Publicidad

Bizcocho al revés de piña y avellanas

Ya te hablé de este tipo de bizcochos cuando hice este otro de manzana y nueces. Este bizcocho al revés de piña y avellanas que te traigo hoy es una combinación que me encanta. Muy jugoso, es su principal característica. Me encanta como opción cuando quieres llevar un bizcocho el día siguiente a cualquier sitio, porque está con los sabores más acentuados que recién hecho.

Bizcocho al revés de piña y avellanas

Receta de bizcocho al revés de piña y avellanas

Ingredientes

5 huevos grandes
200 g de azúcar moreno
Una pizca de sal
100 g de aceite de oliva virgen extra
100 g de nata 35% de materia grasa
200 g de harina normal
10 g de levadura de repostería —polvos de hornear—
100 g de piña en pequeños dados

Para el fondo

3 rodajas de piña natural
50 g de avellanas
100 g de azúcar

Necesitas un molde redondo desmontable de 20 cm de diámetro

Puedes prorratear los ingredientes a otras cantidades usando nuestra calculadora

Preparación

A mano


1. Precalienta el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.
2. Engrasa el molde. Pon un papel de hornear en la base del molde desmontable como te enseñé aquí.
3. Pon los 100 g de azúcar en una cacerola a fuego mediano. Cuando comience a fundirse, remueve un poco el cazo, sin meter cuchara. Retira del fuego en cuanto esté con un tono dorado. Cuidado que se quema enseguida. Repártelo en el fondo del molde; no queda uniforme pero no te preocupes, como te quede.
4. Deposita en el fondo tres rodajas de piña —o las que quepan—.
5. Pela unas avellanas. Ponlas a fuego medio en una sartén durante unos minutos, hasta que se desprendan de casi toda su piel (las que no se les quite, no pasa nada). Repártelas por el fondo del molde, si quieres trocéalas por la mitad. Si las compras ya tostadas úsalas igualmente: tienen un poco menos de sabor, pero te ahorran tiempo.
6. Pon los huevos, el azúcar y la sal en un cuenco y bátelos durante 5 minutos con una máquina de varillas.
7. Sin dejar de batir ve añadiendo poco a poco el aceite y la nata.
8. Incorpora los trozos pequeños de piña y remueve.
9. Tamiza la harina y la levadura e incorpóralas a la mezcla anterior. Remueve lo justo hasta que las veas bien integradas.
10. Vierte la masa en el molde. Da unos pequeños golpes al molde contra la encimera.
11. Hornea 45 minutos a 180ºC. Pasado este tiempo baja el horno a 170ºC y déjalo unos 10 minutos más. Igual te hace falta dejarlo otros 5 minutos más a 160ºC.
12. Saca del horno y, con cuidado de no quemarte, vuelca el molde en el plato o en el pie de presentación. Ábrelo y desprende con mucho cuidado la pared lateral, la base y el papel de hornear. ¡Disfrútalo! Es delicioso. Antes de volcarlo, para asegurar que desmolda bien puedes pasarle una pequeña espátula por el borde.

Thermomix


1. Precalienta el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.
2. Engrasa el molde. Pon un papel de hornear en la base del molde desmontable como te enseñé aquí.
3. Pon los 100 g de azúcar en una cacerola a fuego mediano. Cuando comience a fundirse, remueve un poco el cazo, sin meter cuchara. Retira del fuego en cuanto esté con un tono dorado. Cuidado que se quema enseguida. Repártelo en el fondo del molde; no queda uniforme pero no te preocupes, como te quede.
4. Deposita en el fondo tres rodajas de piña —o las que quepan—.
5. Pela unas avellanas. Ponlas a fuego medio en una sartén durante unos minutos, hasta que se desprendan de casi toda su piel (las que no se les quite, no pasa nada). Repártelas por el fondo del molde, si quieres trocéalas por la mitad. Si las compras ya tostadas úsalas igualmente: tienen un poco menos de sabor, pero te ahorran tiempo.
6. Monta la mariposa. Pon los huevos, el azúcar y la sal en el vaso y programa 5 minutos a velocidad 3.
7. Programa velocidad 2 sin tiempo y ve añadiendo el aceite y la nata poco a poco por el bocal.
8. Quita la mariposa. Incorpora los trozos pequeños de piña y programa 10 segundos a velocidad 3.
9. Añade la harina y la levadura a la mezcla anterior y programa 10 segundos a velocidad 3. Termina de remover con una espátula.
10. Vierte la masa en el molde. Da unos pequeños golpes al molde contra la encimera.
11. Hornea 45 minutos a 180ºC. Pasado este tiempo baja el horno a 170ºC y déjalo unos 10 minutos más. Igual te hace falta dejarlo otros 5 minutos más a 160ºC.
12. Saca del horno y, con cuidado de no quemarte, vuelca el molde en el plato o en el pie de presentación. Ábrelo y desprende con mucho cuidado la pared lateral, la base y el papel de hornear. ¡Disfrútalo! Es delicioso. Antes de volcarlo, para asegurar que desmolda bien puedes pasarle una pequeña espátula por el borde.

