Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filter by Custom Post Type
Entradas
Publicidad

Cómo fotografiar comida (I). Escena, encuadre y composición

No suelo yo prodigarme con esta técnica de escribir. Para vuestro bien, lo mío es más la fotografía y la informática del sitio, porque si tuviérais que hacer mis recetas…

A lo que vamos. Escuchando las voces de los muchos que le habéis pedido a Su que explicara cómo estaban hechas la fotos, me propongo contaros mis —humildes por otra parte— experiencias en esto de la fotografía culinaria. No pretendo en ningún caso que esto sea un curso de fotografía culinaria, sobre todo porque no soy quién para impartirlo. Digamos que son mis reflexiones de todo el proceso de aprendizaje que he tenido desde que webos fritos existe. Al fin y al cabo, estas recetas se parecen bastante a las de cocina: con los mismos ingredientes y la misma preparación, cada cocinero le da su toque. ¡Ojalá os sirvan para darle a vuestras fotos el vuestro!

Y pensando en cómo empezar, he decidido que os debo hablar de cuatro aspectos fundamentales:

  • Escena, encuadre y composición
  • El punto de vista
  • El foco
  • La luz

Aunque están enfocados claramente a la consecución de la fotografía de una receta acabada, en gran medida son aptos también para realizar un paso a paso. Hoy os voy a hablar unicamente del primer tema, y dejaré los demás para otros días.

Escena, encuadre y composición
La escena
Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de enfrentarse a hacer una fotografía en general es pensar qué queremos contar. El fotógrafo debe eliminar todo lo que distrae y aderezar con todo lo que realce la idea. Con la fotografía culinaria el saber qué contar está garantizado conforme sale el plato de las manos del cocinero. Nadie como él para saber en qué hay que hacer énfasis. Teniendo en cuenta que en casi todos los casos de blogs gastronómicos, los papeles de fotógrafo y cocinero coinciden en la misma persona, ni siquiera es necesario transmirtirlo.

¿Por dónde empezar?. Cuando uno va a guisar, va a la cocina; para dormir, al dormitorio, y para fotografiar… ¡a donde le dejen a uno ponerse! No solemos contar en casa con un espacio acondicionado para estos menesteres; simplemente sacamos la cámara y empezamos a darle al dedo. Es cuando llegas al ordenador cuando lamentas no haber quitado de ahí el rollo de papel de cocina que sale al fondo, o la olla exprés que produce ese brillo que atraviesa el plato. Este seria un típico ejemplo de foto tomada sobre la marcha:

Primer consejo

Prepara una mesa —o incluso el suelo directamente— quitando todos los utensilios y lo que pueda haber antes de colocar el plato que vas a fotografiar.

Ahora sí que es el momento de sacar la cámara, y de que al mirar por el visor o la pantalla sólo aparezca el plato. Y digo bien: el plato. La comida debe aparecer después:

Segundo consejo

Cuando se pone la comida en el plato y se hace la foto, todo tiene que estar pensado y en su sitio. Si no es así la comida se enfriará, o perderá frescura y brillo, y estaremos estropeando irremediablemente la materia prima de nuestra foto —evidentemente esto no cuenta para bizcochos, galletas y similares—.

Deberemos pues imaginar el plato montado. Y a partir de ahí, pensar lo que demanda el plato, su acompañamiento, su mise en place, que saldrá fundamentalmente de uno de estos dos acercamientos:

  • El punto de vista del cocinero, componiendo un bodegón con el plato terminado y sus ingredientes, los útiles necesarios para prepararlo, etc.
  • El punto de vista del comensal, realizando la composición del plato servido sobre la mesa listo para ser degustado, sobre un mantel, y con servilletas, cubiertos, vasos o copas.

En cualquiera de las dos cabe introducir cualquier elemento decorativo o de atrezzo: libros, revistas, fotos, plantas, jarrones, o cualquier otra cosa que os guste.

El mismo plato de pasta con verduras que vemos en la primera foto quedaría así:

¡Evidentemente, no hay comparación!

