Trece preguntas sobre el aguacate

Publicidad

Trece preguntas sobre el aguacate

Hoy seguimos interesándonos por productos que nos apasionan. Además, detrás del maravilloso mundo del aguacate hay otra historia que os quiero contar.

Aguacates

1. El aguacate ¿es fruta o verdura?
Es una fruta. Su árbol, llamado aguacatero, es de la familia del laurel. Se trata de una planta muy frondosa con hojas grandes de color verde oscuro, y que llegan a medir alrededor de 25 cm. El árbol da unas flores amarillas muy llamativas, y muy pequeñas. En el proceso de floración se pierden una gran cantidad de flores, que caen al suelo. Cada árbol puede llegar a producir hasta un millón de flores y sólo el 0,1 % se transforma en fruto.

La fruta tiene forma de pera y su peso puede oscilar entre los 60 gramos y el kilo o kilo y medio, según su clase. Su piel puede ser desde fina y verde oliva hasta más gruesa y muy oscura, casi negruzca. El interior tiene una pulpa verde claro de diferentes consistencias. En el centro se halla una semilla dura con forma de huevo.

2. ¿Cuándo se cosecha y se recolecta?
Tras la plantación de un aguacatero hay que esperar más o menos cinco años para empezar a recolectar frutas. Además, el primer año sólo producirá unas cincuenta piezas, y cada año que pase irá experimentando un crecimiento exponencial en la producción. Algunas variedades, como Hass, Fuerte y otras de fruto pequeño pueden producir entre 1.000 y 1.500 frutos a los diez años.

3. ¿Cuándo madura el aguacate?
Después de ser recolectado. Empiezan a madurar por el extremo ancho una semana después de su cosecha y desarrollan mejor calidad si la temperatura se mantiene entre 15º y 24º. Es importante saber que el aguacate nunca madura en el árbol, por eso su punto dependerá de las condiciones en las que se guarde una vez recolectado. Es muy importante que se almacene en sitios bien ventilados, sin recibir golpes, y sin excesos de calor ni cambios de temperatura. Es una fruta muy delicada.

Otro punto importante es el modo de recolección. El aguacate no debe estar ‘despezonado’, es decir, debe tener un trocito del tallo de donde colgaba pegado a su parte más estrecha. Si pierde esta especie de cordón umbilical madurará mucho más rápido, e incluso puede comenzar a ponerse negro horas después de ser arrancado del árbol.

4. ¿Hay algún truco para acelerar el proceso de maduración?
Sí: ponerlo en una bolsa de papel o papel de periódico con un plátano o una manzana, que emiten etileno y ayudan a la maduración. Además hay quien los guarda en los cajones junto a los paños de cocina, o incluso en sitios un poco cálidos. No obstante, el mejor proceso de maduración es el espontáneo de la propia fruta una vez cortada.

5. ¿Cómo saber que un aguacate está maduro?
Si cede a la leve presión del dedo. Ahí entrará la destreza de cada uno. No es conveniente andar apretando ni manoseando las frutas, porque cada presión excesiva hará daño a las capas más externas de la pieza. La presión justa que debemos hacer tiene que ser suave, digamos superficial. No por apretar más conseguiremos saber algún dato más. Dejémosles madurar tranquilamente. El consejo es usarlos desde que su pulpa ceda sensiblemente a la presión de nuestros dedos como hemos comentado. Otro truco está en hacerlos sonar, si la pipa o hueso está suelta es que ya se pueden comer, incluso ya ha pasado un poco su punto.

Comer un aguacate duro es un castigo no recomendable; además resultan desagradables al paladar y son muy indigestos. En el otro extremo, comerlos pasados de madurez también es muy desagradable, porque pierden su textura y se convierten en una pasta aguada. Algunos aguacates, los más grandes, incluso desarrollan una especie de hilos internos no muy agradables al paladar. Por eso conseguir comer un aguacate en su punto es el placer de los placeres para los que nos gustan.

6. ¿Se pueden conservar en el frigorífico?
Si se meten en el frigorífico estando inmaduros se estropean; si ya están maduros, pueden aguantar refrigerados unos días. Se pueden introducir en la nevera una vez comprados y aguantarán un poco más su maduración. Sin embargo no es muy adecuado hacerlo, porque como ya dijimos esta fruta lleva muy mal los cambios de temperatura.

7. ¿Cómo evitar que pardeen una vez abiertos?
O añadiendo zumo de limón, o poniendo un plástico contra la superficie. El proceso de oxidación en esta fruta es rapidísimo. Se puede añadir zumo de limón por encima o, si se prepara trabajado, en su interior, pero cuidado, porque unas gotas de más harán que el aguacate pierda su delicado sabor a nuez y sepa solamente a limón. Por eso lo mejor es abrir y comer.

Otro truco interesante es no separarlo de su hueso hasta que lo vayamos a consumir. Por ejemplo, si hacemos guacamole o guasacaca —salsas a base de aguacate y otros ingredientes— meteremos el hueso en el bol donde pongamos la salsa, y lo dejaremos allí hasta la hora de emplatar.