Amasadora


1. Precalienta el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.
2. Engrasa el molde. Pon un papel de hornear en la base del molde desmontable como te enseñé aquí.
3. Pon los 100 g de azúcar en una cacerola a fuego mediano. Cuando comience a fundirse, remueve un poco el cazo, sin meter cuchara. Retira del fuego en cuanto esté con un tono dorado. Cuidado que se quema enseguida. Repártelo en el fondo del molde; no queda uniforme pero no te preocupes, como te quede.
4. Deposita en el fondo tres rodajas de piña —o las que quepan—.
5. Pela unas avellanas. Ponlas a fuego medio en una sartén durante unos minutos, hasta que se desprendan de casi toda su piel (las que no se les quite, no pasa nada). Repártelas por el fondo del molde, si quieres trocéalas por la mitad. Si las compras ya tostadas úsalas igualmente: tienen un poco menos de sabor, pero te ahorran tiempo.
6. Monta el accesorio varillas. Pon los huevos, el azúcar y la sal en el cuenco de la amasadora y bátelos durante 5 minutos a velocidad media.
7. Sin dejar de batir añade el aceite y la nata poco a poco.
8. Incorpora los trozos pequeños de piña y remueve con una espátula.
9. Cambia al accesorio pala. Tamiza la harina y la levadura e incorpóralas a la mezcla anterior. Bate 1 minuto a velocidad media. Termina de remover con una espátula.
10. Vierte la masa en el molde. Da unos pequeños golpes al molde contra la encimera.
11. Hornea 45 minutos a 180ºC. Pasado este tiempo baja el horno a 170ºC y déjalo unos 10 minutos más. Igual te hace falta dejarlo otros 5 minutos más a 160ºC.
12. Saca del horno y, con cuidado de no quemarte, vuelca el molde en el plato o en el pie de presentación. Ábrelo y desprende con mucho cuidado la pared lateral, la base y el papel de hornear. ¡Disfrútalo! Es delicioso. Antes de volcarlo, para asegurar que desmolda bien puedes pasarle una pequeña espátula por el borde.

Consejos

  • Usa un aceite de oliva virgen extra de una variedad suave como la hojiblanca o la arbequina. Si usas aceite de girasol, utiliza la misma cantidad.
  • Puedes usar piña en almíbar, pero en este caso igual tienes que rebajar en 50 g de la cantidad de azúcar que lleva la masa.
  • Desmolda con cuidado el bizcocho. Al darle la vuelta retira con cuidado el papel de hornear que le has puesto, para que llevarte nada de masa.

Su

Publicado por , el Bizcochos, magdalenas y galletas. Etiquetas: , ,

Comentarios


Te recordamos que:

  • Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos.
  • Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos como hacerlo
  • Al dejar un comentario aceptas nuestra política de privacidad
Ya se han hecho 6 comentarios para "Bizcocho al revés de piña y avellanas".
  1. Marta says:

    El molde es de 20 cm?
    Hice el bizcocho de manzana,puse el papel como indicas y al calentarse empezó a salir se el azúcar, gota a gota…Había puesto papel de aluminio en la base del horno por si pasaba esto…pero fue un poco desastre.😂😂

  2. Raquel says:

    Hola Su, dos preguntas: el tamaño del molde, ¿ cuál sería el adecuado?, y las avellanas ¿ se incorporan enteras o algo trituradas? Muchas gracias!

  3. Ángela says:

    Su: este bizcocho lo acabo de hacer ayer por la tarde y está riquísimo.
    Acabo de comprar tu nuevo libro y tengo encargados dos más para dos nietas que se han aficionado a la repostería.
    Gracias por todo .

Mostrar comentarios

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….