Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filter by Custom Post Type
Publicidad

Ruta en coche por el Norte de Italia

Casi 5.000 kilómetros en 15 días del mes de agosto tienen la culpa para el maravilloso viaje que hemos hecho mis mozas, la incombustible abuela, mi fotógrafo y yo por el norte de Italia. Hay mucha información pero muy dispersa para este tipo de viajes, con lo cual en esta entrada te quiero dar unas pistas, por si te puede ayudar, en el caso de que te apetezca hacer una ruta de este tipo.

Ruta en coche por el Norte de Italia
El buga en la Toscana

Ruta en coche por el Norte de Italia

Cosas que debes saber

  • Evidentemente, te tiene que gustar viajar en coche, pero además, el conductor ha de tener experiencia al volante; Italia tiene una conducción, digamos, un poco alocada.
  • Agosto no es el mejor mes para viajar: mucho calor y mucho tráfico. La cuestión es que yo no tengo oportunidad de hacerlo en otra época del año con lo cual, nos lo tomamos con tranquilidad. No me molestan para nada los sitios de mucho turismo, pero, eso sí, procuramos buscar las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde para ver las ciudades y poder disfrutarlas al máximo. Si puedes viajar en primavera o en septiembre u octubre, mucho mejor. ¡Aprovéchalo!
  • Las carreteras son buenas. Eso sí, en tu presupuesto deja un apartado importante para peajes, ya que prácticamente todo se desarrolla por carreteras de pago. Compensa poder avanzar de una ciudad a otra de una manera segura y rápida, aunque es delicioso de vez en cuando perderte por carreteras secundarias y pueblos yendo de un lado para otro.
  • Nuestro presupuesto también incluía las paradas de nuestro coche en aparcamientos, principalmente por seguridad del vehículo y para tranquilidad nuestra.
  • El precio del combustible es muy alto. Las áreas de servicio, normales. Te encontrarás gasolineras cada pocos kilómetros, y en las poblaciones cada pocos metros, pero muchas de ellas cerradas los fines de semana.
  • ¡Ojo con el horario comercial en Italia, que lo respetan a rajatabla! A mediodía se cierra a las 12:30, y por la tarde a las 19:00 o 19:30 ya está todo cerrado.
  • Necesitarás llevar la tarjeta sanitaria europea, por si tienes algún problema de salud.
  • Mira tu póliza de seguro del coche, para ver qué cobertura tienes en caso de avería o de siniestro. Por supuesto, ten tu coche revisado y preparado para hacer un montón de kilómetros por un paisaje delicioso.
  • En cuanto al alojamiento, es un tema muy personal. Depende de tantas cosas… Los pequeños hoteles con encanto recomendados por alguien que haya estado es una opción fantástica, pero cuando no tengo referencias, prefiero una cadena de hotel, porque sé que una buena ducha y una buena cama están aseguradas casi al cien por cien. En internet hay una oferta muy variada en cuanto a precios. Hay que añadir el impuesto turístico, que varía de una ciudad a otra.
  • Un tema menor, pero no menos importante: lleva un buen antimosquitos. A los mosquitos italianos les apasiona la piel de las españolas. No sé por qué a mi marido nunca le pican.

Día 1. Guadalajara—Girona

646 km

Aunque se trataba de una etapa casi exclusivamente de viaje, llegamos a tiempo de dar una vuelta por el casco antiguo de Girona que mis hijas y mi madre no conocían. Se estaba celebrando el Festival Internacional de Mapping de Girona, que consta de unas jornadas técnicas y de un concurso de mappings, un espectáculo de sonido y luz fantástico que consiste en realizar proyecciones 3D sobre algunos edificios de la ciudad. Nosotros estuvimos en la casa Pastors, frente al catedral. Nos resultó una actividad inolvidable… ¡Os la recomendamos para próximas ediciones! ¡Vaya artistas con talento!

Alojamiento

Ibis Girona Costa Brava
Correcto, limpio, y cama cómoda, aunque me sobra el edredón grueso que ponen como si fuera enero.
Precio medio de una habitación doble: 52,00 €, sin desayuno.
Precio del garaje: 5,00 €.
Coordenadas GPS: 41°59’58.27″ N, 2°49’2.73″ E

Día 2. Girona—Antibes

544 km

Mucho, mucho tráfico por las carreteras de la Costa Azul. Madrugamos para quitarnos gran parte de los kilometros que tocaban y nos dio tiempo a pasear un rato por Cannes. Mucho bullicio, mucho coche, pero el día era estupendo y lo disfrutamos.