8. Los aguacates son delicados: ¿cómo saber que están en perfecto estado?
Se ha de comprobar que la piel no presente ningún tipo de defecto como manchas, puntos negros o signos de excesiva maduración. Lo decíamos más arriba: el proceso de recolección y depósito debe ser excesivamente cuidadoso. Tiene que tener su ‘rabito’ y no estar golpeado. La fruta tiene que estar tersa en toda su piel, no debe presentar zonas más débiles.

Lo interesante siempre es comprar aguacates no maduros y madurarlos en casa, de manera tranquila y poco a poco. Si los compramos maduros es que ya ha pasado tiempo desde su recolección o han pasado por cámaras, con lo cual cuando quitemos la piel seguramente encontremos alguna sorpresa desagradable.

9. ¿Qué propiedades tiene el aguacate para nuestra salud?
Si conseguimos un buen aguacate, además de proporcionarnos un inmenso placer al comerlo, tendremos un alimento que aporta grasa mayoritariamente monoinsaturada: el 72% del total de grasas es ácido oleico, característico del aceite de oliva virgen extra. Es rico en minerales como el potasio, el magnesio y pobre en sodio. Destaca su contenido de provitamina A, vitamina E y ciertas vitaminas hidrosolubles del grupo B, como la B6 o Piridoxina, importante para el funcionamiento del sistema nervioso.

10. ¿Dónde se cultiva?
En zonas con climas tropicales. Se trata de una fruta originaria de México que se extendió por el centro de América y luego por Asia. En Europa se cultiva principalmente en Canarias y en Andalucía —Granada, Málaga, Almería…—. España exporta un 13% del total mundial, sólo superada por México y Chile. En España se consumen anualmente sobre unas 17.000 toneladas al año y se exportan unas 43.000, principalmente a Europa.

Este árbol puede plantarse en zonas ubicadas desde el nivel del mar hasta los 2.500 metros. En lo que respecta a la temperatura, las variedades tienen un comportamiento diferente de acuerdo a la raza. La raza antillana es poco resistente al frío, mientras que las variedades de la raza guatemalteca son más resistentes, y las mejicanas las que presentan la mayor tolerancia al frío.

11. ¿Algún dato curioso sobre el aguacate?
Además de ser un excelente alimento, de los aguacates maduros se extrae un aceite, similar al de oliva, que es muy utilizado en la industria farmacéutica y cosmética.

12. ¿Cuál es la mejor variedad?
En nuestros mercados hay muchas variedades de esta fruta; las más habituales son: Hass, Fuerte, Bacon, y Pinkerton, al menos en los mercados más cercanos al sur de España. En América, por supuesto, muchas más.

Sin duda la variedad más sabrosa es la denominada Hass, que se desarrolló en California en 1935. Israel es uno de los productores más importantes de esta variedad. Se trata de una fruta compacta, casi negra, con la piel muy rugosa. Por dentro es verde claro, más claro a medida que se profundiza más. No llega a alcanzar mucho peso. Su textura es cremosa y suave, aunque tiene cierto toque de consistencia comparada con otras variedades. Sabe a una especie de mantequilla de frutos secos, con ligeros toques a nuez.

13. ¿Cuáles son las preparaciones más habituales?
Sin duda para los puristas la manera más habitual de comer esta fruta es al natural, es decir, cortar, pelar, salar y comer. El acompañamiento habitual es el pan. Con aceite de oliva virgen extra se potencia su sabor enormemente.

Una vez dicho esto, el resto de recetas son ya muy conocidas. El guacamole mexicano es una salsa a base de aguacate al que se le añade cebolla y tomate. La guasacaca venezolana se parece mucho pero quizá sea más especiada. En Perú lo hacen relleno, de mariscos y pescados. En general se suele comer poco procesado, en aperitivos y canapés y suele combinar bien con cualquier alimento. La cebolla enamora al aguacate y el ajo también.

En Canarias es muy habitual su uso en salsa para condimentar los bocadillos, y en casi todos los establecimientos en lo que los venden añaden salsa de aguacate a ellos.

El uso en ensaladas también está muy extendido.

Más información

En webos fritos podrás encontar estas recetas con aguacate:

Mi amigo Leoncio, tinerfeño él, me ha ayudado a redactar esta información tan extensa.

Leoncio

Nadie mejor para ello, pues me consta que no tiene sangre en las venas: por ellas corre aguacate machacado. Con él he compartido muchas charlas alrededor de este tema, y del aceite, y de productos que no llegan a Canarias, y de mil cosas que nos preocupan. Le pedí que por favor me enviara unas palabras, porque quería que le conociérais, y esto fue lo que escribió:

«Nací un día del mes de mayo de hace cuarenta años. El Norte de esta isla donde habito era, en esos tiempos de color recién estrenado, saturado y de Agfachrome, una enorme alfombra verde y amarilla. Hacía algo más de setenta años a alguien se le ocurrió la brillante idea de explotar comercialmente la Gran Enana (Musa cavendishii) que ya existían en las islas desde el siglo XVI, un plantón que da plátanos pequeños, sabrosos y con manchitas marrones.

