Publicidad

Cómo fotografiar comida (V). La luz

En todas las disciplinas artísticas visuales hay un elemento esencial: la luz. Nuestras recetas deben parecer apetitosas en nuestras fotos, y la luz será en buena medida responsable de ello. Voy a exponer unos conceptos básicos de la luz en la fotografía para adentrarnos a continuación en los aspectos compositivos.

Bodegón en clave baja

La luz: diafragma y obturador
La fotografía es la plasmación de una imagen en un soporte sensible a la luz. La cantidad de luz que alcanza el sensor se regula mediante dos mecanismos:

  • Por un lado, el diafragma, que tal y como ya hemos visto en anteriores capítulos de este serial, es el orificio de tamaño variable que determina la cantidad de luz que alcanzará el sensor en un tiempo determinado. Ya vimos que está situado generalmente en el objetivo en una posición central.
  • Por otro, el obturador, que es el mecanismo que se acciona y permite el paso de la luz en el instante decisivo en que pulsamos el botón de disparo. Este mecanismo permanece abierto en el momento del disparo un tiempo variable, influyendo por tanto en la cantidad de luz que alcanza el sensor

Podemos hacer un símil con una manga de regar: imaginemos que tapamos el extremo de la manguera con el dedo, y abrimos el grifo un poco nada más. Para regar unas plantas necesitaríamos quitar el dedo del extremo de la manguera unos cuantos minutos. En cambio, si abriéramos el grifo al máximo, necesitaríamos quitar el dedo un tiempo menor. El grifo actúa de diafragma y el dedo, de obturador.

La profundidad de campo
Pero, ¿da igual? Siguiendo con el símil jardinero, evidentemente a las plantas les llegará la misma cantidad de agua, pero la diferencia está en el cómo. Poco tiempo y mucha agua significan mucha presión: podemos quitar la tierra. Pues en fotografía pasa algo parecido, con un efecto que ya vimos al hablar del foco, y que es la profundidad de campo: cuanto menor sea la abertura del diafragma, es decir, cuanto más prolongada sea la exposición, mayor será el rango de distancias en el que los objetos salen nítidos en la fotografía; por contra, cuanto mayor sea la abertura, mayor será el desenfoque.

Consejo

Nosotros debemos ajustar abertura y velocidad en función de la profundidad de campo que busquemos para nuestra composición, según el efecto que deseemos.

La sensibilidad
Pero hay un tercer factor que influye en la luz: la sensibilidad. Este concepto deriva de las películas tradicionales, que reaccionan de distinta manera ante la luz según el tamaño del grano de los haluros de plata con que se fabrican. De las escalas que se usan para películas la era digital asume la ISO, pero solo con el valor ASA: 100, 200, 400, etc.

Los sensores actuales tienen su sensibilidad intrínseca, y el control de sensibilidad ISO lo que hace es referirlo a la escala habitual. Variar la sensibilidad nos permite, por así decirlo, alterar el nivel mínimo de luz frente al cual el sensor reacciona, pudiendo así tomar fotos con una iluminación más escasa. Esto tiene un precio, y es el tan temido ruido, esos puntitos dispersos de color, generalmente en tonos más claros, que hace que las zonas oscuras de la foto aparezcan como poco nítidas, y en algunos casos incluso como sucias.

Hay una gama de valores ISO entre los cuales vuestra cámara se comportará de un modo más o menos homogéneo, pero a partir de un determinado valor, comenzará a adquirir protagonismo el ruido en las zonas de menos iluminación. Aquí os dejo dos ejemplos de esto, fragmentos ambos de la foto que encabeza este artículo, junto con otras tomas realizadas con distintos ajustes de ISO.

En este primero quiero que os fijéis en dos zonas: la madera y la piel del melocotón más cercana a la cereza. Si pasáis el ratón por los valores ISO del pie de foto, veréis que la madera pierde la veta a partir de ISO 800 —muy poco—, siendo más perceptible en ISO 1600, y perdiéndose por completo para ISO 3200. Fijaos sobre todo en el trozo entre el melocotón y el albaricoque. En la piel del melocotón veis que empiezan a aparecer puntitos a partir de ISO 800, se hace más patente con ISO 1600, y para ISO 3200 es un continuo de grano.