Alojamiento

Ibis Antibes
A 13 km de Cannes. Correcto, bien situado, sin tener el agobio de las zonas más conocidas, donde todos los hoteles son muy caros.
Precio medio de una habitación doble: 117,00 €, sin desayuno.
El uso del garaje está incluido en el precio.
Coordenadas GPS: 43°36’1.87″ N, 7°5’38.37″ E

Día 3. Antibes—Génova

212 km

A partir de este día, las jornadas de viaje ya fueron muy llevaderas. Dedicamos la mañana a ver los maravillosos paisajes de la Costa Azul, desde Antibes hasta Mónaco, entre ellos las aguas más azules de Villefranche-sur-mer. Pasamos la mañana en la impoluta Mónaco viendo tranquilamente los escaparates de las tiendas —porque otra cosa es imposible—, y paseando por el puerto y por los jardines cerca del Casino.

Villefranche-sur-mer
Bahía de Villefranche-sur-mer

Aparcamiento aconsejado: Golden Square, en la Avenue du Henry Dunant, al lado de Zara, y cerca del Casino.

Desde allí, rumbo a Génova, parando en San Remo para comer y viendo durante el viaje los preciosos paisajes de la riviera italiana. Llegamos a nuestro destino para descansar y dormir.

Alojamiento

Novotel Génova City
Correcto y tranquilo. Nos tocó habitación con vistas al puerto.
Precio medio de una habitación doble: 120€, sin desayuno.
Precio del garaje: 14,50 €.
Coordenadas GPS: 44°24’38.07″ N, 8°54’5.89″ E

Día 4. Génova—Pisa

211 km

Aunque Génova para nosotros era ciudad de paso, no quisimos dejar de dar una vuelta a primera hora de la mañana. Todo gira en torno a su enorme puerto y con cierto aire decandente que me recordó un poco a Lisboa y otras ciudades de Portugal. En la parte más alta de la ciudad, en Il Forno di San Nicola dei Fratelli Oberti, en Corso Firenze 53, encontramos la mejor foccacia que hemos comido en todo nuestro periplo italiano. Nos encanta comprar pan en las ciudades que visitamos, para tomar un tentempié a media mañana o si tenemos previsto hacer comida de picnic.

Pisa
El Baptisterio, el Duomo y la torre pendente de Pisa

A la hora de comer estabamos en Pisa. Ese día hacía mucho calor, y descansamos en el hotel hasta que bajaron un poco las temperaturas y pudimos salir a recorrer la ciudad un poco alejada de los tópicos de la torre pendente, cuya visita dejamos para el día siguiente. Pisa es una ciudad muy cómoda y agradable para pasear tranquilamente por su centro histórico, disfrutar de sus momumentos, de sus calles y del río Arno que la atraviesa.

La idea era cenar en una pizzería, y no hay nada mejor que preguntar a algún lugareño para no meter la pata. Un muchacho bien amable nos llevó hasta su pizzeria favorita, y acertamos al 100%: Le Scuderie, en Vía Sancasciani, 1, muy cerca de la plaza Vittorio Emanuele II. Pizzas al horno de leña ¡por metros!, con una masa estupenda, la bebida helada, todo ello en un jardín fantástico. Precio correcto; si te sobra algo, te lo ponen en un paquetito para llevar. Muy recomendable.

Alojamiento

Hotel San Ranieri
Muy bien, alejado del centro, tranquilo, moderno y cómodo.
Precio medio de una habitación doble: 90,00 €, desayuno incluido.
Precio del garaje: 10,00 €.
Coordenadas GPS: 43°42’19.74″ N, 10°26’19.54″ E

Día 5. Pisa—Siena

137 km

A primera hora de la mañana hicimos nuestra visita a la torre de Pisa. Por muy folclórico que sea hacerse las fotos sujetando la torre, y por muy tópico y típico que sea el monumento, me parece un sitio estupendo para pasar un rato relajado y divertido. El recinto es precioso, no sólo por la famosa torre, sino por el conjunto que forman la torre, el Duomo y el Baptisterio. La zona está llena de pequeños puestos de souvenirs. Hay varios aparcamientos no cubiertos, muy cómodos y baratos justo enfrente de la torre.

