Publicidad

Qué luces me compro para fotografiar comida

Como te comenté el otro día, inicio un repaso por los aparatos que se le pueden regalar a alguien al que le apasiona fotografiar comida. Hoy le toca el turno a la iluminación que, como comenté el otro día, es una de las partes más esenciales para lograr buenos resultados en este tipo de fotografía.

Luces para fotografiar comida

Vamos a empezar. Primero te hablo de las luces, luego de los difusores, y por último de los kits comerciales que combinan ambos.

Fotografiar comida: iluminar

Dirás, y habrás leído más de una vez, seguro, que la mejor luz es la natural. Y es cierto. Pero no siempre está ahí cuando la necesitamos, y aún cuando está es cambiante, y si me apuras, con la mejor luz del norte de la que puedas disponer puede que tengas que complementarla para hacer algunas de tus fotos. Creo que hay que saber aprovechar toda la luz disponible, y una parte de ella es la artificial. La ventaje evidente es que la puedes modelar a tu antojo, y las posibilidades son infinitas.

Voy a hablarte de las dos alternativas básicas, luz continua y flashes, pero te adelanto que se necesitan unas luces y unos difusores para conseguir una iluminación razonable de tus platos.

Luz continua

La luz continua es la mejor opción para empezar a fotografiar comida y entender la problemática, porque te permite ver directamente el resultado que produce la situación de las luces sobre lo que quieres fotografiar. Lo normal es emplear lámparas de bajo consumo con un casquillo universal, como las que tenemos en casa, con lo cual es bastante fácil apañarse con cualquier flexo sin más que comprar las bombillas:

Si quieres alguna solución más profesional, las hay por poco dinero:

  • ¡Las que yo tengo desde hace más de 6 años! 150 W, unos 80,00 €.
  • Al escribir la entrada he visto éstas con un poco más de potencia, 250W, por el mismo precio: unos 80,00 €. Tiene montura Bowens, uno de los estándares del mercado para difusores, de los que te hablo más abajo.
  • Y estas otras, de 450W, con un reflector de un diámetro mayor que las otras dos, y que viene con difusor blanco, unos 80,00 €.

    Las tres permiten montar paraguas, el otro gran difusor, del que también te hablo ahora después.

    También los encontrarás con pie por unos 20 euros más. aunque lo normal es que los compres en kit, que suelen ser de 2 o 3 unidades con sus respectivos pies, y con paraguas o algún iglú o mesa de luz. Más abajo te pongo enlaces de estos kits.

    Existe otra opción emergente que es la tecnología LED, con precios cada vez más bajos, pero no la he probado con lo cual no te puedo hablar de ella. En cuanto pueda te cuento algo.

    Flashes

    Tienen mucha más potencia, lo que te permitirá congelar el movimiento en las ocasiones en que así te convenga. Si al fotografiar comida en tus fotos no aparecen personas, su empleo no te brinda mucha ventaja y sí una complejidad a la hora de medir la luz. Pero una vez que domines los esquemas básicos de iluminación con luz continua, querrás más, querrás ser más sutil, y entonces es cuando necesitas los flashes. Con el flash tienes un control total sobre la potencia de la luz, y puedes emplear muchos más modificadores que con luz continua.

    Hay dos tipos tradicionales de flash según su uso, los de mano y los de estudio.

    Los de mano son muy cómodos y ocupan muy poco espacio. Puede parecer que no pueden competir en potencia con los de estudio, y es así, pero para nuestros tipo de fotografía son más que suficientes. Los flashes modernos de la marca de tu cámara, suelen ser caros, en torno a unos 500 € los modelos tope de gama de CanonCanon Speedlite 600 EX RT y NikonNikon SB 910, pero existen en el mercado opciones recomendables a precios muy ajustados, como los Yongnuo por menos de 100 € si los quieres totalmente manuales, o por menos de 200 € si los quieres TTL. No tendrás en ningún caso todas las funciones de los originales de Canon o Nikon, pero podrás hacer fotos más que dignas.

    Los de estudio son más voluminosos y nada portátiles. No te servirán para el bautizo de tu sobrino, vaya, pero podrás usarlos con cualquier modificador —hay ventanas grandes para las que se necesitan varios flashes de mano—. Tienes opciones básicas de unidades de flash desde unos 100 euros, con montura Bowens y soporte para paraguas, aunque probablemente prefieras comprar un kit con 2 o 3 unidades sus pies y algún modificador. Más abajo te pongo enlaces, pero primero te tengo que hablar de los difusores.

    Difusores

    Los difusores son parte esencial de la iluminación, tanto o más que las luces. Son fundamentales para matizar la luz y lograr unas sombras suaves. Hay muchas soluciones en el mercado, pero básicamente tendrás que optar por rodear tus platos con un difusor —caja de luz— o rodear las luces —ventanas y paraguas—.

