Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filter by Custom Post Type
Publicidad

Guía del fotógrafo de blog gastronómico para escribir la carta a los Reyes Magos

Aprovecho que Su se ha ido a la compra con mi suegra para escribir un poco, porque no olvido que os debo una entrega —creo que serán varias— acerca de la luz, una vez que ya hemos hablado de la escena, el encuadre, la composición, el punto de vista y el foco.

Qué cámara me compro para fotografiar comida

Pero se acerca la hora de escribir la carta a los Reyes Magos, y sois muchos los que me escribís pidiendo consejo para redactarla. Aunque os he contestado ya individualmente, he decidido hacer una recopilación de las contestaciones, estructurándola en temas y ampliándola con precios y direcciones de internet, con la ilusión de que pueda ser de utilidad a aquellos de vosotros que buscáis mejorar la calidad de las fotografías de vuestro blog y vais a hacer alguna mejora en el equipo fotográfico.

No es mi objetivo conseguir el precio más barato. Intento hacer una lista de artículos fotográficos que os puedan venir bien para mejorar vuestras fotos gastronómicas. Os doy unos precios orientativos. En el caso de las réflex están organizadas grosso modo por tramos de precios. A partir de aquí os toca buscar tienda y precio. Únicamente voy a mencionar tiendas en los productos de iluminación, que son más complicados de encontrar. Para las cámaras, sería imposible.

Por último, una recomendación: si os defendéis en inglés, Digital Photography Review os puede ayudar a seleccionar la cámara. Tienen una base de datos de pruebas realizadas extensa, profunda y comparativa.

Cámaras
Compactas
No voy a hablar de cámaras compactas, porque parto de la premisa de que todo el que tiene un blog, tiene una compacta. Hay quien tira de móvil directamente, e igual piensa en comprarse una compacta, pero con la abundancia de modelos que hay, no me siento capacitado para recomendaros una u otra.

Sólo un apunte: desde mi punto de vista merece la pena pagar la calidad, pero no las filigranas. Me explico: es preferible pagar por un buen objetivo en una cámara espartana con botones que por un peor objetivo en una cámara con pantalla táctil, acelerómetro, y no sé cuantas pijadas más.

Ni compactas, ni réflex: cámaras puente —o bridge, o evil
El abanico de este tipo de cámaras es mucho más reducido, aunque están muy en boga. Tienen un tamaño más próximo a las compactas con la versatilidad de una réflex. Personalmente creo que es una segunda cámara para aquellos que ya tienen una réflex, pero igual alguno de vosotros le parece una opción a considerar.
Hay varios modelos interesantes, aunque algunos de ellos os parezcan una réflex:

Cámaras evil

Todas ellas rondan los 600 €, y andan bastante parejas de prestaciones. Yo destacaría que pueden guardar los ficheros en formato RAW, lo que permite procesarlos después en el ordenador, y eso es todo un mundo que nos abre sus puertas. Hay otras de otras marcas como Samsung, Ricoh o Fuji. Quizás la más curiosa sea el modelo GXR de Ricoh, una especie máquina de fotos por piezas.

Cámaras réflex de iniciación
Si pensáis dar el salto a una réflex, y los innumerables beneficios que ello conlleva para el fotógrafo gastronómico, sabed que el escalón de entrada está entre 400 y 500 €. Por eso precios, yo os recomendaría alguno de estos cinco modelos:

Cámaras réflex de iniciación

Todas tienen más de 10 megapíxeles, lo cual es más que suficiente, y en cuanto a prestaciones, son bastante similares. Para aquellos que consideréis la grabación de vídeo como un plus interesante, os diré que de esta gama sólo la Pentax lo tiene. La Sony y la Nikon tienen un sistema de ayuda en pantalla para principiantes que igual os parece interesante.

Si sólo —o fundamentalmente— pensáis usar la cámara para fotografiar vuestras recetas, quizá os interese plantearos el no adquirir el Kit habitual de cámara con zoom de propósito general, y comprar un macro de focal fija. Más adelante hablo de ellos.

Otras cámaras réflex
Dentro de las réflex de gran público, podéis encontrar modelos más sofisticados de prácticamente cualquiera de las principales marcas. Tienen más prestaciones a un precio evidentemente mayor, entre 600 y 800 €. Entre ellas tenéis:

Cámaras réflex semiprofesionales

De ahí podéis pasar a las semiprofesionales y profesionales, más robustas, más resistentes a las inclemencias, y con mayores prestaciones, y a un precio… superior. Entre 900 y 1500 € las semiprofesionales, que podrían ser:

Otras cámaras réflex

Por encima de esto están las cámaras profesionales, en varias gamas de precio, pero todas escapan ya a los propósitos de este post.