Al margen de estas dos posibilidades, cabe decir que siempre cabe la vía minimalista en aquellos platos o recetas que hablan por sí solos y no necesitan de nada. Es otra opción que puede dar resultados impactantes. Yo guardo especial buen recuerdo de esta tortilla:

El encuadre
Una vez tomada la decisión de todos los elementos que queremos incluir en la fotografía de nuestro plato llega la hora de encuadrar, de definir exactamente la posición de cada elemento en la imagen final, de componer la imagen.

La posición predominante la debe tener nuestro plato. Los restantes elementos de la escenografía deben tener claramente una vocación de actores secundarios. A la hora de encuadrar, que no es otra cosa que recortar el mundo para contar tu foto, podemos decidir también recortar nuestro plato, los otros elementos de la escena o ambas cosas. Recortar todos los elementos menos al plato protagonista ayuda a centrar la atención en él, si bien, cómo veremos otro día, la luz y el foco pueden hacerlo incluso aunque aparezcan todos los elementos sin recortar.

Por otra parte, el camino que tomemos será muy distinto según estemos fotografiando una receta que deba ser servida en un plato u otra que se prepare en moldes individuales; no es lo mismo fotografiar un bizcocho que unas magdalenas. La existencia de un elemento repetitivo brinda unas opciones compositivas que un plato aislado no tiene.

La composición
En ambos casos el objeto de la foto debe ser guiar la mirada hacia el motivo, bien sea éste aislado, bien en serie. Para ello podemos seguir la clásica regla de los tres tercios: imaginaremos dos líneas horizontales que dividan la imagen en tres bandas iguales, y otras dos verticales, y situaremos el plato, molde o vaso que deba tener el punto principal de atención en la intersección de una de las líneas verticales y una de las horizontales, o si por tamaño no nos es posible, sobre una de las líneas. Como toda regla, tiene sus excepciones, pero en general proporciona imágenes agradables y bien compuestas. Hay casos en que los elementos reclaman una disposición totalmente simétrica, en cuyo caso no hay tercios que valgan: vuestro propio ojo os dirá, pero si no estáis seguros, la ventaja de la era digital es lo barato que es probar. Haced un disparo con un encuadre simétrico, y probad con otro desplazando el plato a uno de los tercios y completando la composición con algún elemento adicional. En esta toma cenital podéis ver que orientando el plato en el otro sentido, desplazándolo hacia un lado, y completando la composición con una planta y los cubiertos la imagen queda mucho mejor compuesta:

Otra regla fotográfica que se puede aplicar es la regla de la mirada, transponiendo los términos al ámbito culinario. Cuando se realiza un retrato de perfil o tres cuartos —no totalmente de frente— es una buena práctica desplazar el encuadre de manera que la imagen tenga más aire en la zona hacia la que el sujeto dirige su mirada. En términos de comida podriamos reescribir la regla sustiyendo la mirada del sujeto por la dirección perpendicular al plato, por la dirección del pitorro de la jarra, etc. Un vaso tumbado obliga a encuadrar la imagen dejando más espacio en el lado de la boca del vaso que en la de su culo. Un plato de comida debe fotografiarse con más espacio en la parte superior de la foto que en la inferior. ¿Cuánto? Pues se aplica la regla anterior: dispongamos el centro del plato sobre la línea imaginaria que delimita el tercio inferior de la imagen.

Si intentamos aplicar todo esto a fotografiar esta lechera, situándola en el centro obtenemos esto:

Desplazándola a un tercio:

Y compensando el desplazamiento con otro objeto, ligeramente desenfocado:

Con todo esto vemos que vamos modificando el encuadre, y la disposición de los elementos en la escena hasta que damos con la imagen que queremos. Pero claro, si miramos, disparamos, dejamos la cámara, el vaso un pelín a la derecha, cogemos la cámara y disparamos de nuevo… ¡Mecachis! ¡Ahora has cortado el plato por abajo! Mal asunto:

Tercer consejo

Independientemente de la cámara que tengas, usa un trípode.