A la hora de comer estábamos en Siena, e hicimos lo mismo que el día anterior: descansar en el hotel las horas de más calor y salir a pasear mediada la tarde.

Siena
El Duomo de Siena al atradecer

Dicen de Siena que es la ciudad medieval mejor conservada de Europa. Hay varios aparcamientos públicos que te permiten dejar el coche cerca del casco histórico, pero quizás el más cercano sea el del Stadio Comunale, al que se accede por la Piazza de San Domenico. En tus primeros pasos desde el aparcamiento encontrarás la Piazza Salimbeni —a la vuelta nos sorpendió su iluminación—. Su plaza principal, la Piazza del Campo es el punto de encuentro de turistas de todo tipo, tanto los que quieren cenar en los coquetos restaurantes como los que quieren sentarse a descansar sin hacerle ningún gasto a la ciudad. Encontrarás fotografías por todos los lados de su famosa carrera de caballos que se celebra cada dos años en esta plaza. Puedes pasear por Via Blanchi di Sopra, la principal calle comercial, con muchas heladerías a precios intocables.

Si sigues paseando, a pocos metros disfrutarás de uno de los monumentos góticos más hermosos de la ciudad: el Duomo de Santa Maria Assunta, pensada para superar en tamaño a San Pedro de Roma. ¡Puedes pasar horas muertas admirándola!

Ojito a Menchetti, en la Via Giuseppe Pianigiani 5: panes recién hechos y especialidades italianas para llevar —embutidos, pasta, vinos…—. Si te apetece algo dulce, en cualquier pastelería encontrarás el panforte, que es un pan local muy especiado.

Alojamiento

Hotel Executive Siena
Correcto, pero sin grandes alegrías. A 10 minutos en coche de Siena.
Precio medio de una habitación doble: 89,00 €, desayuno incluido.
El uso del garaje está incluido en el precio.
Coordenadas GPS: 43°20’24.92″ N, 11°19’29.75″ E

Día 6. Siena—Florencia, la Toscana

87 km

La idea era pasar el día empapándonos de los campos de la Toscana, de sus viñedos, de sus cipreses y de sus maravillosos pueblos medievales, que merecen una entrada aparte. Tuvimos suerte, porque no hacía un calor excesivo para disfrutarlos. Fue ideal para una conducción tranquila, para ir parando y para disfrutar en nuestro caso con productos locales para degustar en el campo. Cualquier mirada a derecha o a izquierda desde la ventanilla de tu coche es un fantástico cuadro.

Después de este día tan campestre, teníamos claro que queríamos llegar a Florencia antes del anochecer, para ver una de las estampas más hermosas de este viaje, que es la puesta de sol desde Piazzale Michelangelo. Hay aparcamiento en la misma plaza.

Florencia
Anochecer en Florencia desde Piazzale Michelangelo

Alojamiento

Ibis Firenza Prato
Correcto, a 15 km de Florencia.
Precio medio de una habitación doble: 50,00 €.
Precio del garaje: 4,00 €.
Coordenadas GPS: 43°50’50.65″ N, 11°8’19.09″ E

Día 7. Florencia—Bolonia

108 km

Las primeras horas de nuestra séptima etapa fueron para pasear por Florencia, en una jornada con mucho calor, pero es una ciudad tan hermosa, que casi ni sentimos los rigores del mes de agosto. Puedes dejar el coche en el aparcamiento La Stazione, en Via Luigi Alamanni. Dejas el coche con las llaves puestas, dices cuánto vas a tardar más o menos, y te lo aparcan. Trabajan bien y rápido.

Florencia, al igual que Venecia, es una ciudad literalmente tomada por los japoneses, que disfrutan con sus paraguas, sus cámaras y sus guías de una preciosa ciudad. Puedes empezar tu paseo por cualquier calle que te lleve hasta el Duomo. No dejes de fijarte en la maravillosa obra de Ghiberti, La Puerta del Paraíso, en el Baptisterio. Es imposible no admirar la obra de Brunelleschi, la cúpula del Duomo, cuyas peculiaridades encontraréis en cualquier guía, y el campanile de Giotto.