Por otra parte, Sony acaba de presentar dos modelos que introducen el uso de un espejo translúcido que tiene como principales ventajas una mayor velocidad de disparo en ráfaga, mantener activo el sistema de enfoque mientras se graba o se encuadra mediante la pantalla LCD, y la eliminación de una parte móvil de la cámara. Aunque creo que estas mejorías tienen poca aplicación en la fotografía de comida, por si a alguno os interesa os diré que se trata de la Sony α33 y la α55, y rondan los 600/800 €.

Objetivos
Si sólo pensáis usar vuestra réflex para vuestras recetas, o si ya tenéis un objetivo, y buscáis una mejora en vuestras fotografías, debéis comprar un macro. En una definición para andar por casa, podríamos decir que los macro son objetivos generalmente de longitud focal fija —no zoom— y que permiten enfocar a sujetos muy cercanos a la cámara. Al ser de focal fija, tienen una mayor abertura —1,4 a 2,8, generalmente— lo que nos permitirá desenfocar fácilmente los fondos para resaltar nuestros platos, tal y como ya hemos hablado en webos. Aunque podréis encontrar algún objetivo más barato, os dejo cuatro recomendaciones que andan por los 400 o 500 €:

Macros

Evidentemente, los de Canon y Nikon sólo sirven para cámaras de su propia marca, mientras que los de Sigma y Tamron se venden para diversos fabricantes de cámaras.

Trípodes

Ya he comentado que es fundamental usar trípode, por dos razones: el encuadre y el foco. Cuando hablemos de la luz, tendremos un tercer motivo.

Como todo, los podéis encontrar de batalla, por unos 20 o 25 €:

Otros un poco mejores, más altos y robustos:

O profesionales, de marcas como Manfrotto o Giottos:

Si queréis uno con brazo horizontal, para tomas cenitales, éste está muy bien:

O podéis optar por este de eBay:

Iluminación
Sobre este tema me habéis preguntado muchísimo. Os avanzo que publicaré la primera entrada dedicada a la luz en enero. Pero claro, dada la coyuntura, os tengo que explicar que básicamente se necesitan unas luces y unos difusores.

Luces
Nos encontraremos con que no siempre podemos guisar a unas horas tales que el plato esté terminado cuando todavía hay luz solar, nuestra casa no tiene buena luz diurna, o cualquier otra circunstancia. En estos casos, unas luces nos darán la iluminación necesaria para las fotografías. Y aunque tuviésemos luz diurna suficiente, el uso de estas luces nos permite ubicarlas donde queramos, realzando nuestros platos.

Si compráis fuera de España, mirad con detenimiento los enchufes que os envían. No hay ningún problema, porque puedes encontrar adaptadores fácilmente, pero en muchas tiendas te envían los cables con el enchufe que tu pidas. Otras lo envían en función del país del destinatario, y otras lo envían con adaptadores para todo tipo de clavija. No está de más estar pendiente de esto.

Podemos usar fuentes de luz continua o flashes.

Luz contínua
La luz contínua nos permite ver directamente el resultado que producen la situación de las luces sobre lo que queramos fotografiar. Para empezar es la mejor opción. Lo normal es que sean lámparas de bajo consumo con un casquillo universal, con lo cual es bastante fácil apañarse con cualquier flexo sin más que comprar las bombillas. Si queréis algo más profesional, las hay por poco dinero. La ventaja es que vienen con pies plegables de unos 2 m de altura, lo cual resulta infinitamente más versátil que el flexo de estudiar. Lo normal es que compréis un conjunto de luces y difusores, por lo que os dejo los enlaces más abajo.

Flashes
Tiene mucha más potencia, lo que nos permitirá congelar el movimiento en las ocasiones en que así nos convenga. Ya que lo normal es que nuestros “modelos” no se muevan, su empleo no nos brinda mucha ventaja y sí una complejidad a la hora de medir la luz. Si estáis duchos en este tema, puede ser una opción a considerar.

Difusores
Los difusores son parte esencial de la iluminación, tanto o más que las luces. Son fundamentales para matizar la luz y lograr unas sombras suaves. Hay muchas soluciones en el mercado, pero básicamente tendremos que optar por rodear nuestros platos con un difusor —caja de luz— o rodear las luces —ventanas—.

Cajas de luz o iglús
Se trata de unos pequeños recintos, generalmente cúbicos de entre 50 cm y 1 m de lado, con todas sus caras traslúcidas y una abertura por la que introducir el objetivo de la cámara. Son versátiles, permiten iluminar lo que queramos fotografiar por cualquier lado, se pliegan y se guardan en cualquier sitio, y son baratas. La pega es precisamente el tamaño. Para fotografiar un plato correctamente, vale, pero si lo que queréis es fotografiar un pequeño bodegón, a veces surgen problemas: no hay sitio para más.