Un trípode es un adminículo bastante barato —por poco más de 20 € se puede comprar uno— y que nos da un control enorme sobre la foto. Nos permitirá instalar la cámara en un punto fijo, una vez hayamos decidido el encuadre, e ir ajustando poco a poco la colocación de todos los elementos de la foto, así como comprobar el resultado y realizar disparos adicionales si no quedó del todo como pensabamos. Tiene beneficios añadidos, como no depender del flash o aumentar la profundidad de campo, pero esto queda ya para otros posts.

Hasta el próximo capítulo del serial.

Mc

Publicado por , el Cómo fotografiar comida. Etiquetas: , , ,

Te recordamos que:

No publicaremos tu dirección de correo electrónico

Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos

Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos cómo hacerlo


¿Sabías que puedes recibir gratis todas las novedades de webos fritos? ¡Entérate cómo!

Ya se han hecho 121 comentarios para "Cómo fotografiar comida (I). Escena, encuadre y composición".
No se pueden realizar más comentarios ya.
  1. Plas plas plas!
    Menudo tutorial que os habéis marcado, útil y ya estoy pendiente de los próximos…
    Gracias por vuestra generosidad!
    Un besazo

  2. Gracias Mc por este tutorial. Antes era yo quien hacía las fotografías, pero mi pinche empezó a tomar las riendas y tengo que reconocer que lo hace mejor que quien escribe. Nos va a venir muy bien estas lecciones pues tanto uno como el otro somos autodidactas y siempre se agradecen los truquillos de un experto.
    un biquiño desde Galicia para La Mancha

  3. Pecas dice:

    Jomiodemividaydemicorazón!!!!! muerta me he quedao, aquí una que no sabe para que sirben el 99% de los botoncitos y opciones de la camara, yo la cojo, miro y disparo y ya listo. Si hay suerte y sale medio decente pues alegría y si no a borrar y a sacar otra. A ver si al menos leyendote se me pega algo aunque sea de rebote. Tengo que confesar que no me he enterado de nada jajajaja…. la tecnología no es lo mio.
    Besos.

  4. graciaconc dice:

    Muchas gracias por los consejos, se intentarán seguir. Se nota que eres un apasionado de la fotografía al igual que Su lo es de la comida. Con ese mimo en cuidar la imagen se entiende que la foto de una tortilla pueda rozar lo erótico.
    Y a ti Su muchísimas gracias por hacer/publicar esas recetas increibles, te sigo desde hace unos meses pero nunca había escrito. Sin webosfritos nunca me habría atrevido a hacer mi propio pan, ni un roscón de reyes, ni hojaldre casero. Pero lo explicas todo tan bien, con tanta alegría por cocinar y va acompañador de unas imágenes tan claras que piensas: bueno, está aquí explicado, voy a intentarlo, a ver que pasa.
    Y puedo decir sin exagerar que intentarlo me ha hecho más feliz (y creo que a mi famlia también)

  5. Yolanda dice:

    He leído la entrada, porque estaba segura de aprender algo nuevo, aunque en casa tengo que ya me las da. Las fotografías que yo cuelgo en mi blog están hechas en un 95% por mí, pero mi marido, que es un gran aficcionado a la fotografía, me aconseja cómo retocarlas: darles más luz, o menos, contraste, etc, etc.

    Siempre me aconseja que use el trípode, pero por cuestión de tiempo, le doy al botón y listo, y como la cámara tiene estabilizador de imagen, me cubro las espaldas por ahí.

    Para Reyes me hizo una caja de luz, que no sé si tú, Mac, usarás. Yo aún no he tenido la suerte de poder usarla, pues mis oposiciones me tienen muerta y en casa no salimos de la comida que no entretenga mucho en la cocina. Algún día os enseñaré mi caja de luz.

    Muchas gracias por los consejos, y espero no perderme los siguientes. Un besote.

  6. Nuria dice:

    HOLA:
    SOY NURIA DE LA COCINA DE CAPRICHO; ESTE POST, ES MUY BUENO.
    SI VISITAS MI BLOG; ( http://lacocinadecapricho.blogspot.com/ ) VERAS QUE INTENTO CUIDAR MUCHO LA IMAGEN, ADEMAS DE OTRAS MUCHAS COSAS, PERO GRACIAS A ESTA ENTRADA; HARE MEJORES FOTOS, SEGURO.
    MUCHAS GRACIAS.
    APROVECHO ESTE COMENTARIO PARA INVITARTE A VISITAR MI BLOG.
    DESEO QUE TE GUSTE.
    UN ABRAZO.