Puedes continuar por la Via Dei Calzaiuoli hasta la Piazza de la Signoria, donde puedes ver la réplica del David de Miguel Angel —el original está en la Academia, en Via Ricasoli, que sale también desde la Piazza del Duomo, pero hacia el lado contrario— o la Loggia dei Lanzi. Desde allí puedes pasar por el Piazzale degli Uffizi y llegar hasta el río Arno, donde tendrás una preciosa vista del Ponte Vecchio. ¡Te encantará ver sus casas colgando sobre él!. Tiendas tranquilas de joyas ocupan los locales del puente. Si dedicas cinco minutos a pasear más allá del puente entre tiendas de calzados que te dejarán la boca abierta, por diseño y por precio, llegarás al Palacio Pitti.

De vuelta al aparcamiento no dejes de ver y admirar el Palacio Strozzi.

Ojo al tema entradas de museos. Puedes sacarlas a través de internet, con hora asignada, pero te da lo mismo: no tienes acceso preferente, es un poco caótico, y tienes que esperar la misma cola que todo el mundo.

Una vez recogido el coche salimos camino a Bolonia, adonde llegamos con ganas de darnos una vuelta para tomar el pulso de la ciudad. Dejamos el coche en el aparcamiento Autoestazione di Bologna, en la Piazza XX Settembre. Desde ahí se accede fácilmente al casco histórico por Via de la Indipendenza. A pesar de ser verano y de haber poco del ambiente estudiantil del que tiene fama, la zona centro tenía muchas tiendas de productos gastronómicos de la zona, principalmente quesos —especial mención al parmigiano reggiano y al grana padano— y fiambres —entre ellos el zampone, pie de cerdo relleno de carne—, con sus terrazas para degustarlos. No puedo olvidarme de contarte que poco importa que llueva para hacer estos paseos y paseos gastronómicos, porque mucho tiempo andarás bajo pórtico: Bolonia tiene más de 30 km de calles porticadas, además de un casco histórico muy bien cuidado.

Alojamiento

NH Bologna Villanova
Correcto, excepto el garaje, muy descuidado y con plaga de mosquitos.
Precio medio de una habitación doble: 75,00 €, desayuno incluido.
Precio del garaje: 5,00 €.
Coordenadas GPS: 44°29’27.70″ N, 11°25’2.89″ E

Día 8. Bolonia—Padua

124 km

Nuestro destino para los siguientes dos días era Venecia, pero para el tema alojamiento optamos por comodidad, al ir en coche, quedarnos en Padua, a unos 20 minutos en coche de Venecia. De camino a Padua nos apetecía conocer la obra del arquitecto Andrea Palladio en Vicenza, un poco alejada de los gustos del turismo más habitual, pero a mi fotógrafo siempre le gusta enseñarnos in situ las obras clave de su profesión, y nos tocó ir de villas.

Vicenza tampoco está en la ruta turística muy común, pero me pareció una ciudad preciosa. Dejamos el coche en el aparcamiento no cubierto de la Piazza Matteotti. Desde ahí, en un paseo de dos horas puedes ver la obra de este arquitecto en la ciudad, entre ellas la Basílica Palladiana, que nos costó disfrutar por los numerosos puestos de mercado ambulante de productos de la zona que había en la Piazza dei Signori y por unos carteles a tamaño natural de futbolistas en todos los huecos de la fachada.

Padua
Piazza Prato della Valle, Padua

Para última hora de la tarde dejamos un pequeño paseo por Padua y por su magnífica plaza Prato della Valle. Es la plaza más grande de Italia. Su canal circular rodeado por decenas de estatuas de hombres ilustres, filósofos, escritores, sabios y médicos la hacen única en el mundo.

Alojamiento

NH Mantegna
Más que recomendable. Magnífico en general, un paraíso de descanso con un desayuno estupendo para sobrellevar el agotador día que te espera en Venecia
Precio medio de una habitación doble: 95,00 €, desayuno con espectaculares vistas incluido.
Precio del garaje: 10,00 €.
Coordenadas GPS: 45°24’47.56″ N, 11°53’32.46″ E

Día 9. Venecia

74 km ida y vuelta desde Padua

Teníamos claro que para sobrevivir al día y disfrutar de Venecia no nos quedaba otra que madrugar, y mucho. Desde Padua, con casi nada de tráfico, dejamos el coche en el aparcamiento Car Park de Piazzale Roma. Previamente lo habíamos reservado por internet, a un precio 22,00 € por 24 horas, con plaza reservada y acceso por la entrada de abonados, con lo que evitas las colas. Dejas el coche en la azotea de un edificio de 10 plantas, donde tienes ya una primera vista impresionante de la ciudad.