»El padre de mi madre, en esa década en la que España se desperezaba y abría la boca para tomar aire y bostezar, cuando todos los españolitos pensaban que en Canarias sólo había esos plátanos (y algunos creían que también monos), decidió arrancar los cuatro rolos (así se llama a los tallos de las plataneras) que le quedaban y desterrar de su pequeña finca la fruta “nacional”.

»En sus terruños, distribuidos en terrazas, el viejito comenzó a plantar árboles muy frondosos y altos que daban una fruta generosa, verde oscura por fuera y clara por dentro. Llegaban a Canarias los primeros aguacateros (Persea americana), cuando en la península, en la España de la transición, aún no sabían muy bien ni dónde estaba el trópico (ni el propio ni el ajeno) y si en él se daba algo más que hamacas de playa y bikinis de suecas.

»Me crié pues comiendo aguacates, como en otros lugares los hijos de los aparceros comían plátanos, calabazas, tomates o coles. La exportación se tornaba muy difícil para un producto tan sensible y los rechazos de la venta iban a parar a nuestras ensaladas, a nuestras tortillas, a nuestros bocadillos… incluso a nuestras sopas.

»Pasado el 2007, navegando por estos mares cibernéticos donde ahora, desgraciada o afortunadamente, habitamos, tropecé con una receta de alguien que de forma exquisita decía que el aguacate era un escalón hacia la gloria, pero añadía “cuando se conseguían buenos, claro” que eran las menos ocasiones. Me sorprendió que aún, más de 37 años después de que mi abuelo plantara su primer aguacatero, no llegaran a la España profunda piezas en condiciones óptimas de precio y calidad.

»Escribí todo esto en un comentario en aquel post de un recién estrenado blog llamado webos fritos; y de la pipa redonda y dura de aquel aguacate (hueso le dicen en otras latitudes) nació una amistad verdadera. Aún no hemos podido darnos la mano (y recalco, aún), ni un beso, ni un abrazo, porque Cuenca está muy lejos del Rincón de La Orotava.

»Sin embargo, he dispuesto, bajo la sombra del aguacatero grande de mi amistad, un pequeño espacio para, algún día, tomar un gazpacho a mi manera, con unos trocitos de verde y un vasito de vino blanco junto a Susana, a Jesús y a la familia entera de los webos fritos, hacer unas fotos y luego colgarlas en la red, en aquella red en la que afortunadamente hace cuatro años se abonó la semilla de esta gran amistad.

El náufrago de San Barandán.»

Foto Leoncio: Marta Giménez

Gracias, amigo.

Publicado por , el Productos. Etiquetas: , , ,

Comentarios

Deja tu comentario:

Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos como hacerlo

Al dejar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos.

Ya se han hecho 84 comentarios para "Trece preguntas sobre el aguacate".
  1. Pepacooks dice:

    Cuanto nos queda por aprender…

    Increible al aguacate, con zumo de limón y ralladura y sal maldon.

    Gracias como siempre por enseñarnos tanto

  2. Marisabel dice:

    Carayyyyyy!!!
    Cuantas cosas interesantes del aguacate, a mi me gusta tal cual en ensaladas con un poquito de sal y aceite (un hilito)por supuesto el guacamole, pero relleno de marisco ha de estar estupendo.
    Gracias Su y Leoncio por vuestra información.

  3. Mar dice:

    Pedazo de entrada!! me ha encantado, como siempre, la verdad.
    Me encanta el aguacate, a mi no me corre por las venas como a Leoncio, pero la verdad es que lo usaría para un montón de recetas, desgraciadamente no puedo hacerlo, a mi marido no le gustan y a mis hijas menos, así que me conformo con alguna “escapada” eso si, en una cosa le voy a dar la razón es muy difícil encontrar un buen aguacate y en su defensa dice que ” eso” no sabe a nada , así que seguiremos luchando y si no pues nada a seguir escapando..Bss

  4. LMB dice:

    Querida Susana&cia de los webos, con esa facilidad para contar historias y dejarnos enganchados a tu blog, que yo abro a diario aún sabiendo que no puedes publicar todos los días, ¿has pensado en hacer un “Con los webos en la mochila” o algo así? Si alguien de tele-castilla-la-mancha o similar, está enganchado a este blog como tantos de tus seguidores, esta chica y su “&CÍA” son una mina de oro.
    Gracias de nuevo por tus recetas, tus historias compartidas y en general por tu buen hacer, y el de tu “&CÍA”. Un beso grande a la alcarria.

  5. eva dice:

    muy interesante! me encanta el aguacate en ensaladas, especialmente una con mango y cogollos con una vinagreta de mango receta de mi tio ummmm

  6. morgana dice:

    ¿Qué puedo decir sino GRACIAS? La primera vez que probé los aguacates no me dijeron nada pero repetí, como con la tónica. Y ¡¡ vive dios si les cogí el gusto !! Cuando pillas uno bueno son una auténtica delicia. Untados en una buena rebanada de pan de centeno como si fueran mantequilla y con un pelís de Herbamare por encima es como más me gustan.