En este segundo ejemplo quiero que os fijéis en otras dos zonas: el triángulo oscuro entre pera, plátano y cereza, y las cerezas, en la esquina inferior derecha. Si pasáis el ratón por los valores ISO del pie de foto, veréis como en el triángulo oscuro empiezan a aparecer puntos más claros a partir de ISO 800, haciéndose muy abundantes en ISO 3200. En las cerezas notaréis que se pierde la textura brillante por completo a ISO 3200, si bien se empieza a notar también desde ISO 800.

Por último os haré notar que en los brillos no notaréis ninguna diferencia en ninguna de las dos series. El ruido se manifiesta en las sombras.

Consejo

Tendréis que hacer vuestras pruebas correspondientes con distintos valores de ISO y tomar nota del valor máximo que podéis usar sin que el ruido sea manifiestamente perceptible.

Luz e iluminación
Una vez expuestos estos aspectos técnicos básicos de cómo llega la luz al sensor de nuestra cámara, vamos a ver como afecta la luz en su viaje desde la fuente luminosa hasta los objetos que queremos fotografiar. Debemos aprender a usar la luz como un elemento más de la fotografía. Igual que aprendimos a encuadrar y a posicionar la cámara frente a nuestra escena, hemos de aprender a iluminarla, a usar la luz en beneficio de nuestra fotografía.

El tamaño
La fuente emisora de luz determinará aspectos importantes de nuestra fotografía. En primer lugar nos importa el tamaño de la misma. Así, una fuente de luz puntual, es decir, con una tamaño relativamente pequeño con respecto a lo fotografiado, dará unas sombras con un contorno muy definido, que se denominan duras. Es la sombra que produce el flash de nuestra cámara sobre cualquier objeto que fotografiemos. Por el contrario, con una fuente de luz cuyo tamaño sea equivalente o superior al de nuestra escena lograremos unas sombras suaves, con transiciones entre luces y sombras muy diluidas, y sin un borde preciso. Podemos aumentar el tamaño de nuestras luces con un difusor, que puede ser cualquier material traslúcido de color blanco y que no sea muy tupido, por ejemplo, una tela blanca. Os los podéis hacer vosotros mismos con tela y un aro o marco de metal, y los venden hechos en tiendas de fotografía y en internet. Próximamente haré un post de accesorios de luz, y os daré tiendas y modelos.

Aquí veis la misma escena iluminada con luz directa del sol —dura— y tamizada con una sábana que actúa de difusor —blanda—. Como siempre, si pasáis el ratón por encima de ambos textos podréis observar la diferencia. Notad que incluso parece que cambia la dirección de la luz.

Consejo

En general, lograremos una imagen más agradable con luces difusas y sombras suaves, por lo que será recomendable hacerse con unos difusores o con unas ventanas —conjuntos de luz con reflector y difusor, de los que también daré precios y direcciones próximamente— para iluminar nuestras escenas. Si tenéis garantía de luz solar, podéis usar como difusor una sábana blanca: sólo tendréis que buscar como sujetarla.

El color
Otro aspecto muy importante de la luz es el color. Si habéis hecho alguna vez un retrato al atardecer, habréis observado que los tonos son mucho más anaranjados que si hiciéramos esa misma foto al mediodía: lo que ha cambiado es, evidentemente, la luz.

Pues bien, toda fuente luminosa tiene una temperatura de color, más cálida o más fría, y que matiza todo aquello que ilumina. Cualquier cámara digital ajusta la temperatura de color de cada toma automáticamente, aunque algunas permiten predeterminar esta temperatura de color de forma manual: es el balance de blancos. Si sois fotógrafos experimentados podéis ajustarlo manualmente, pero en general usaréis el modo automático.

La principal precaución que debemos tener con este tema es el de no mezclar fuentes luminosas con distinta temperatura de color. Cuando se hace, el color empieza a sufrir la consecuencias —la cámara no sabe que temperatura de color elegir— y aparecen blancos que tiran a anaranjado junto a otros que tienden a azulado.