Unos enlaces, aunque las hay a toneladas:

Ventanas
Son unas pirámides de 60 cm por 90 cm generalmente que tienen su base traslúcida —por la cual sale la luz— y en su cúspide consta de un aro adaptador que se acopla a cualquier foco de luz continua o flash. Al poder moverlos solidariamente con las luces son muy cómodos y versátiles, y nos permiten iluminar prácticamente cualquier cosa. Sólo tienen una pega: el tamaño. Son lo suficientemente grandes como para que no sepas dónde guardarlas montadas y demasiado complejas de montar y desmontar como para estar haciéndolo cada dos días. Acabas conviviendo con ellas: Buenos días ¿Que tal has dormido?

Si pensáis usar ventanas con luz continua, necesitaréis al menos lámparas de bajo consumo de 35 W. Tened cuidado con esto. Si las compráis de menos potencia, las ventanas se la comerán toda.

Os dejo unos enlaces, uno de cada medida, aunque lo normal es que encontréis de varias medidas en la misma tienda. Cotillead en cada tienda, hasta que encontréis lo que más os convenga:

Conjuntos
Son muy habituales, yo creo que porque es lo que buscamos todos los que comenzamos en esto de la fotografía gastronómica y de producto.

Como siempre, lo mejor es mirar y remirar antes de comprar.

Mc

Publicado por Mc, el 7 de diciembre de 2010. Esta entrada está guardada en: Cómo fotografiar comida. Etiquetas: , , , , ,

Comentarios


Para comentar debes dar tu consentimiento para que tratemos tus datos. Aquí te explicamos qué hacemos con ellos.

Te recordamos que:

No publicaremos tu dirección de correo electrónico

Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos

Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos cómo hacerlo


¿Sabías que puedes recibir gratis todas las novedades de webos fritos? ¡Entérate cómo!

Ya se han hecho 67 comentarios para "Guía del fotógrafo de blog gastronómico para escribir la carta a los Reyes Magos".
  1. Marta dice:

    ¡Hola!! Creo que llego tres años tarde pero es ahora cuando se me plantea la duda sobre la cámara, y buscando en google, he encontrado este enlace (el vuestro)con una información muy exhaustiva. Voy al grano; tengo un blog gastronómico y estoy haciendo mis fotos con mi iphone; ¿Y qué hago yo para que éstas salgan decentes? hacerlas SIEMPRE en el porche de mi casa, por la mañana, es decir, siempre con luz natural (no me considero capaz de hacerlas en otro sitio y a otra hora con mi “cámara”). Hace un tiempo que he decidido dar el salto a una réflex y cuando los RRMM iban a traérmela, decidimos posponer la compra y esperar un poco por eso de no comprar al tun-tun y después arrepentirnos. Dado que este post fue escrito hace 3 años, ¿podría pedirte que me recomendases una cámara y un objetivo?
    Gracias de antemano,

    Un saludo,
    Marta (“Sweet & Home la Vida es Dulce”)

    • Mc dice:

      Ante todo, perdona, Marta. Se me había pasado la pregunta.

      Pues te diría que depende mucho del dinero que estés dispuesta a gastar. Pongamos que como será tu primera réflex, buscas lo más básico. Puedes encontrar una cámara de iniciación por unos 300 o 400 € de cualquiera de las marcas principales, por ejemplo una Canon 1100D, una Nikon D3100, una Sony ∝3000 o una Pentax K-500. Lo normal es que compres un kit con un 18/55mm pero si sólo la quieres para tu blog, cómprate un objetivo de focal fija, a ser posible macro. Insisto depende del dinero, pero más vale invertir en el objetivo que en el cuerpo. Si necesitas más ayuda, ponme un correo y me cuentas un poco más en profundidad.

      Mc

  2. Carmen dice:

    Muchas gracias por todos estos consejos. Estoy empezando con esto de fotografiar mis platos par un blog que acabo de crear y me están viniendo genial.

  3. Ismael dice:

    Hola,

    Estaba mirando objetivos para mejorar las fotos culinarias de mi blog pero la verdad, no termino de decidirme. ¿Tú cual tienes?

    Mi cámara es una EOS 600D.

    Un saludo y gracias por tus recetas, que algunas nos han valido de mucha ayuda en nuestro blog.

Mostrar comentarios

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….

Síguenos en redes sociales

¿Quieres recibir las recetas en tu correo?