    Cubos, cajas de luz o iglús

    Se trata de unos pequeños recintos, generalmente cúbicos de entre 50 cm y 1 m de lado, aunque los hay mayores, con todas sus caras traslúcidas y una abertura por la que introducir el objetivo de la cámara. Son versátiles, permiten iluminar lo que quieras fotografiar por cualquier lado, se pliegan y se guardan en cualquier sitio, y son baratos. La pega es precisamente el tamaño. Para fotografiar un plato correctamente, vale, pero si lo que queréis es fotografiar un pequeño bodegón, a veces surgen problemas: no hay sitio para más.

    Unos enlaces, aunque los hay a toneladas:

Una alternativa es la mesa de bodegón, una base y un fondo en una sola pieza continua y generalmente blanca. A mi no me seducen, pero se consiguen muy buenos resultados para fotografiar el plato servido sin nada de atrezzo: un enlace, porsiaca, unos 80 euros.

Más opciones y marcas aquí.

Ventanas

Son unas pirámides que tienen su base traslúcida —por la cual sale la luz— y cuya cúspide consta de un aro adaptador que se acopla a cualquier foco de luz continua o flash. Al poder moverlos solidariamente con las luces son muy cómodos y versátiles, y permiten iluminar prácticamente cualquier cosa. Sólo tienen una pega: el tamaño. Hasta hace bien poco yo tenía unas demasiado complejas de montar y desmontar como para estar haciéndolo cada dos días, y formaban parte del paisaje hogareño. Dos de ellas —las que más he usado— estaban muy deterioradas, y al buscar unas nuevas para renovar el parque encontré éstas que se pliegan como un paraguas. Son una gozada: no se tarda nada en montarlas ni en desmontarlas, y mi casa parece una verdadera casa. Yo te recomendaría el modelo de 70 por 100.

Dos comentarios acerca del uso de ventanas con luz continua. Primero, que seas consiente de que necesitarás al menos lámparas de bajo consumo de 35 W. Ten cuidado con esto. Si las compras de menos potencia, las ventanas se la comerán toda. Segundo, que las ventanas plegables tipo paraguas son incompatibles con las luces de bajo consumo —no tienen sitio— suficiente entre el mecanismo y la boca de la ventana—. Si éste estu caso, mi recomendación son ésta, de 60 por 60, y esta otra, de 60 por 90, a un precio de 90 y 100 euros, respectivamente. Las de la marca Foto Quantum son un poco más baratas, unos 70 euros. Tienes muchos más modelos en este enlace, en el que puedes curiosear a tu aire. ¡Ojo! Cada ventana tiene un sistema de montaje sobre el flash o la lámpara. Si vas a comprar las ventanas sueltas, asegúrate de que se pueden montar sobre tus luces. Ante la duda, manda un correo a la tienda: te atenderán indicándote lo que más te conviene.

Paraguas

También puedes emplear paraguas, que son muy cómodos y más baratos que las ventanas. A mi personalmente me gustan más las ventanas, pero te reconozco que es aquello del huevo y la gallina. Como los uso menos, no les acabo de coger el tranquillo, aunque estoy renovando mis esfuerzos con este modelo. Prometo contar mis experiencias…

Kits de iluminación

Son muy habituales, yo creo que porque es lo que buscamos todos los que comenzamos en esto de fotografiar comida y productos. Tendrás que ver si optas por luz continua o flash, y si prefieres un iglú, ventanas o paraguas, y en función de ello, elegir:

No te asuste lo de los disparadores por radio. En la próxima entrega te hablaré de esto y de otros cacharritos para fotógrafos.

Mc

Publicado por , el Cómo fotografiar comida.

Comentarios


Te recordamos que:

  • Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos.
  • Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos como hacerlo
  • Al dejar un comentario aceptas nuestra política de privacidad
Ya se han hecho 6 comentarios para "Qué luces me compro para fotografiar comida".
  1. MAYTE says:

    Muchas gracias por la información, que haríamos sin ti, enhorabuena, sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

  2. Carmen says:

    Qué difícil veo esto de la iluminación!!! Es medianamente plegable u ocupa mucho espacio?

    Yo por ahora me apaño con un sistema que me ha hecho mi marido tipo el Lowel Ego, con bombillas daylight, no es perfecto y tiene limitaciones pero no salen malas fotos.

    Saludos!

  3. Cookinaria says:

    Muy interesante el post. Me ha surgido una duda:

    ¿Sería interesante utilizar dos focos de luz o con uno solo bastaría? ¿Para qué se utilizarían dos?

    Lo pregunto porque veo que algunos kits vienen con dos y otros con uno solo.

    Gracias y saludos!

  4. Shigemi says:

    Muchisisisiimas Gracias por todos estos datos!..Súper completo y detallado!..

Mostrar comentarios

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….