Nuestro primer destino, Burano. En el propio aparcamiento puedes adquirir un bono de vaporettos para un día —o más—, y nos dirigimos a este pequeño pueblo tan pintoresco, tomando primero el 4.2 a Fondamente Nove, y desde allí el 12 a Burano. Curiosa la mezcla que se produce en él tanto de turistas como de señoras del pueblo barriendo las puertas de sus casas, o tendiendo la ropa, y pescadores limpiando sus barcas. Te encontrarás tiendas de encaje delicado, fabulosas y carísimas.

Burano
Casas de Burano

A media mañana de vuelta, dispuestos a disfrutar de Venecia. No voy a ilustrar las bondades y peculiaridades de esta ciudad, que ya explican mil guías y todas son útiles. Esta ciudad es para perderte en sus calles, para pararte en sus puentes a ver las pericias de los gondoleros en los estrechos canales, y para pasearte en vaporetto, góndola o taxi por el Gran Canal, que, como los venecianos dicen, es la calle más hermosa del mundo.

Venecia
El Gran Canal desde el puente de la Academia

Parada más que aconsejable para comer un buen trozo de pizza recién hecha en Sansovino, en San Marco 2628, junto a Campo San Maurizio. Bien de precio, recién hechas, masa perfecta, y rellenos muy ricos. Para llevar: no tiene mesas.

Alojamiento

Volvimos a Padua a descansar en el mismo hotel de la noche anterior.

Día 10. Venecia—Verona—Sirmione—Brescia

242 km

El día anterior en Venecia había discurrido por la ruta más turística de la misma y queríamos dedicar una mañana al mercado de Rialto —habrá entrada contándolo— y a la zona de Venecia menos conocida. Volvimos a dejar el coche en el aparcamiento, y fuimos a pie desde Piazzale Roma hasta Rialto. Como era muy temprano nos hicimos un recorrido fantástico prácticamente solos —salgo algún veneciano con su carrito— hasta el mercado. Ojito al Panificio Favero Claudio, en Santa Croce 1911, y a su pan: de las mejores ciabattas que he probado en Italia. A la una, cuando la ciudad ya se llenaba de los turistas que llegaban en masa desde cruceros y desde la estación de tren, nosotros decidimos seguir nuestro viaje.

Pasados unos 112 km, parada en Verona, corto paseo por un centro histórico muy animado hasta la casa de Julieta —a mis chicas les apetecía mucho este turístico plan—. Hay tanto que ver en Verona, que se nos hizo muy corta la visita. Me parece muy recomendable para visitar más allá del topicazo de ser una de las ciudades más románticas de Italia.

Unos 42 km más y parada en Sirmione, a media tarde, a dar un pequeño paseo por la zona del lago Garda, sitio muy turístico. Un ir y venir de coches que entran y salen.

Unos últimos 40 km y parada en Brescia para recuperar fuerzas y hacer noche.

Alojamiento

NH Brescia
El único hotel que nos ha fallado de todo nuestro periplo italiano. Colchones patéticos y en general, un hotel nada que ver con lo que normalmente ofrece esta cadena. Nada recomendable.
Precio medio de una habitación doble: 77,00 €, desayuno incluido.
No tiene garaje.
Coordenadas GPS: 45°32’1.15″ N, 10°12’43.58″ E

Día 11. Brescia—Milán

90 km

Nada nuevo que añadir a lo que os podéis imaginar de Milan: tiendas, tiendas, tiendas y más tiendas. Maravilloso el Duomo. Es el monumento más representativo y el icono de la ciudad. Fijaos en las vidrieras, y en los diferentes detalles arquitectónicos, aunque no seáis de ver monumentos. La Piazza del Duomo es un lugar muy concurrido y el punto perfecto para iniciar un recorrido paseando por Milán. A la propia plaza se abre la célebre Galería Vittorio Emanuele II, construida a finales del XIX, bajo cuyas bóvedas acristaladas te encontrarás tiendas de mirameynometoques y restaurantes finos.

