ritmos y música pachanguera. Asimismo se llena de chiringuitos con salchichas, comida Thai, Raclette… todo ello regado con una gran variedad de cervezas. La contención durante tres años motiva que cuando se celebran sea una verdadera explosión de gente que inundan todas las calles. El trasporte público, especialmente los tranvías, se ven tan afectados que se interrumpen en amplias zonas para que el público pueda ocupar las calles.

A los puestos de ferias se unen conciertos, espectáculos de luz por las noches y fuegos artificiales. Durante los tres días hay una continua exhibición aérea de la escuadrilla acrobática suiza sobre el lago y de la colección aviones antiguos que dan pasadas sobre el lago a baja altura.

Junto al aeropuerto de la ciudad está el aeródromo militar de Dübendorf, donde hay un museo de la aviación. Un museo realmente vivo, donde todos los miércoles y los fines de semana de la primavera y verano puedes reservar un billete para hacer un vuelo de una hora en un Junker-52, el mismo con el que los americanos sortearon el bloqueo soviético a Berlín en el año 1948. Aviones de hélice, enteramente de aluminio y con un especial ruido que hace del viaje una experiencia única de cuando viajar era realmente una aventura y experiencia vital. Hay otra opción que es un recorrido por las montañas suizas y sus estaciones de esquí, con parada y picnic incluido, 8 horas realmente inolvidables. Más información aquí. Tienes hasta un simulador de vuelo de un Boeing-737 de 1980 que puedes alquilar para hacer el viaje que quieras.

Arquitectura

Zúrich no tiene grandiosas obras de arquitectura, como tampoco todo el país. La inexistencia de monarquía en su historia, el ser una sociedad civil burguesa y calvinista donde los excesos tanto colectivos como privados han estado y están mal vistos, no te permite encontrar grandes y desmesuradas obras símbolo del poder como en otros territorios. Hay multiplicidad de pequeñas y comedidas obras que te permiten dar un buen paseo y deleitar el ojo.

Entre ellas puedes encontrar el Pabellón del Hombre, encargo de la galerista Heide Weber a Le Corbusier. Es una obra donde lleva a la práctica su sistema modular a base de cubos de 2,26 x 2,26 x 2,26 bajo una impresionante cubierta metálica que los resguarda y crea una terraza como continuidad del espacio interior. Está abierto únicamente en los meses de verano.

Pabellón del Hombre

Santiago Calatrava, que está muy reconocido en esta ciudad, remodeló la céntrica estación de Stadelhofen entre 1983 y 1990. Con estructuras de hormigón y metálicas que recuerdan al Art Noveau y a Gaudi se resuelve inteligentemente la ampliación de la estación que está en curva bajo la colina a la vez que mantienen las conexiones entre las áreas urbanas donde se ubica y da continuidad a la ladera.

Estación de Stadelhofen

También tiene una preciosa y delicada biblioteca terminada en el año 2004 diseñada en el interior del patio de la Universidad de Derecho, en el 74 de la Rämistrasse. Con una estructura metálica trabajando únicamente a torsión se ubica magistralmente en el interior del mismo sin tocar y respetando los edificios prexistentes es un precioso alarde de voladizos sin pilares.

Biblioteca de la Universidad de Derecho

Hay otras obras también dignas de mencionar como el colegio en Leutschenbach, Oertlikon, Zúrich, de Christian Kerez (2008), o la ampliación del Zoo, de Markus Schietsch (2014), con una preciosa cúpula que recrea un hábitat para los elefantes.

Colegio en Leutschenbach

Mil gracias, Paco. ¡Ganas de volver a Zúrich!

Su

Publicado por , el Recomendaciones para rutas, weberosfritos por el mundo. Etiquetas: , ,

Comentarios


Te recordamos que:

  • Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos.
  • Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos como hacerlo
  • Al dejar un comentario aceptas nuestra política de privacidad
Todavía no hay comentarios para "Zúrich, mercados y arquitectura".

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….