    Un abrazo.

  7. Julia dice:

    Yo quiero contarte que a mi me encanta una buena rodaja de pan redondo tostado,frotarle un poco de ajo,un chorrito de aceite de oliva, untar el aguacate y espolvorearlo con levadura de cerveza. Puede que suene rara la combinación pero esta buenisimo. Lo unico malo que tiene el aguacate es que es la fruta con mas calorias que hay… asi que hay que dosificarlo !. Si no conoces los copos de levadura de cerveza te animo a probarlos, son una funte de vitaminas del grupo B y va fantastica para la salud de la piel,el pelo y las uñas, yo la pongo sobre todo en las ensaladas,sobre las lentejas o las judias verdes, le da un sabor buenimo y asi tambien poco menos sal a todo.

  8. Alicia dice:

    Me ha gustado mucho el post. Parece mentira que un único árbol pueda dar más de mil frutos al año.
    El relato de Leoncio estupendo.
    Besos.
    Alicia.

  9. Irene dice:

    Los aguacates en España suelen dar pena, están súper verdes y maltratados! Por suerte, aquí en Suiza suelen ser de primerísima calidad, maduros pero sin pasarse, deliciosos! La próxima vez me fijaré, igual vienen de Canarias!

  10. Lola dice:

    Hola,

    me ha encantado este supertutorial de aguacates!! No sabía que mi ignorancia al respecto era tan grande, yo los duros los dejaba, los compraba maduritos… Bueno, muchísimas gracias por enseñarme tantas cosas´que ya tendré en cuenta a la hora de comprarlos!!!

    Saludos

  11. La entrada sobre los aguacates me parece muy interesante.Yo los utilizo bien poco, la verdad.
    Gracias especialmente por compartir con todos nosotros tu amistad con el Naúfrago y la historia que nos cuenta, entrañable.
    Un abrazo,
    María José.

  12. SandeeA dice:

    qué interesante Su! yo para q no se ponga feo, como no me gusta q sepa a limón, lo unto de aceite y también funciona :)

  13. Me encantan los aguacates. Te añadiría algún dato extra, como que en américa se llama Palta en algunas zonas, y que se puede cocinar tanto en crudo como guisado, o en caldos.

    En mi opinión, combina espectacularmente con el salmón, además de sus usos en ensaladas. Y es genial para dar jugosidad a los bocadillos, en lugar de tomate, o de mantequilla.

    Un montón de besos y abrazos

  14. Creia que no podía mejorarse ese reportaje aguacatero que me estaba, por cierto haciendo la boca agua(cate).
    Y llegamos al final y me encuentro con la preciosa historia de ciber-amistad.
    Gracias por tanta información, y por tanta ternura.
    Un beso

  15. Begoña dice:

    Su, después de leer este estupendo tratado sobre el aguacate y de conocer a Leoncio, por cierto una persona muy interesante, sólo te queda una cosa por hacer: venir a Nerja, paraiso del aguacate. Queda dicho, tu y toda tu familia estais invitados y os vais a “jartar” de aguacate….
    Un abrazo, Begoña

  16. Gloria dice:

    Perfecta la información, estas haciendo que aumente mi cultura por días.
    Me encanta el aguacate en todas sus recetas, hace 30 años lo tomé en canarias al horno y con una crema por encima, me encanto, pero no he vuelto a ver ninguna receta de asi, casi todas son en crudo.
    Cuando la carretera de Andalucía no era autovía al pasar por Granada siempre parábamos a comprar un cajón, …una maravilla.
    La guasacaca me priva, mis amigos venezolanos nos la dan con carnes a la brasa y es una delicia.
    Su, una vez mas, gracias por la informacion.
    Venir por tu blog es como ir al cole, pero divertido!!

  17. Cecilia dice:

    Pues para las fiestas navideñas compré dos aguacates para hacer tu receta de crema de aguacate con anchoa de Santoña y precisamente por desconocimiento de los aguacates,que no los he preparado mas que una vez hace ya muchos años, se maduraron tanto que fueron a la basura. Insistí y compré otro que sí lo preparé a tiempo y salió una crema exquisita. Tanto nos gustó que anteayer volví a comprar otro y quería utilizarlo en ensalada y mira por dónde, Susana de los Webos publica esta preciosa historia de Leoncio y sus aguacateros.
    Con toda esta información que vosotros generosamente ofrecéis ya no tendré excusa si se me pasa de maduro un aguacate, tampoco para no consumirlos más a menudo.
    Un abrazo. Cecilia

  18. marina dice:

    en la zona donde vivo, Fuengirola(Málaga) se cultivan y son bastante buenos,pero no sabia que habia que comprarlos con rabito. Gracias por enseñarme, como siempre, algo nuevo.

