Publicidad

Diez consejos para hacer la compra sin morir en el intento

Imagínate la siguiente escena. Una persona en el súper. Tú mismo. ¿Te ves?

Has aparcado mal, vas fatal de hora. Metes en el carrito los productos con prisas y de manera mecánica, porque son los que usas siempre en casa. No tienes un mercado cerca y este supermercado no está mal, aquí no tienes que esperar colas. De paso compras cualquier pan de la zona, bajo el rótulo “recién hecho” —ejem—, que en casa no les digusta y que al día siguiente incluso lo vas a poder usar como un martillo para hacer bricolaje… Llegas a casa agotado, y tampoco prestas demasiada atención a lo que guardas. Sólo quieres tomar algo rápido y un poco de sillón, por favor…

Creo que todos nos hemos visto reflejados en esta escena alguna vez. Algún lector tendré que lleve una vida tranquila y pueda dedicar tiempo y mimo a estas cosas, pero muchos otros tienen que hacer malabares para compatibilizar casa, comida, trabajo y organización familiar, esto en el mejor de los casos que haya trabajo.

Diez consejos para hacer la compra y no morir en el intento
Ilustración: Sara Cerezo

Todas las semanas, cuando publico mi menú, te comento la importancia de hacer la compra con el menor estrés posible, con cabeza y con mimo: este es el primer éxito en la cocina.

Diez consejos para hacer la compra sin morir en el intento

Hoy te ofrezco unas claves para hacer la compra. Aunque todos las sabéis de sobra, siempre hay a quien le cuesta ponerlas en práctica.

1. Prioriza

Es cuestión de prioridades: a algo de tu tiempo de ocio siempre hay que renunciar. Más que pensar en lo que te gusta o no de la compra, piensa en las consecuencias positivas que tiene una compra bien hecha:

  • Productos frescos y elegidos.
  • Ingredientes escogidos para menús planificados.
  • Aprovechar las ofertas más interesantes.

Como verás, todo este esfuerzo influye directamente en nuestra salud y en nuestra economía.

2. Elige

Elige lo que mejor te venga: mercado de tu barrio, o un buen supermercado, sin descuidar a la tienda de barrio pequeña de toda la vida, que igual tiene algún producto que te interesa. Si vives en una ciudad pequeña es más fácil poder comprar en un mercado y complementar en otro tipo de establecimientos. Si vives en ciudades más grandes tendrás que valorar dónde comprar. Eso sí, te aconsejo que aunque sea en supermercado, busca uno donde no estén todos los productos frescos ya envasados en bandejas: es bueno poder elegir productos no envasados.

3. Invierte y sé constante

¡Dedicar tu tiempo a hacer la compra no es perderlo! Es invertir en tu salud y en la de los tuyos. Además, sé constante. Adquirir el hábito de comprar con tranquilidad y cabeza no es cosa fácil. Tira de refranero: el que la sigue, la consigue.

4. Piensa

Ten pensados unos platos del menú semanal y una lista con los productos que te hacen falta para hacerlos, pero ve con la mente abierta. Si hay una buena oferta, valórala, y cambia sobre la marcha lo que te haga falta. Un ejemplo. Tú vas con la idea de hacer mi palometa, y por narices quieres hacerla, y resulta que el pescadero, de quien ya te vas haciendo amigo, te dice:

—No te lleves la palometa —guiño, guiño, codazo, codazo— y llévate el bonito, que está fantástico.

Pues sé receptivo a este cambio, que seguro que puedes hacer otra receta para disfrutar.

Ten también un presupuesto de lo que te puedes gastar en comida: esto te ahorrará caprichos innecesarios, aunque de vez en cuando ¡permítete alguno!

5. Fondo de despensa

Ten siempre en casa un fondo básico de despensa con ingredientes básicos que te sacan de cualquier apuro, que se pueden comprar una vez al mes, y descargan un montón la compra semanal. De este tema tengo que escribir con más detenimiento otro día…

6. Confianza

También te puede ayudar comprar algún producto por internet. Yo lo hago con el aceite, las harinas, las conservas y, cuando es temporada, las naranjas, que aguantan muy bien el transporte. En definitiva, se trata de buscar tus sitios de confianza, al igual que lo haces con los establecimientos físicos.

7. Habla y mira

Habla con el que despacha. Gánate su confianza semana tras semana y será tu mejor aliado.

El ticket su turno es sensacional, pero encuentro maravillosa la vuelta a la antigüedad:

—¿Quién es el último?

