Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Search in comments
Filter by Custom Post Type
Publicidad

¿Qué fue de la maravillosa cocina de sobras?

Ayer, leyendo el periódico me entero de que el Ministerio de Agricultura está haciendo un estudio para revisar y aumentar la caducidad de algunos alimentos, y los resultados me han parecido estremecedores: en España se tira de media en los hogares un 42% de comida. No entro en consideraciones de si este estudio es una exageración o no, o si nos tenemos que comer los yogures caducados estilo Cañete, o si realmente tenemos todos tan poco tiempo, que es más fácil tirar que reciclar la comida que sobra haciendo otra receta.

La cocina de aprovechamiento

¿Que ha sido de las sobras que nuestras madres reconvertían en el mejor de los platos?
En mi casa este tema es sagrado. Desde hace muchos años he seguido el sistema de mi madre. Ella es caso aparte, porque te reconvierte una sobra en otro plato mejor que el primero, y eso es un arte que se lleva innato. Yo lo hago bien, pero no con su maestría. Eso sí, en mi casa me he criado bajo el lema ‘no se tira nada’, y cuando digo ‘nada’, es ‘nada’. Las raciones se hacen pensando en la cantidad justa, y si sobra alguna cosa se convierte en otra receta automáticamente, siempre con la idea de hacer más agradable el tema sobras. Con lo cual yo le cogí el gusto a esto de aprovechar todo y no tirar nada, y menos mal que disfruto con ello, ya que en este caso, de no haber seguido estas enseñanzas, hubiese tenido graves problemas con la jefa del clan.

Creo que en el fondo lo que pasa ahora es que el poco tiempo de que disponemos nos lleva inevitablemente a coger el plato, mirar el cubo de la basura y pensar “bah, no merece la pena estarme quitando la carne de los huesos de la gallina del caldo para hacer unas croquetas”. ¿O no es el tiempo, sino el uso que hacemos de él?

Siempre me acuerdo lo que dice mi amiga Ajonjolí en su blog: “A nadie le sorprende que los españoles vean una media de cuatro horas de televisión al día. Sin embargo, el hecho de dedicar hora y media a preparar la cena cada noche a mucha gente le parece raro y te preguntan que cómo tienes tiempo.”

Sabéis que no suelo meterme en temas que no sean recetas propiamente dichas, porque cada uno es libre de hacer lo que considere oportuno. Además soy sumamente respetuosa, y la organización de cada casa es un mundo. Pero es que no puedo pasar por alto estos temas, y el hablarlo con vosotros me ayuda a desahogarme. Supongo que tú, que me estás leyendo y que te interesa hacer la comida a los tuyos de la mejor manera posible, es muy probable que cuides este tema, pero es cierto que hay una laxitud en el uso de las sobras, tenemos tanto de todo, que si tiramos algo a la basura, otra cosa habrá para cenar.

La cocina de aprovechamiento
Creo que es bueno pensar un poco y volver al maravilloso mundo de hacer de las sobras un arte. La cocina castellano manchega es primorosa en este tema. Si nos fijamos un poco, cuántas recetas son de aprovechamiento en nuestra cocina: con pan se hacen migas, sopa castellana, sopa de espárragos trigueros, gazpachos pobres, torrijas, y así, un montón de recetas.

¿Y qué hablar de las croquetas? ¿O de las empanadillas? ¿Y de las tortillas hechas con verduras que han sobrado o guisadas? ¿Y las ensaladas con restos que van quedando?, y que bien hechas, que son una maravilla, ¿Y las lasañas? y esas magdalenas que han quedado un poco olvidadas y con las que se puede hacer un fantástico puding —ya pondré la receta—…

Y así seguiría dándole una vuelta a muchas de las recetas que nos acompañan en la mesa del día a día.

Ya, pero algunos me diréis que hacer una croqueta casera lleva su tiempo. ¿Y? Nadie dijo que comer bien fuera fácil, pero es el tiempo mejor invertido: en salud, en bienestar y en placer.

Su

Publicado por Su, el 19 de enero de 2013. Esta entrada está guardada en: Trucos. Etiquetas: ,

Comentarios


Para comentar debes dar tu consentimiento para que tratemos tus datos. Aquí te explicamos qué hacemos con ellos.