En este ejemplo podéis ver este efecto. He usado una lámpara halógena y otra de bajo consumo. Tienen temperaturas de color muy distintas, y se nota en las sombras que proyectan cada luz por separado. En el recuadro de la derecha podéis ver una ampliación de la sombra que crea la luz halógena con el melocotón. Dicha zona sólo recibe la luz, por tanto, de la otra lámpara, y presenta un blanco más azulado. En el de la izquierda he ampliado una zona de la sombra que crea la lámpara de bajo consumo, solamente iluminada por tanto por la luz halógena, y mucho más anaranjada.

Balance de blancos con detalle

Consejo

No se deben emplear fuentes luminosas con distinta temperatura de color. Es preferible menos luz, pero de una sola temperatura.

Si usáis luz natural, sabed que la temperatura de color del sol también varía a lo largo del día, y se hace presente en todas las orientaciones, menos en la Norte: la luz del día de una ventana orientada a Norte es un tesoro que debéis aprovechar. ¡Suertudos! Cuanto más se aleje del Norte, más se empezará a poner de manifiesto el cambio de tonalidad a lo largo del día.

La intensidad
La intensidad de la fuente luminosa determinará el equilibrio entre los valores de la terna Abertura/Velocidad/Sensibilidad. Según el efecto que queramos conseguir con la foto, en cuanto a profundidad de campo, ruido y posible movimiento del sujeto elegiremos ya los valores concretos.

De la profundidad de campo ya hemos hablado con la debida extensión.

En cuanto al ruido, creo que huelga decir que hay que mantener la sensibilidad por debajo de 400 ISO —yo siempre uso 100 ISO—. En cualquier caso, no está de más hacer unos disparos del mismo motivo usando varios valores ISO, para decidir luego en el ordenador, con la imagen al 100% de aumento, cuál es el mejor para vosotros, y usar ese por defecto para todas vuestras fotografías.

El tema que más puede condicionaros la necesidad de mayor intensidad luminosa es que participen en las fotos sujetos en movimiento, y queráis que éstos aparezcan nítidos. En este caso existe un límite a la velocidad, y depende ya de la escena, lo que se mueva el sujeto y demás, pero tiene que ser en cualquier caso más rápida que 1/60″, y preferentemente, de 1/125″. Esto obligará a tener una determinada intensidad luminosa, que deberéis lograr con luces de mayor potencia, en caso de no ser suficiente la que tengáis.

La dirección
Por último, quiero hablaros de lo que quizás sea la propiedad que más puede caracterizar a una buena fotografía gastronómica: la dirección que lleva la luz cuando alcanza nuestro plato de comida. Esto, que podríamos contestar con un ‘Pues, ¡la que trae desde la ventana!’, no es ninguna tontería. Todos —sí, todos— hemos empezado haciendo fotografía culinaria como si se tratase del arte de retratar croquetas, y nada más lejos de la realidad. Si para un retrato —como norma general— necesitamos cierta presencia de luz en el rostro del retratado, con la comida hay que darle un giro de 180º a la situación, y pensar que como norma general donde tiene que haber luz es en la parte de atrás de la comida, procurando que no incida directamente en el objetivo. Con esto conseguiremos realzar cuatro cualidades que darán prestancia a nuestra comida:

  • Volumen: la luz debe llegar desde cualquier dirección con tal que no sea desde la cámara, para que desde la cámara se puedan apreciar las sombras que son las encargadas de modelar el relieve, y nos permiten percibir el volumen.
  • Textura: debemos aplicar los mismos criterios, puesto que al fin y al cabo la textura no es sino un volumen a muy pequeña escala.
  • Transparencia: no hay nada para apreciar la sutileza de una lechuga como iluminarla al trasluz. Por lo tanto, con este tipo de alimentos, lo que mejor va a funcionar siempre es iluminar desde atrás.
  • Brillo: si por el contrario, estamos fotografiando una crema, una carne o un guiso, en los que la transparencia carece de importancia, una iluminación trasera nos va a producir los necesarios brillos para que nuestro plato luzca apetitoso.