Mientras me toca me entretengo mirando. Si estoy en la frutería veo lo que han traido de novedad esta semana, o pensando si voy a hacer esto o lo otro, o —en mi caso— tuiteando algún producto interesante.

8. Aprende

Interésate por el producto que compras. Con las prisas no siempre se puede hacer un máster sobre el tipo de queso que llevas, por ejemplo, pero si un día tienes un poco más de tiempo, mira y analiza qué quesos hay, los que tienen Denominación de Origen, alguno especial que te llame la atención, si son de marca blanca cuál es el fabricante… Cualquier detalle es importante para aumentar el conocimiento sobre lo que compramos y comemos.

9. Paciencia

Si vas con niños, todo se ralentizará. Pero igual que invertimos en unas buenas clases de inglés, por qué no le echamos paciencia al asunto y dedicamos un poco tiempo a enseñarles cosas de los ingredientes o, al menos, a educarles para que sepan algunas cosas más de los productos que comen. Lo sé, es dificil, pero no imposible.

10. Y orden

Coloca la compra cuando llegues a casa:

  • Clasifica bien los productos.
  • Mete lo congelado en seguida en el congelador.
  • Saca la fruta de las bolsas y colócala en los cajones del frigorífico. Analiza la que tiene que madurar un poco todavía para dejarla fuera.
  • Coloca lo más antiguo delante para gastarlo antes.
  • Coloca la carne y el pescado.

En definitiva dedica a cada alimento la importancia que le corresponde. Como lo coloques así te lo vas a encontrar.

Ahora, con todo recogido, y el momento compra resuelto y del que hemos disfrutado lo más posible —o por lo menos lo hemos intentado—, la cocina empieza de otra manera, con otra actitud: una actitud más relajada y positiva.

Lo sé, es complicado cambiar los hábitos del día a día con todas estas pautas. Te has quedado sin tiempo para ________________. [Escribe sobre la línea lo que más te duela dejar de hacer]. Pero estás apostando por hacer tu paso por la cocina más feliz, sin tanto estrés, y eso repercute en casa en todos los aspectos.

Todo mi apoyo para los que peleáis con estas cosas en vuestro día a día.

#compraconcabeza #comprafeliz

Su

Publicado por , el La cesta de la compra. Etiquetas: ,

Comentarios


Te recordamos que:

  • Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos.
  • Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos como hacerlo
  • Al dejar un comentario aceptas nuestra política de privacidad
Ya se han hecho 19 comentarios para "Diez consejos para hacer la compra sin morir en el intento".
  1. Mónica says:

    Hola Su! Muy interesante todo lo que dices, y con más o menos suerte aplico bastante de lo que comentas. Solo que tengo un defecto, que las novedades que creo que pueden ser interesantes, soy incapaz de resistirme, no siempre pero caigo bastante en la tentación, cosa que mi marido no, y hay una diferencia sustanciable al final de la cuenta. Y referente al punto de ir a comprar con niños, nosotros siempre hemos ido con ellos a la compra (ahora ya son okupas en casa) intentando enseñarles a comprar, y no se porque sera, mi hijo no se fija en nada, le mande a comprar café , y trajo uno que nunca hemos utilizado, uno azúl , porque le gusto el color. En cambio, mi hija, lo vigila todo, que no este caducado, que este en buen estado, si vale la pena las ofertas (por que no siempre es así), en fin, que dificilmente se le pasa alguna. ¡Dios que discurso! Total que gracias Su.

  2. Anna says:

    En casa nos decidimos hace un par de semanas a encargar una cesta semanal de fruta y verdura. Nos la sirve Laura de La casita y es una gozada. Precio muy razonable, verdura y fruta recién cogida (súper prieta y sabrosa), incluye media docena de huevos de gallinas felices, y te la traen a casa con una sonrisa! Si tenéis opción a un servicio de este tipo, os lo recomiendo un montón. Como cada semana las verduras de la cesta varían un poco, te obliga a ser creativo con las recetas (nosotros ya comprábamos verduras “poco habituales”, pero hay quien no se aventura más allá de las judías verdes y la col).
    Ah! En nuestro caso, la cesta se encarga semanalmente y se paga en mano. Lo digo porque algunos igual no quieren comprometerse a una subscripción, o son reacios al pago on-line.

  3. lourdes says:

    Fantastico. Totalmente de acuerdo. Muy currado el articulo, como todo lo que publicas Su.

    Un abrazo desde Barcelona.