Te recordamos que:

No publicaremos tu dirección de correo electrónico

Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos

Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos cómo hacerlo


¿Sabías que puedes recibir gratis todas las novedades de webos fritos? ¡Entérate cómo!

Ya se han hecho 130 comentarios para "¿Qué fue de la maravillosa cocina de sobras?".
  1. PEPI dice:

    totalmente de acuerdo. yo lo que me sobra lo congelo para un apuro.
    de todas maneras, si tienes recetas para “reciclar” lo que sobra, tambien seran bienvenidas.

  2. Mariu.Meres dice:

    Estoy totalmente de acuerdo. Mi madre tenía también una frase: “hoy, retales”, que quería decir, ni más ni menos, que había varios “pocos” sobrantes de las comidas anteriores: macarrones para uno, lentejas para otro, un trozo de tortilla, un filete rebozado… y con eso y alguna cosa más para completar se hacía una comida en la que cada uno comía diferente a los demás, pero que servía para no tirar la comida.
    También es verdad que, gracias a ella yo me crié con la máxima: “lo que hay en en plato, es para comer” así que todos nos servíamos la porción que considerábamos que íbamos a comer, nada de ponernos un plato hasta arriba para luego tirar la mitad.

  3. Ajonjoli dice:

    olé olé y olé
    Su, eres la mejor!!!!! me encanta cuando te pones reivindicativa, es que ya sabes que yo soy muy de meter caña, jajaja
    Me estoy leyendo un libro que se llama “Despilfarro” y que da las cifras de lo que se tira en los supermercados y hogares, y es espeluznante, así que este post me parece muy, muy necesario. A ver si la gente se conciencia con el tema y se animan a no tirar la comida.

  4. Miguel dice:

    Totalmente de acuerdo. En mi casa no se tira nada…aunque yo soy mas del “reventar antes que sobre” castellano.

  5. Piqui Ces dice:

    No me puedo dejar de pasar ni los fines de semana, menuda entrada guapa la de hoy.
    Me considero la gran recicladora de comida, vengo de una familia muuuy numerosa en la que tampoco se tiraban los restos y es que casi nunca había jajaja le salimos a mi madre muy “comedoriñ@s”.
    Fíjate que la primera vez que comí ropa vieja fue en el comedor de la empresa cuando empecé a trabajar.
    Recuerdo los “bocatas de bacalaos del mediodía” que me zampaba y que ahora no me puedo permitir (por motivos de la ¿edad?).
    Tenía mi madre un dicho para aquel entonces “en casa del pobre, reventar antes que sobre” que me lo he apropiado porque me encanta.
    Por cierto que eso de yo no tengo tiempo también lo escuché más de una vez pero claro a mí con tres hij@s, trabajo en la oficina y la casa me “sobraba” el tiempo para cocinar rico y sano a diario, en fin que se le va a hacer jijiji.
    Un biquiño

  6. Javi dice:

    Qué razón tienes! Y más cuando somos poquitos en casa: en mi caso yo solo cocino para dos con lo cual me tiro más a platos que congelan bien y tengo el congelador “petao”!!!
    Tengo que bucear más en vuestro blog para buscar recetas sencillas para dos. Aún así, ¿alguna sugerencia?
    Gracias!!!
    Twitter: @abadpiqueras

  7. Montse dice:

    Mi madre era una excelente cocinera y en mi casa nunca se tiró nada. Yo trabajo desde los 16 años (tengo 56) y siempre he cocinado, como fuera de casa pero dejo comida hecha para mi marido y (antes) para mi hijo que ya es independiente con 31 años y mi madre que vivía conmigo y ya falleció. Tengo compañeras que no saben freir un huevo y se extrañan de que cocine para los demás mientras yo tengo que comer en el trabajo. Para mí no es una obligación, es una forma de ser. Las sobras si son grandes se guardan en el congelador y el día que no tengo ganas o no puedo cocinar sirven de nuevo. Los hijos si en casa han visto cocinar se animan y aprenden. Mi hijo sabe hacer desde croquetas caseras a un buen arroz, y le sabe fatal que algo se le estropee y tenga que tirarlo. Es cuestión de educación y mentalidad.
    Gracias Su por tu blog tan estupendo. Un abrazo desde Zaragoza.