  7. crismas dice:

    Que alegría haberos descubierto, he leído todo y espero impaciente la siguiente clase!!
    Espero algún día poder hacer una fotografía decente jejeje…
    Saludos cris

  8. jalapa-sol dice:

    Muchisimas gracias, una explicacion estupenda, lo intentaré estudiar para llevarlo a la practica
    Bss

  9. Olg@ dice:

    Gracias por la información.Soy nueva en esto del blog y creo que la foto es importante a la hora de demostrar las dotes culinarias.
    a veces se come más con la mirada…..
    Espero por ello mejorar mis composiciones y las luz de mis fotos.
    Mil gracias!!!!!

  10. ASTRID dice:

    gracias mac. Un placer conocerte a través de tus consejos, porque a través de tus fotos ya eras como de la familia…qué fotos!!! estoy contigo que la de la tortilla siendo una receta tan sencilla, la foto la convierte en 5 tenedores. Y la foto de las palmeritas es simplemente…perfecta. Felicidades y sigue ayudándonos a los que como yo nos enocntramos ante una cámara nueva Canon 450 y un sinfin de menus y opciones y no tenemos ni idea porque hemos hecho fotos automaticas con una digital compacta.
    espero seguir aprendiendo mucho
    astrid

  11. miguev dice:

    Buenas,

    Muchas gracias por el tutorial, acabo de empezarlo y me encanta. Soy nuevo por aquí, se nota por lo tarde que llego. Mi mujer me habló de tu curso de fotografía culinaria y te puedes imaginar por qué ;-)

    Digamos que me tomo la fotografía en serio desde hace 15 años. Soy de los pocos que aún tira carretes, con una cámara totalmente manual y no por que no tenga una DSLR. Vamos, de la vieja escuela. A estas alturas, es una vergüenza que mi mejor foto de comida sea una pinta de Guinness (la comida nacional de Irlanda, dicho por irlandeses). Eso tiene que cambiar, sobretodo si queremos empezar un blog de cocina, aunque eso irá con mucha, mucha calma :-D

    Aún no me he leído todas las lecciones, soy lento leyendo y estudio cada imagen con detenimiento, pero las he ojeado por encima y tienen muy buena pinta, ¡bravo, bravísimo! :-)
    Estoy deseando leerme las demás y que no pares de escribir, en serio.

    Por lo que he visto ojeando las demás entregas a lo rápido, no eres de los que anda escasos de equipo ;-)
    Pronto noté que muchas de tus fotos son primerísimos planos con un enfoque muy selectivo y me asaltó la curiosidad sobre qué objetivo estarías utilizando.
    Un vistazo al EXIF de tus fotos en Flickr parece confirmar mi sospecha: Canon EF-S 60mm f/2.8 Macro USM Lens, ¿estoy en lo cierto?
    Mi mujer se queda de que no paro de comprarme objetivos y, aunque no le culpo, tu confirmación me ayudaría a justificar la (reciente) compra del 60mm f/2.8 ;-)

    Otra pregunta que me vino a la mente, leyendo tu comentario: ¿para qué el microondas?

    Si os animáis (eso también va por Su) me gustaría pediros aún más lecciones. Es lo malo de deleitarnos compartiendo vuestra sabiduría, ¡que queremos más! :-)

    1. Su (las damas primero), tú que eres la cocinera, la creadora de la materia prima y toda su familia, ¿podrías contarnos más sobre qué se ha de intentar plasmar para distintas recetas? Decís que el cocinero ha de transmitirle eso al cocinero, pero cuando soy el cocinero no suelo tener claro qué debo plasmar (contar) en la foto y cuando cocina mi mujer tampoco es que se extienda mucho en la materia.