Milán
El Duomo de Milán

Alojamiento

NH Milano 2
Totalmente recomendable. Los apartamentos se encuentran situados al lado de un lago artificial entre numerosos arboles, con unas vistas estupendas. Habitaciones muy cómodas.
Precio medio de la habitación doble: 66,00 €, sin desayuno.
Precio del garaje: 5,00 €.
Coordenadas GPS: 45°30’6.52″ N, 9°16’5.55″ E

Día 12. Milán—Turín

153 km

El día de Turín lo dedicamos nuevamente a pasear y conocer la ciudad tranquilamente. Una delicia para caminar conociendo los monumentos de la ciudad, espectacular la Mole Antonelliana, sus cafés míticos y sus maravillosas pastelerías, donde se comercializan y se hacen algunos de los mejores chocolates de toda Italia.

Alojamiento

NH Ambasciatori
Hotel un poco antiguo, pero correcto, desayuno incluido en el precio. Desde su ubicación muy cómodo el paseo sin tener que coger el coche de su garaje.
Precio medio de una habitación doble: 77,00 €, desayuno incluido.
Precio del garaje: 16, 00 €.
Coordenadas GPS: 45°4’4.24″ N, 7°39’55.27″ E

Día 13. Turín—Valle de Aosta—Annecy

270 km

Salir de Turín y empezar a disfrutar de paisaje verde y de montaña a lo bestia es todo uno. Nuestra siguiente parada fue Aosta, un pueblo de los Alpes italianos, donde las tiendas de quesos, de esculturas de madera, cuero y encaje harán vuestras delicias, en un entorno de ciudad romana y medieval. Aparcamiento no cubierto en Piazzale Plouves.

Aosta
Porta Prætoria

Desde Aosta a 36 km, parada obligatoria en Courmayeur. Encontramos un sitio de picnic absolutamente recomendable a los pies del Montblanc, al que se accede por la Strada Entreves-Larcey, a la salida de la población.

Pasamos a Francia por el túnel del Montblanc: 12 km, 43 euros para un turismo. La entrada al peaje se hace como las salidas de las etapas cronometradas de la Vuelta: cada pocos minutos se le da salida a un vehículo desde la zona de peaje. Asusta el folleto de medidas de seguridad.

El equipo al pie del Montblanc
El equipo al pie del Montblanc

En una hora nos plantamos en Annecy, pueblo francés de cuento, con un casco histórico medieval entre canales y flores. Por primera vez en nuestro viaje sacamos los chubasqueros para pasear por esta ciudad durante la tarde.

Annecy
Quai de l’Îlle, Annecy

Alojamiento

Hotel Best Western.
Habitaciones pequeñas, pero cómodas. El garaje para personas con coche pequeño y cierta pericia. A 15 minutos del centro caminando.
Precio medio de una habitación doble: 107,00 €, desayuno no incluido.
Precio del garaje: 8,00 €.
Coordenadas GPS: 45°54’0.56″ N, 6°6’57.48″ E

Día 14. Annecy—Lyon—Perpignan

598 km

Jornada de viaje ya de vuelta a casa, con parada en Lyon. Obligatorio el paseo por su casco antiguo. Puedes dejar el coche en el Parc Cordeliers, en la Rue Antoine Salles, un pan muy rico y una quitche Lorraine deliciosa en la boulangerie que hay al lado de la catedral de Saint Jean Baptiste. Uno de los placeres de Lyon es recorrer la ciudad buscando atajos y pasadizos que comunican calles y patios.

Lyon
Catedral de Saint Jean Baptiste

Seguimos camino a Perpignan, donde llegamos ya con las fuerzas justas para descansar en el hotel, porque al día siguiente nos esperaban muchos kilómetros hasta llegar a casa. Es conveniente que llevéis para el picnic de este día pan francés y alguna cosa para acompañarlo, ya que las paradas en las áreas de servicio francesas, son para ir de vacaciones a ellas: cuidadísimas y la mayoría de ellas en un paisaje de cine.