Ya hablaremos más adelante de este tema en detalle y con ejemplos, porque considero que es el más importante.

Os recuerdo los enlaces de los otros capítulos:

Mc

Publicado por , el Cómo fotografiar comida. Etiquetas: , , , ,

Comentarios


Te recordamos que:

  • Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos.
  • Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos como hacerlo
  • Al dejar un comentario aceptas nuestra política de privacidad
Ya se han hecho 61 comentarios para "Cómo fotografiar comida (V). La luz".
  1. morgana says:

    Como siempre, PARA ENMARCAR. Impresionante.

    Un millón de gracias.

    Besos.
    Morgana

  2. Pedro says:

    Enhorabuena por esta leccion magistral.A los que nos gusta la fotografía nos apasiona este tipo de articulos.

  3. Mª José says:

    !Qué reportaje más genial! como todo lo que hacéis, muchas felicidades.Gracias mil.

  4. Genial, Mc…y muy bien explicado, apto para todos los publicos! un gran aplauso para ti! lo de los pies de fotos es absolutamente genial. Gracias!

  5. Angus says:

    Un tutorial brillante y claro, como la luz. ¡Gracias mac!

  6. pepacooks says:

    imprescindible, como toda la serie. tengo que repasaría entera en un ratín

  7. ajonjoli says:

    Por primera vez, y desde luego sin que sirva de precedente, tengo que haceros una corrección (es que ya sabes que me dedico a la óptica, de telescopios, pero óptica en todo caso, jijiji)
    La afirmación “cuanto mayor sea la velocidad de obturación, mayor será el desenfoque” no es del todo correcta. La profundidad de campo depende del número F, (menor F menor profundidad) y la velocidad de obturación depende del diafragma. Para misma focal y más abierto el diafragma, más velocidad de obturación y menos profundidad de foco, eso es cierto, pero para mismo diafragma (y misma velocidad) si la focal es más corta habrá menos profundidad de foco. La gente va a pensar que haciendo fotos rápidas van a conseguir ese bonito desenfoque que tanto nos gusta, pero si tienen focales largas no será así.

    Besos!!!

    • Mc says:

      Gracias por tu comentario, ajonjolí.

      Hablé de la profundidad de campo en un post anterior y en él sí que hice referencia a los tres factores que influyen en la profundidad de campo: abertura, distancia focal y distancia al objeto. La frase que mencionas, sacada de contexto, es una burrada, y entiendo que te haya rechinado. Pero tras el símil de la manguera, lo pretendido era ilustrar este mismo efecto en la cámara, partiendo de que mantenemos distancia focal y distancia al objeto, y observamos el efecto de la cantidad de luz, es decir la abertura, que no la velocidad de obturación. La frase comienza “…cuanto más prolongada sea la exposición, es decir, menor la apertura del diafragma…” y se menciona la abertura. En la continuación de la frase, omito esta referencia. Entiendo que técnicamente debiera haber escrito:

      “…cuanto menor sea la abertura del diafragma, es decir, cuanto más prolongada sea la exposición, mayor será el rango de distancias en el que los objetos salen nítidos en la fotografía; por contra, cuanto mayor sea la abertura, mayor será el desenfoque.”

      Cambio esa frase en el post. Gracias por tus aportaciones técnicas.

      • Ajonjoli says:

        ¡Hola Mc!

        no dudaba ni remotamente que sabías de lo que estabas hablando, pero lo comenté porque si lo lee alguien que no sabe nada de óptica o fotografía podía hacerse un lío :) Y bueno, por deformación profesional, jajajaja
        El tutorial es magnífico.
        Un beso.

    • Gofio says:

      Mil gracias por este capítulo, sobre todo por el final.

      Yo aún estoy en la fase de fotografiar la comida como si fueran retratos, con la luz principalmente frontal (paraguas elevado 45º a la derecha) pero ¡es que no tengo con qué darle luz por detrás! :(

      Estoy buscando ahora mismo para pillar una softbox y demás, tengo que pasarte un correo no se nos vayan a pasar las fechas (mi cumple en noviembre) esperando que tu jefa te deje respirar ;)

  8. Excelente tutorial! Muchas gracias una vez más!

  9. MiriamR says:

    Oh, ¡es estupendo! No tengo ni idea de fotografiar, pero leyendo vuestros artículos de fotografía he aprendido algunos detalles que modestamente puedo aplicar. Me animáis a intentar hacerlo bien. Muchas gracias por vuestro gran trabajo.