    2. Mac, no es necesariamente fácil conseguir un fondo totalmente blanco, totalmente negro o una superficie reflectante como en tu magnífica foto de la (también magnífica) tortilla. ¿Podrías contarnos cómo logras esos fondos totalmente negros? Reconozco que no lo he intentado muy duramente, pero mi único intento no se puede comprar a tus fondos, por no decir que el método empleado es poco seguro para la comida, por no decir un poco cutre también :-D

    3. Ambos, porque esto sí que no me lo imagino sin colaboración de ambos, ¿cómo os apañáis para documentar el proceso de elaborar una receta?
    Veo que tenéis también fotos del procesos de elaboración, no sólo del resultado final, en algunas recetas y me pregunto en qué se diferencian estas tomas de las finales.

    Un abrazo a los cuatro,
    Miguel Ángel

    • Mc dice:

      Denso comentario. Antes de nada agradecertelo.

      Yendo por partes, efectivamente el objetivo es un Canon EF-S 60 mm f/2.8. Gran compra. Dado el factor de multiplicación de mi cámara, a veces me tengo que ir muy lejos, pero vamos, por poner alguna pega. Un bokeh perfecto.

      El microondas se usa para que la familia coma la comida caliente después de pasar por el departamento de fotografía, que tiene cierta demora…

      1. (Te contesto de parte de Su). Hay platos que son para niños, que requieren más informalidad y colorido; otros requieren una estética más minimalista, por la propia presentación que tienen (como las rosas de salmón), otras que recuerdan esos sabores de siempre, y “necesitan” un ambiente más “de anticuario”. La receta tiene una historia, una tradición, es típica de algún sitio… todo eso condiciona la puesta en escena. No sé si te hemos aclarado algo.

      2. Fondo totalmente negro: Fondo negro y medición puntual de la luz. Ya hablaremos de ello en próximos posts, pero con tu experiencia, con eso te vale ¿no?

      3. Los paso a paso son complejos, sobre todo porque hay pasos irreversibles. Como siempre, ejercicio intelectual previo de todas las fotos, pensando qué, cómo, cuanto ocupará… En éstas no suele haber atrezzo y generalmente tiramos de fondo blanco o negro, según los ingredientes.

      Otro abrazo para tí, y a por ello.

      • miguev dice:

        Gracias por tus respuestas, #1 aún me queda un poco grande porque la decoración nunca fue mi fuerte, espero que mi media naranja se anime y me ayude con esta parte.

        Lo de medición puntual (o de luz incidente) ya me lo suponía, lo que no veo tan claro es cómo lograr un fondo negro tan negro o un fondo blanco tan blanco. Espero con ansia tus próximas entregas :-)

        Mientras tanto, voy practicando con el 60mm aunque, lamentablemente, Nikon no da un bokeh tan bueno en este objetivo.

        Más abrazos.

  12. biel dice:

    muy buenos consejos, muchas gracias por compartir. cordial saludo.

  13. Escarlata dice:

    Guay, que bueno!!!!!!!

  14. mary dice:

    Que foto mas bonita la de la tortilla francesa y que tortilla bien hecha. gracias

  15. eva dice:

    Gracias por los consejos de fotografía! Ya os contaré que tal me salen las fotografías. He aprendido cosas que parecen lógicas,pero que no se me habían ocurrido

  16. jaime david dice:

    hola me auno a todos que te felicitan por tan grandioso aporte y gracias porque aprendi mucho con tu consejo y me gustaria recibir mas sobre la fotografia porque soy pintor de interiores y me gustaria aplicarlo en mi trabajo

  17. admiradora dice:

    ¿como consigues el fondo negro en la tortilla por ejemplo? y usas algún foco o algo para iluminar?

    • Mc dice:

      Pues es un plato negro sobre fondo negro. El truco es medir la luz bien, sólo la de la tortilla en este caso. Pero eso ya depende de la cámara que tengas. Si quieres mándame un correo indicándome la cámara que tienes, y veo si te puedo ayudar.

  18. Monti SIlvestre dice:

    ¡Hola! Queria daros la enhorabuena por la página y por el artículo. Acabo de comenzar una página de recetas http://www.comperlimpio.com y buscando como mejorar mis fotos he dado con vuestra página, voy a poner en práctica estos consejos. ¡Muchísimas gracias por compartir! Montiel xx

Mostrar comentarios

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….