  19. miguev dice:

    El aguacate, concretamente la variedad de piel gruesa y oscura, con sabor intenso, es El comestible que más echo de menos de mi querida tierra (Tenerife). Cada vez que paso por allí (hace más de un año de la primera vez) me paso los días buscando batidos de aguacate, arepas con aguacate y guazacaca (sí, las dos cosas ;), ensaladas con aguacate y todo lo que pueda encontrar con aguacate… voy por un babero.

  20. Impresionante Su, pues mira que casualidad, tenemos un especial sobre el aguacate y su origen que públicaremos en unos meses. Desde luego mencionaremos tu genial post porque es completísimo. Mis felicitaciones por este estupendo reportaje.

  21. maria dice:

    Os recomiendo, super bueno, aguacates con gulas. Las que venden preparadas, con o sin gambas, las calientas sarten con un poquito de ajo, algunas ya lo traen y se las echas por encima a un par de aguacates cortaditos. Rico, rico

  22. Pilar dice:

    Hola!!!!
    yo tengo una pequeña plantación de aguacates, Hass y Fuerte (pero muy pequeña, unos 150 árboles).
    En mi zona, campo de gibraltar hay bastantes parcelas que lo cultivamos y se venden a Mercados de Velez Malaga, Estepona … y después los importan. De hecho, en mi caso los recolestamos este fin de semana.
    Nosotros no les hechamos nada de engorde ni nada ya que no nos dedicamos a esto y claro, tampoco le dedicamos el tiempo necesario y no son muy muy grandes pero si pueden llegar a pesar unos 150 grs aprox. A mi me encantan pero es cierto que se cae muchisimas flores. A mi padre le encantan los árboles frutales y tiene plantados naranjos, limones, chirimoyos, nectarinos…etc casi todos nos lo roban pero él se distrae teniéndolos. A él como más le gusta es sólo y a mi con palitos de cangrejo o gambas, a mi marido con salsa rosa, a mi madre en ensalada, mi cuñada en guacamole….como podéis comprobar se puede hacer muchas cositas con ellos.
    Un abrazo

  23. Laube dice:

    Me ha encantado leer las palabras de Leoncio. Yo, como canaria que también soy, adoro saborear un aguacate. En la finca de mis padres tenemos dos aguacateros, cada uno de una variedad, y nos ponemos las botas a base de bien. Son como la miel y las almendras juntas… Una alcanza el cielo comiendo aguacate.
    Sólo voy añadir que una amiga chilena me comentó que otra forma de evitar la oxidación del aguacate es lavándolo con agua (la pulpa, se entiende) y que quienes comemos aguacate de manera asidua sabemos distinguir el cambio de color de la piel del aguacate, que se va oscureciendo cuando va madurando.
    ¿Sabes que me gusta mucho…?. Una rebanada de pan bueno, con unas finas lonchas de aguacate y un poquito de salmón ahumado encima. Su, de verdad, manjar de dioses; maná…
    Un besote guapetona

  24. Genial tu historia y la de tu amigo canario y agaucatero

    Un beso. Ana

  25. Belén dice:

    Sugiero tomar el aguacate de postre, como la fruta que es. Simplemente le dejaremos la piel y lo abriremos a la mitad y espolvorearemos azúcar por encima. Con una mano aguantamos el aguacate y con la otra metemos la cucharita. Cuando me lo contaron no me lo podía creer, hasta que lo probé y si el aguacate está en su punto, es un postre exquisito.

  26. María dice:

    Muy bonita la historia de Leoncio, la proxima vez que me coma un aguacate me acordaré de los dos. De Su porque será con una de sus recetas y de Leoncio porque le ha añadido un poco de poesia, y así seguro que aún estará más buena
    Gracias a ambos

  27. Pilar dice:

    En la costa oriental de Málaga tenemos muchos y buenos aguacates, la inmensa mayoria se exportan a toda Europa y aqui nos dejan los que no cumplen los requisitos exigidos en los mercados europeos.
    Probar a tomar el aguacate con frutos secos picaditos y zumo de naranja.
    Saludos
    Pilar

  28. maribel dice:

    Gracias por tu trabajo Su.
    Yo si conozco bien los aguacates pues en la zona donde vivo se crían muy bien y en epoca de cosecha no falta nunca una bolsa llena en mi puerta que deja algun vecino con campo.
    Comentar que en Brasil, donde mis padres fueron emigrantes no solo se comen salados, sino que se añaden a las papillas y a los batidos de zumos de los niños.
    Tambien se comen con unas gotas de limón y azúcar y bien machacados con un tenedor y resultan un postre diferente. Añadir un poco de nata montada. Atreverse a probarlos dulces.
    Un saludo Maribel.

  29. Maria Garcia dice:

    Bueno pues a mi no me gusta nada el aguacate pero a mi hija le encanta así que gracias por la informacion, ahora sera mas facil comprarlos y conservarlos que para mi era toda una incognita.