    Un saludo.

  10. Estrella says:

    Qué consejos tan valiosos, como siempre :) Estoy siguiendo toda la serie con mucho interés, ¡muchas gracias!

  11. montserrat says:

    que dificil es explicar sobre algo que puede resultar lioso y que quede reflejado como la cosa mas simple del mundo.
    CLASE MAGISTRAL!!!! gracias Mc.
    Lo he entendido todo, todo y todo. ja ja.

  12. Maite says:

    Sólo he leído algunos trozos, pero creo que me lo imprimiré para leerlo con detenimiento. Grandes consejos que me vendrán muy bien. Porque tengo una cámara nueva y muy poco tiempo para investigar.
    Seguro que este post me sirve para hacer fotos diferentes este verano.
    Gracias

  13. Un monográfico estupendo para los que empezamos a movernos en la blogosfera y para todo el mundo mundial! Es en estos detalles donde encuentro grandes virtudes de los blogueros. Compartir una información de esta calidad es para quitarse el sombrero (o el delantal!). Encantada de saludarte, y un montón de besos. Montse

  14. De pe a pa, me lo he leído de pe a pa, y lo mejor de todo es que entiendoooooooooo. Qué guay! Ahora sólo falta practicar.
    Y por cierto, menuda currada, al pasar el ratón por encima se cambia la foto. Estamos a niveles muy altos ya, ¿eh Mc?.
    Muchísimas gracias.
    Besos
    Vicky

  15. ¡¡¡Muy ilustrativo!!! Me ha gustado mucho la parte de la influencia de la sensibilidad a paso de ratón. Precisamente hoy he recibido el Plate to Pixel (Helène Dujardin) y por la calidad de la impresión esto no se aprecia en el libro. Saludos.

  16. miquel says:

    una buena clase tomo nota
    miquel

  17. Bueno, y ahora a ponerse a trabajar, porque está claro que tras la teoría tiene que haber práctica. Uno debe conocer su cámara y experimentar por sí mismo bajo unas directrices como las tuyas, Mc, breves, concisas y claras.

    Tengo que experimentar con la luz trasera, pues hasta ahora siempre la he usado lateral. ¿Y trasera y lateral a la vez? Habrá que ver …

    ¡Muchas gracias por tu información!

    Besos.

  18. BlauKitchen says:

    Que interesante,
    Me quito el sombrero ante este artículo.
    Gracias por ilustrarnos en el mundo de la fotografia y en particular el del mundo de los alimentos, es de gran ayuda.
    Saludos.

  19. Alisonhouse says:

    Muy interesante el artículo. No entiendo de fotografía pero me gustaría hacer buenas fotos. La teoria no es lo mio……….

  20. LAURA says:

    Plas,plas,plas. IMPRESIONANTE!! Os leo siempre muy atenta. Compré la cámara basándome en vuestras recomendaciones y fotografio siguiendo vuestros consejos. Es un lujo poder leerestos posts. Muchisimas gracias.

  21. CRIS says:

    CARAI, M HABÉIS DEJADO IMPRESIONADA!!!! MADRE D DIOS, ACABOD DARME CUENTA D Q MIS FOTOS NO SALEN MAL X CULPA D LA CÁMARA.. VAMOS, Q CREO Q ALGO D CULPA X MANAZAS TENGO!!!! JA,JA,JA,JA,JA, EN SERIO, MUCHAS GRACIAS X TODA LA INFORMACIÓN, ASÍ DA GUSTO APRENDER. UN BESIÑO

  22. Belen says:

    Que bueno, Su!!!
    Hace un mes nos hemos comprado una nueva cámara, con estos magníficos consejos que nos daís, no sólo me va a servir para fotografiar comida.
    Acabo de leer una magistral clase de fotografía.
    Cada día me gusta más el blog.
    Un fuerte abrazo,
    Belén

  23. Eva says:

    Mc!!! Yo quiero un curso onlineeeeeeeee!!!!!!! ;)
    Besos,
    Eva.