Enfrente del hotel de Perpignan donde nos alojamos hay una panadería para perder el conocimiento. Aviso.

Alojamiento

El centre del mon
Habitaciones fantásticas de ambiente futurista, ideales para descansar, totalmente insonorizadas.
Precio medio de una habitación doble: 71,20 €, desayuno —excepcional— incluido.
Precio del garaje: 10,00 €.
Coordenadas GPS: 42°41’41.90″ N, 2°52’43.50″ E

Día 15. Perpignan—Cuenca

723 km

Después de estos días tan estupendos paseo va, paseo viene, monumento va, monumento viene, necesitábamos recalar en Cuenca para descansar, sin mayores planes que hacer durante una semana, más que llevar la vida más tranquila posible, cosa que en mi tierra es muy sencillo hacer.

Espero que te haya sido de utilidad esta larga entrada, por si alguna vez te planteas hacer alguna etapa de este viaje. Muy largo, lo sé, pero no tenía sentido dividirlo en varios, porque se perdería el sentido de lo que es la ruta completa. Nos hay ayudado mucho la guía visual de El Pais Aguilar “Descubrir Italia en 24 rutas en coche”.

Su

Publicado por Su, el 7 de septiembre de 2014. Esta entrada está guardada en: Rutas por Europa. Etiquetas: , ,

Comentarios


Para comentar debes dar tu consentimiento para que tratemos tus datos. Aquí te explicamos qué hacemos con ellos.

Te recordamos que:

No publicaremos tu dirección de correo electrónico

Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos

Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos cómo hacerlo


¿Sabías que puedes recibir gratis todas las novedades de webos fritos? ¡Entérate cómo!

Ya se han hecho 66 comentarios para "Ruta en coche por el Norte de Italia".
  1. Mayte dice:

    Me ha encantado tu entrada….muchas gracias por ilustrarnos….

  2. patricia dice:

    muy util y resumido !!!

  3. Lola dice:

    Buenas, se que tu entrada es de hace tiempo, pero al teclear en el buscador de google recomendaciones para una ruta en coche por el norte de Italia, la primera en salirnos fue tu página. Quería darte la enhorabuena por esta entrada tan maravillosa y explicativa, que nos ha servido de guía en nuestro viaje, ya que al principio teníamos una visión algo caótica de nuestra ruta. Agradecemos por tanto que haya gente que de esta manera comparta con todos,sus increíbles experiencias. Gracias un vez más.

  4. M.Jesús dice:

    Hola, enhorabuena por tu viaje. Yo quiero salir ahora en julio, me encanta conducir pero tengo dudas y un poco de susto. Me recomiendas hacerlo en coche? Voy a la Toscana, salgo desde provincia Huelva.

    • Su dice:

      POr supuesto que sí, te encontrarás tráfico, porque por la zona de la costa azul, hay un montón de gente, pero…es una pasada de viaje tal y como describo en el post

  5. Ruth dice:

    Increíble viaje!! gracias por tanta información!!

  6. ¡Excelente ruta! Gracias por compartir el itinerario,
    Un saludo

  7. Ana dice:

    Hola…muy buenas, estoy leyendo la ruta por el norte de Italia y cogiendo ideas para mis vacaciones del próximo julio donde pensamos parar en Milán (2 noches de alojamiento), una a la ida y otra a la vuelta, y otras 5 noches en Padua para visitar Verona, el Lago di Garda (Sirmione…y algún pueblo más), Padua y Venecia. En Venecia pretendemos ir un par de días, uno de ellos para recorrer bien la ciudad y otro queremos hacer la excursión a Burano. Veo que vosotros comprasteis las entradas para el vaporetto en el mismo parking, podrías decirme que os costaron, es que por internet no encuentro información clara porque todas las rutas que veo te llevan a Murano y Burano, y a mi solamente me interesa ir a Burano. Te agradecería algún consejillo sobre el viaje.

  8. Miguel dice:

    Hola tengo ganas de hacer una ruta por el norte de Italia pero especialmente en la zona de los Alpes italianos por la zona del lago Como etc,a me gustaría si es posible que aconseje con respecto a que tengo que tener en cuenta para visitar esa zona y qué sitios serían los más recomendables

    Gracias

Mostrar comentarios

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….

Síguenos en redes sociales

¿Quieres recibir las recetas en tu correo?