  8. Pomi dice:

    Yo acabo de almorzar una “musaka a mi manera” hecha con unas albóndigas de ayer. Las he machacado y las he puesto en una fuente refractaria con patatas fritas en rodajas, berenjenas fritas en taquitos, tomate frito, todo por capas, y terminando con bechamel y queso rallado.
    A los niños les ha encantado y no se han dado cuenta de la berenjena.

  9. Charo dice:

    Ole Ole y Ole por este post. Completamente de acuerdo, sólo necesitamos un poco más de mirar al prójimo y dar importancia a lo que tenemos y de lo que podemos llegar a carecer.
    Muchas gracias de nuevo por tus publicaciones

  10. Araceli dice:

    Sí, muy de acuerdo, pero hemos sido tan inconscientes que hasta que no le hemos visto las orejas al lobo no nos ponemos manos a la obra. De todas formas, una consideración: se tira más en el proceso de recolección, envasado, comercialización etc. que en los hogares, aunque ello no es excusa, obviamente.
    La FAO dijo hace un par o tres de años que el mundo está preparado para dar de comer a más del doble de la población actual. Si hay hambre, es por que no hay una justa distribución de la riqueza, no por falta de alimentos ni porque seamos muchos.

  11. mabebe dice:

    COMPLETAMENTE DE ACUERDO, EN CASA HAY UN DIA QUE APROVECHAMOS LAS SOBRAS DE TODA LA SEMANA(CUANDO HAY),YO LE LLAMABA DIA DE SOBRAS,HASTA QUE MI HERMANA ME DIJO QUE ELLA LE DECIA DIA DE “VARIETTES” JAJAJ SUENA MUCHO MEJOR.
    TENGO CINCO HIJOS SOMOS MUCHOS EN CASA Y ESO LA VERDAD QUE ME HA HECHO SER MAS INGENIOSA,LO QUE NO SABES TE LO INVENTAS.
    ES BASTANTE SATISFACTORIO APROVECHAR LAS SOBRAS,SACAR UN PLATO DE OTRO,TRANSFORMARLOS..MIRES POR DONDE LO MIRES SOLO SACAS COSAS POSITIVAS.
    GRACIAS POR TUS RECETAS.¿DE DONDE SACAS EL TIEMPO?.
    UN BESO

  12. Montserrat Pruna dice:

    Me parece muy interesante todo lo que nos comentas, en mi caso cada vez lo voy haciendo mejor, aunque es verdad a veces algunas cosas acaban en la basura. Por favor indicame algun libro que conozcas de aprovechamientos, he estado buscando, pero no he encontrado nada. Gracias por toda tu ayuda

  13. Montse dice:

    Estoy de acuerdo con tigo, mi madre me enseño que la comida no se tira que vale dinero. Ella era de las de hacer un caldo y des pues comiamos la carne de la olla y si sobraba croquetas y que contestos nos poniamos cuando habián croquetas y a si todo

  14. Mª PILAR SOLER dice:

    CON UNAS HUEVERAS DE PLASTICO ES EL MISMO SISTEMA Y SE PUEDEN HACER DE 10 EN 10 O DEL TAMÑO QUE SEA LA HUEVERA

  15. Tina dice:

    Hola Su, yo estoy contigo. La comida no se tira. En mi casa cualquier sobra se transforma en un plato riquísimo. Con un poco de pollo asado lo mismo te hago un sandwich que unos macarrones. Y lo ricos que salen! Gracias por el post y por fomentar la cocina de aprovechamiento

  16. ROCIO GONZALEZ VELAZQUEZ dice:

    Yo también pertenezco al club “Aquí no se tira nada”, no es que me hayan enseñado en casa, me ha enseñado la vida y, como tú dices, muchos platos “aprovechados” me gustan más que el principal. Mi amigo es el arroz, con cualquier sobra y un poquito de intuición para mezclar sabores, tenemos un plato principal para chuparnos los dedos. Queremos recetas de aprovechamiento, Su.

Mostrar comentarios

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….

Síguenos en redes sociales

¿Quieres recibir las recetas en tu correo?