  24. Alicia says:

    Desde que sacaron las máquinas que lo hacen todo solas, todas esta sutilezas se me han olvidado.
    Besos.
    Alicia.

  25. EnLaLuna says:

    Muchas, muchas, muchas gracias por tus lecciones. Son realmente útiles.

  26. Piquices says:

    Estaba esperando esto con una impaciencia propia de la noche de reyes jajajajajaja.
    Mac, no sabes como me gustan tus clases. Haces que lo que siempre me pareció un “imposible de entender” se convierta en lo más ameno y comprensible…… “a tí te quería yo de profe de mates en las monjas y no al que me tocó en suerte”.

    Gracias
    Piqui

  27. Victoria says:

    Muchas Gracias, por estas lecciones tan estupendas. Vais a conseguir que aprenda algo de fotografia y eso que soy una negada. Besos.

  28. Manolo says:

    Desde que os conozco, y van unos cuantos años, no he parado de aprender.Que fácil lo hacéis todo.

  29. Un millón de gracias por este tutorial, que pienso leerme con todo detalle!! La fotografía es una de mis asignaturas pendientes y la que me echa para atrás a la hora de publicar muchas recetas. Bss

  30. Gracias por visitarme.
    Me agrada volver a retomar el contacto contigo y veo que has avanzado muchísimo.
    Esta entrada sobre la luz en las fotografías me parece excepcional, única y francamente útil.
    Te seguiré viendo

    un fuerte abrazo

  31. Irene says:

    increiblemente explicado. llevaís la pedagogía en vena.
    Me encanta la foto de los huevos con luz suave. ¿son vuestras niñas las sufridoras de tener la sábana estirada? Seguro que no, Mcgiver habrá inventado algún artilugio para sujetarlo en la posición correcta…. no hay nada como voluntad e imaginación

    :)

  32. Gracias… me lo tengo que estudiar bien a fondo

    Besos. Ana

  33. Ana says:

    Fenomenal como siempre, habra un antes y un después este curso. Si la calidad de las fotos de toda la blogosfera empieza a mejorar a partir de ahora será gracias a esto. Vamos a ver que tal lo aplicamos.

  34. carlos & carlos says:

    Tuve el placer de decíroslo en persona, este blog es tan bueno en el aspecto de cocina como en el fotografía. Impresionante.

    Carlos

  35. Sus says:

    Unos consejos fantásticos. Me ha encantado poder ver los cambios según el pie de foto. Gracias!

  36. Patricia says:

    Mc, me parecen unas explicaciones buenísima, pero tengo dos problemas, que no tengo ni idea de fotografia (pulso el botón y poco más) y luego la cámara, tengo una digital normal de unos cuantos añitos, y no creo que pueda hacer tantas virgerias, aunque espero comprarme una pronto, jejej. ¿Cuál me recomiendas sin ser un reflex enorme?, que me entre en el bolso para poderla llevar y poder sacar fotos a mi chiquitin en cualquier momento.
    Muxus

  37. Piluka says:

    Mil gracias por los tutoriales Su! Están genial!
    Besitos y mucho animo reina!

  38. Gloria says:

    Que pasada!!!!
    Mc, esto es demasiado, gracias por todo este tutorial.
    Lo necesito tanto….

  39. Acabo de terminar de leerme todo, desde el principio…ya tengo todo impreso. Tengo un caos terrible pero espero que con la segunda lectura y la cámara en mano tenga las ideas más claras. Muchisimas gracias por este magnifico tutorial Sr Webos.
    Un abrazo

  40. miguel soler says:

    Hola, me gustaria, si es posible, como se hace, o la tecnica, para fotografiar un alimento o varios en una foto y que salga todo el fondo negro ( por ejemplo ), como en vuestra primera entrega con la foto de la tortilla, y aqui ademas, el fondo, refleja
    gracias