  30. lola dice:

    gracias por la información, a mi como mas me gustan es con un poco de sal

    ¡¡¡besos¡¡

  31. a.r.c dice:

    Un aguacate
    Sal
    Pelar el aguacate, cortarlo en trozos y meterlo al microondas 30 segundos (para templar). Sacar, moler con un tenedor, salar al gusto y………….

    voilá….CAPRICE DES DIEUX.

    Más fácil imposible

  32. Mer dice:

    Hola Su!
    Estupenda la entrada! A mi me chifla el aguacate, y ahora te voy a decir otra manera de prepararlo: en batido. Nunca lo he probado de hacer, pero seguro que con un poco de leche y azúcar tiene que estar delicioso. Así es como lo probé la última vez que fui a Marruecos, lo tenían en muchas cartas de bares y sitios de comidas.
    Un abrazo

  33. Beatriz dice:

    Quería escribir exacto lo que dice Maribel: en Brasil lo probé licuado con leche y azúcar, queda riquísimo. Y en casa de mis padres se hacía en puré con jugo de naranja y azúcar. Acá en Austria me horroriza el precio del aguacate (yo lo llamo palta) así que aprendí a hacer trampa y mezclarlo con queso blanco y azúcar. No le quita el sabor original y aumenta el volumen.

  34. Yoli dice:

    Buenas noches Su:
    me ha gustado tu post del aguacate, me hace sonreír, porque me gusta mucho el aguacate y sobre todo porque mi niña se los zampa a cucharada limpia desde que tiene poquito más de un año, tenemos unas fotos divertidísimas de ella, en una mano armada con la cuchara y en la otra el aguacate, y la boca llena de verde. Hay días que le digo “¿qué quieres merendar?” Y me dice: “Mamá, ¡cate!”. Claro que también lo debe llevar en las venas, porque a mí me fascinan y su padre es colombiano. Yo he vivido en Colombia algo más de un año y también lo he probado en batido con leche y azúcar ¡delicioso! y qué decir de comerse un sancocho sin el aguacate ¡queda triste y desangelado!
    Supongo que habrás leído esta información buscando por ahí, parece que el aguacate no se puede polinizar a si mismo. Que un día se abren las flores hembra, y al día siguiente éstas se cierran y se abren las flores macho (por decirlo con sencillez, ejem, seguro que se me entiende), así que para tener frutos no basta con un árbol, hay que buscarle un “amigo”. Aunque he consultado en la red y también he visto la otra versión, que sí se puede polinizar a si mismo. No lo sé, no soy una entendida del tema, ¡sólo se me da bien comerlos!
    En fin, es que esto también me hace sonreír, porque una vez, al abrir un aguacate, vi que la semilla había empezado a germinar (no es fácil conseguir esto, ¡al menos en un tiesto y en Madrid!), así que lo planté y siguió creciendo, ahora es una hermosa plantita, y lo tengo en la oficina en un tiesto, lo comparto con mi vecino de oficina y él siempre me dice en broma “algún día tendremos aguacates y nos los comeremos” . Y yo le digo “me parece que antes habrá que buscarle un amig@”. Y nos partimos de la risa.
    En resumen, que me has hecho sonreir. Gracias y buenas noches. Un abrazo,

    Yoli

      • Carmen dice:

        Hola. Me encanta el blog aunque nunca he escrito nada. Viví en Bolivia cinco años y alli hay unos excelentes aguacates. Sólo deciros que es muy muy fácil que germine. En Bolivia mucha gente tiene una plantita de aguacate en la cocina como adorno. Se coge el hueso de un aguacate recien pelado y se lava bien con agua. Se le pinchan dos palillos, uno a cada lado del hueso como –0–. Este artilugio se coloca encima de un vaso lleno de agua. Los palitos se apoyan sobre los bordes del vaso de manera que el hueso quede medio flotando, medio cubierto de agua. A las tres semanas, más o menos, brota un único tallo hacia arriba con un montón de hojas de un verde intenso precioso. El agua se cambia una vez por semana y la planta puede vivir cerca de seis mese sin necesidad de trasplantar a tierra.
        Haceis un trabajo estupendo. Gracias

  35. Gustavo (el de Luján) dice:

    Hola colega, muy interesante el pequeño Su de la palta (el nuestro es uno de esos países de América que le llama así, y supongo que otro puede ser Uruguay, pero como nunca he comprado una allí no lo se), y algunas cosas no las sabía (todos los días se aprende algo), sobre todo lo del cabito, ya que por acá generalmente vienen sin él.-
    Yo tenía entendido que eran 7 años antes de que diera fruto, incluso ese tiempo tardó en fructificar una planta en casa de una pareja que tuve, que dió una sola el primer año y después no se más, porque primero nos mudamos y después yo tomé otro rumbo.-
    Como más me gustan es pisada, con queso crema, mayonesa, limón y camarones, pero con Alicia, mi esposa he aprendido a comerla cortada en trozos y en ensalada (tomate, zanahoria, cebolla, etc.).-
    Muchas veces te llevás un chasco, porque parecen espectaculares y cuando la abrís parece de madera, y a las compañeras las dejas un tiempo más y no mejoran, al contrario.-
    Me encantó lo de Leoncio, me pareció un tipo del que podría ser Amigo. Besos.-