  4. Carmen says:

    Muy buenos consejos!! yo ahora no trabajo, pero aún cuando sí trabajaba le dedicaba tiempo a planificar la compra, se tarda menos en comprar, se compra lo que se necesita y al final, se ahorra tiempo. Tengo 3 niñas y desde muy pequeñas se han impliado mucho y me ayudan. Parece mentira pero desde los 3-4 años ya reconocen la marca de batidos, leche… que compras e incluso mientras coges una cosa ellos colaboran a echar en el carro o cogerlo de las estanterías bajas.

    Y colocando/envasando enseguida evitas que luego se qeuden las cosas eternamente fuera de su sitio, y todo se conserva mejor

  5. Mª José says:

    Me parece un análisis estupendo, yo tengo la suerte de poder hacer la compra (casi siempre) sin prisa, pero consejos así de buenos no podemos dejarlos caer en el olvido. Muchas gracias, tus consejos y recetas nos van muy bien en la cocina.

  6. Raquel says:

    En casa hacemos algo parecido, y es una gozada tener casi toda la semana organizada y no comer “cualquier cosa”: los viernes hacemos los menús y vamos apuntando en una lista los ingredientes y las cantidades, comprobamos despensa y el sábado por la mañana vamos al mercado a por los frescos (¡menuda diferencia con las bandejas del súper!) y al supermercado a por el resto. Es una gozada abrir la nevera y sacar el túper con ese guiso delicioso. ¿Que toca pasar el sábado tarde cocinando? pues sí, a lo mejor nos gustaría más estar tiradas en el sofá viendo la película, pero de lunes a jueves compensa muchísimo no tener que cocinar por la noche después de estar todo el día trabajando y estudiando y poder leer, ver la tele, etc.

  7. Virginia says:

    ¡Qué post más completo!
    A muchos de nosotros nos puede parecer lo más normal porque llevamos toda la vida haciéndolo porque lo vimos de nuestras madres. (la gran importancia del punto nº 9)
    Pero yo creo que va a venir de perlas a las almas descarriadas (igual que me han venido otros post a mi cuando en esos aspectos yo era también un alma descarriada jajaja)
    Yo creo que todo esto se complica al vivir en una gran ciudad, los ritmos son diferentes y todo es muy distinto que en capitales más pequeñas, pero aún así hay que hacer un esfuerzo.

  8. Cristina says:

    Totalmente de acuerdo contigo. Me declaro fan número uno de tu hija desde ya, me encantan sus dibujos.

    Besos manchegos

  9. Cris says:

    Buena ilustración! Y buen post!

  10. Esther says:

    Hola Su!!…me ha encantado este artículo, super práctico y que voy a aplicar desde hoy mismo!!…Me gustaría saber alguna pagina de internet para comprar harinas ya que al leer que las compras así me ha ayudado saber que existe esa posibilidad ya que hemos comprado una panificadora pero no encontramos harinas (sobre todo AUTÉNTICAS integrales). Muchas gracias !!

  11. marta beristain says:

    yo tengo otro buen consejo: Procura comprar el producto envasado que tenga menos componentes, por ejemplo solo un conservante, sin colorantes, espesantes y otros.
    Y mi experiencia personal es que ahorro dinero con un frutero de confianza que tiene servicio a domicilio y me ahorro la fruta y verdura de supermercado que siempre me parece cara y mala.

  12. VERÓNICA says:

    Tienes toda la razón aunque yo soy de las que voy bastante deprisa, aprovechando la hora de entrenamiento de mi hija, ¡eso sí, con una lista al detalle de lo que necesito! Tengo que confesar que cuando tengo un poco más de tiempo, disfruto a tope de este momento.
    Enhorabuena a tu hija por la ilustración, ¡una maravilla! tienes a una artista en casa.

  13. Me encanta este artìculo, espero pronto el del “fondo de armario” de la despensa ;-) (en la mia no pueden faltar tomate triturado, legumbres, atùn y alcaparras en sal).

  14. antonia says:

    Solo una idea para un próximo post, si me lo permites…
    Como guardar y conservar los alimentos en el frigorífico. A veces lo veo en las clientas, se esmeran mucho en tener lo mas fresco y luego no saben si es mejor dejarlo en la nevera o no. Obviamos muchas veces el lugar que debe ocupar en el frigorífico y sobretodo tapar correctamente los alimentos.
    Solo es una sugerencia.

  15. Pina says:

    Eres una súper mujer; suerte para ti, tu familia y tambien para todos/as las que te seguimos. Pina

  16. Todo un decálogo de consejos para realizar la compra.

Mostrar comentarios

Prorratear los ingredientes de una receta

Agenda

+ Ver todo

  • No hay actividades programadas

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….