  41. Miguel says:

    Gracias por estos increíbles tutoriales , me han parecido tremendamente esclarecedores, aunque soy fotógrafo amateur, nunca me he atrevido hacer este tipo de fotografía, en adelante y gracias a estos magníficos consejos , podré unir mis dos grandes pasiones como la fotografía y la gastronomía, nuevamente gracias

  42. Dulce says:

    La luz, eterno problema de todas mis fotos. :(

  43. Fran says:

    Tengo verdaderos problemas con la temperatura de color en mis fotografías de pan para el blog y ahora se que es precisamente por la combinación de fluorescente de la cocina y la bombilla incandescente de encima de la vitrocerámica, que es justo debajo donde suelo hacer las fotos.

    Muchas gracias. Intentaré poner en práctica todo esto.

  44. Hola!!!

    Estupendo análisis de como fotografiar nuestro arte culinario!!! No se si seré capaz de todo ello con mi compacta, pero lo intentaré!!!

    Gracias por compartirlo.. te doy mi dirección por si cabe algún consejo…jejeje… (más de 100) …jeje ;)

    http://migenuinaesencia.blogspot.com.es/

    Un saludo,
    Ñu

  45. Me habéis sacado de muchas dudas y ahora le sacaré partido a mi D90.
    Soy apasionado de las fotos de platos y tapas de mi ciudad. He creado una web para que los restaurantes y bares de mi ciudad se anuncien gratis.

  46. Auxai says:

    Mil gracias por los tutoriales. Estoy empezando a hacer mis pinitos en el mundo de la gastronomía y esto es exactamente lo que estaba buscando. Me ha parecido de lo más completo, acertado e interesante. Un saludo.
    Tartas Madrid

  47. Hola!!!
    Es una maravilla poder saber más sobre la fotografía culinaria, nos ayuda mucho ya que al no ser profesionales de la fotografía no tenemos mucha idea.
    Hacéis un trabajo formidable y sois un ejemplo a seguir.
    Saludos desde recetasbonappetit

  48. Isabel says:

    Muchas gracias por plasmar tus reflexiones de una forma tan didáctica y sobre todo, de forma altruista. Aunque llevan publicadas mucho tiempo, yo acabo de descubrirlas, así que me puedo permitir el lujo de leerlas todas seguidas, sin tener que esperar impaciente a la próxima entrega.
    Sólo tengo una duda, a la hora de consultarlos en la página, y es que no me funciona la opción de ver las fotografías con distintas exposiciones de luz… No me funciona ni pasando el cursor por encima de las letras azules, ni clicando encima. ¿A alguien se le ocurre a qué puede ser debido y qué puedo hacer para solucionarlo? Muchas gracias de antemano.
    Bicos mil,
    Isa.

    • Mc says:

      Hola, Isabel. Es una entrada antigua y entre los últimos cambios de apariencia de webos fritos tocamos algo y dejo de funcionar. No nos habíamos dado cuenta, perdona. Ya funciona.

      Mc

  49. Isabel says:

    Me ha encantado esta serie de tutoriales.

    Muchas gracias por compartir tus conocimientos con nosotros. Tiene mucho mérito el ser capaz de poner en palabras todos estos conceptos y explicar cosas muy básicas (sobre todo en el primer post), pero que si no nos las muestran no somos conscientes de tenerlas delante. Podríamos seguir sacando tristes fotos a un plato, con la mejor cámara del mundo, sin entender porqué siguen sin ser atractivas.

    Está claro que tener una buena foto es primordial para animarse a hacer una receta y hay mucha diferencia entre una foto trabajada y otra que no lo está. No aspiro a aplicar todo lo aquí expuesto, porque mis medios y formación son muy limitados, pero si que intentaré aplicar todo lo que esté en mis manos, para hacer unas fotos más apetecibles.

    Gracias de nuevo.

    Isabel.

    • Isabel says:

      Jajajaja! No me di cuenta de que ya había comentado esto! Di por hecho que los comentarios más recientes quedaban arriba.

      Bueno, queda claro que me han gustado mucho los tutoriales, no?

      Gracias de nuevo.

Mostrar comentarios

Agenda

+ Ver todo

  • No hay actividades programadas

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….