  36. Maria Urbiola dice:

    Buenos días… ahora me comía yo aguacate machacado, sal y aceite de oliva con pan… ummmmm

    Mis abuelos emigraron a Chile cuando mi padre tenía 1 año. Mis tíos nacieron allí. Volvieron casi 20 años después. Aquí ni el aguacate ni la chirimoya se conocían. Yo me acuerdo de ser pequeña y mi padre ir a comprarlos lejos. Cuando decía que comíamos aguacate la gente nos miraba como si tuviésemos dos cabezas jajaja no sabían lo qué se perdían!!! Por supuesto que ahora sí que se conoce, pero mi padre dice que como cuando estaba en Chile, ninguno. No sé si será porque realmente eran mejores o por los recuerdos de la infancia.

    Eso sí, como dicen por ahí… solo con mirarlos engordan!!!

  37. Carmen dice:

    pues ahora estoy en la duda entre si empezar a comentar sobre el aguacate en sí, o el texto de Leoncio que me ha emocionado y encantado a partes iguales.
    Compartimos pasión por el aguacate, a mi me encanta, y es raro que en la compra semanal de fruta no caiga alguno, lo suelo echar a la ensalada, aunque nunca cae completo, porque a medida que lo voy cortando, trozo para la ensaladera, trozo para mi, ejeje. Felicidades por el post, Su, que es genial y muy completo, la foto como siempre maravillosa y las palabras de Leoncio increíbles, cómo escribe este hombre, sisisissi, creo que nos han entrado ganas a todos de participar en esa foto, gazpacho con trozos verdes y vino blanco. Las cosas que tiene la internete, se hacen amigos increíbles por coincidencias frutales.

    Un besazo enorme, gracias como siempre por este increíble rincón y feliz fin de semana para todos.

  38. Angus dice:

    ¡Excelente como siempre Su! Muy didáctico.
    Me encantan los aguacates pero no los compro mucho porque siempre están como puñeteras rocas. No sabía el truco del etileno, lo voy a probar seguro.
    A mi como más me gustan es con una vinagreta con cebolleta y pimientos rojo y verde bien picaditos. El guacamole bien hecho, machacando con tenedor, y con cebolla y tomate también muy picaditos, me vuelve loco.
    Saludos,
    Angus

  39. Idaira dice:

    Interesante….pero sólo recalcar, una vez más…que Canarias no es sólo Tenerife, y que en Tenerife utilicen aguacate para los bocadillos, no quiere decir que en el resto de las islas, (yo soy de Gran Canaria, y aquí no es costumbre) lo hagamos también. Sólo puntualizar eso. El resto muy interesante, como siempre

  40. jleonciog dice:

    Amiga Idaira, en el post dice “En Canarias es muy habitual su uso en salsa para condimentar los bocadillos, y en casi todos los establecimientos en lo que los venden añaden salsa de aguacate a ellos.” Nadie dice que sólo se en Tenerife.

    Pues claro que en Gran Canaria hay aguacates buenos… buenos no, buenísimos, y en La Palma, y en La Gomera….

  41. Georgina dice:

    Interesantísima la información, gracias!
    Como aportación, en Marruecos, que es la cocina de la que más entiendo, se toma casi exclusivamente en batido: aguacate, leche y azúcar. Son unos auténticos fanáticos de éste batido, que se puede declinar en mil sabores: se añade miel, o frutos secos, o fresas, o plátanos…
    Saludos!

  42. cristina dice:

    ¡¡¡¡¡Mañana compro aguacates!
    Soy adicta y tu fantastico post ha conseguido que me apetezcan ¡ya!
    ¡¡graciaaaas!

  43. Alan dice:

    Maravillosas palabras de Leoncio, me he deleitado leyendolas y pensando en lo agradable que es que algo te atrape como a nosotros nos atrapa la pasión por la cocina y los productos bien hechos.
    Gracias a los dos.

  44. Harapos dice:

    La abuela de mi consorte se los come machacados con azúcar y zumo de limón. Cogió la costumbre de los años que vivió en Brasil.

    A mí me sigue gustando más sólo, es una de mis debilidades, y me he sentido muy identificada con esta entrada porque en la frutería ya casi me ponen los aguacates sin que los pida, y cuando abro uno y está en su punto me dan ganas de bajar y darle besos a la frutera :)

  45. Clara dice:

    Hola Su, te saludo desde Cancún (aunque soy de Barcelona) dónde te leo casi a diario.
    Me gustaría compartir una curiosidad con vosotros… hace un par de años compramos una casita aquí en Cancún, y en el patio hay un árbol de aguacate. Los anteriores propietarios nos dijeron que no da frutos porque es “macho”, y con esa explicación nos conformamos, un poco tristes, porque el árbol ya está grande (mide como 7 u 8 mts) y nos hacía mucha ilusión poder comer nuestros propios aguacates.
    Pero recientemente, una señora nos “platicó” que todos los árboles pueden dar frutos… lo que hay que hacer es lo siguiente: el día de san Juan, uno se planta enfrente del árbol y lo “regaña”… “aguacate, porqué no das frutos?! árbol malo, tienes que dar frutos!!”, y darle unos golpazos. Después de eso se le tienen que colgar unas piedras de las ramas… y esperar!
    Puede sonar un poco violento, pero es curioso!! Este año lo intentaremos, ya os contaré!!

    Por otra parte, aquí esta delicia se acompaña con un montón de platos, no solo es típico el guacamole: casi todos los “antojitos” (chalupas, sopes, panuchos, etc etc) llevan un gajo de aguacate encima, o en la sopa de tortilla y otros platillos. Pero como más nos gusta es untado en una tortilla de maíz, con un poco de sal y enrollado… mmmmm

    Abrazos!
    Clara.

    • Isabel dice:

      Hola,Clara he leido tu post de casualidad buscando una página sobre recetas hechas con aguacate,por cierto una fruta que a mí tambien me encanta… pero sobre todo no sabes la envidia sana que me ha dado cuando he leido que vivías en Cancún,yo vivo en Barcelona desde hace unos diez años aunque soy de Jaén, he tenido la suerte de visitar junto a mi pareja,dos veces la zona de la Riviera Maya, la zona de Playa del Carmen,la reserva de Sian ka’an… y la Zona arqueológica de Tulum con su magnifica playa que me parece un paraíso en la tierra; me encantó todo lo que pude conocer de Méjico en esos días,su cultura,su comida, la sencillez y amabilidad de los mejicanos… bueno ya no me enrollo más porque podría estar horas y horas comentando cosas de este trozito tan bonito del mundo,sólo decir que siempre que pueda volveré a visitar este maravilloso país. Bueno Clara un saludo desde España y que todo te vaya bonito!!! Perdona no me había presentado me llamo Isa, que vivan los aguacates!! y que Víva Méjico cabr…!!!!!!!!

  46. Fleishman dice:

    Hola Su, acabo de leer tu entrada sobre el aguacate y me ha venido a la cabeza una receta que hice no hace mucho y que me sorprendió muchísimo. Te lo comento por si te animas a hacerlo y publicarlo en tu página. Es una mousse de chocolate vegetariana y yo la vi en canal cocina (lo siento, no recuerdo el nombre de la cocinera, una chica vegetariana). La receta es de lo más sencilla: en un vaso de batidora, dos aguacates troceados, un par de cucharadas de miel, un par de cucharadas de cacao en polvo. Batir con batidora y dejar en frigorífico de un día para otro. La textura y el sabor, si los aguacates están en su punto, realmente sorprendente. Un saludo.

  47. Carmen dice:

    Me encantan los aguacates, los probé por primera vez cuando mi marido me llevó a Almuñecar, su familia es de allí y sus padres tenían aguacates. Después de un año terrible de sequías sólo nos quedan unos cuantos, para el consumo familiar, concretamente detras de mi casa tengo un par de árboles, cuando estoy allí en vacaciones suelo ir todas las mañanas a comprobar si alguno ha caído del árbol. La realidad es que pocas veces encuentras en un supermercado aguacates de calidad y te arriesgas a tener que tirarlos, comparados con los que puedo coger de mi árbol no valen nada, por eso nunca los compro porque nunca son como los nuestros, supongo que les pasa igual a los que tienen huerto propio. Espero que tu post sirva para que mucha gente se atreva a probarlos porque merece la pena. Gracias por tus estupendas explicaciones. Besos.

  48. YoSusan dice:

    Que maravilla esos aguacates de la foto, ahora mismo tengo dos en el frutero, en casa los comemos de cualquier manera, pero la preferida es; troceado, con pimienta negra , sal y aceite de oliva, delicioso.
    Describes perfectamente el sabor en el paladar al decir “Sabe a una especie de mantequilla de frutos secos, con ligeros toques a nuez “, y yo añado que, sobre un trozo de pan parece que comas almendras.

    Un buen post.Conocer los productos nos ayuda a comer mejor y sacarles el máximo provecho.

    Un saludo para Leoncio de otra tinerfeña, y mil gracias a su abuelo por brindar a Tenerife y a Canarias en general este sabroso fruto.

    Abrazos

  49. oscar muñoz dice:

    ola…q´rico es deleitarse un buen trozo de aguacate untado de un poco de sal..con arepa valluna (maiz cocido amasadita y asada a la braza…)es delicioso el sabor de este casado…
    ..tambien un buen plato de sancocho valluno acompañado de un aguacate bien cosechado bien madurado y una buena arepa…les digo q´es un deleite esquisito al paladar…sabores de mi tierra.. mi valle del cauca..entre los frutos q´ tengo en mi huerta hay un arbol de hass hermoso…
    ..hasta pronto..

  50. oscar muñoz dice:

    ola…ah..feliz dia de la mujer..

Mostrar comentarios

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….