Publicidad

Polvorones de avellana sin azúcar y con aceite de oliva virgen extra

Hoy toca polvorones de avellana sin azúcar y con aceite de oliva virgen extra, una versión de los dulces navideños que más me gustan, los de avellana.

Todos los que tenéis a alguien en casa que no puede tomar azúcar ya os sabéis todos los edulcorantes de memoria. Yo no soy experta en cuanto a componentes, me defiendo en cuanto a usos en repostería, y sé los que mejor funcionan, pero aquí cada uno tiene que hacer su propio proceso. La receta normal es la que os enseñé hace unos cuantos años en esta entrada. Vosotros podéis hacer vuestros experimentos con el producto que uséis. En el caso del endulzante Dayalet es muy sencillo porque tiene la misma textura que el azúcar y se sustituye por la misma cantidad. La marca tiene productos para un montón de recetas: galletas, bizcochos, magdalenas o muffins, entre otros. Yo he hecho las pruebas con este último. En los consejos de la receta te hablo de la composición de este producto.

Polvorones de avellana sin azúcar y con aceite de oliva virgen

Receta de polvorones de avellana sin azúcar y con aceite de oliva virgen extra

Ingredientes para 15 polvorones

100 g de avellanas
70 g de aceite de oliva virgen extra
Un trozo de piel de limón
100 g de edulcorante Dayalet
200 g de harina de repostería

Puedes prorratear los ingredientes a otras cantidades usando nuestra calculadora

Preparación

A mano


La víspera

1. Precalienta el horno a 130ºC, calor arriba y abajo.
2. Pon la harina en una bandeja de hornear. Métela en el horno a media altura.
3. Pela las avellanas y ponlas en otra bandeja de hornear, a una altura por debajo de la que has usado para la harina, y así se hacen las dos cosas a la vez.
4. Hornea durante 30 minutos, moviendo la harina de vez en cuando con la espátula. Verás que va cogiendo un tono ligeramente tostado. Es importante que no se pase de tiempo, porque amargaría la mezcla. Conforme se vayan tostando las avellanas la piel se irá desprendiendo sola. Cuando las retires y se enfríen un poco, la piel terminará de salir sin problemas, solo pasando los dedos por ellas.
5. Reserva las avellanas aparte, limpias y sin restos de piel —si queda alguna con piel no pasa nada—. Deja reposar la harina hasta el día siguiente —o al menos un par de horas—.

El día D

1. Tritura las avellanas con una batidora potente o un robot de cocina.
2. Pon a calentar el aceite de oliva con la cáscara de limón —sin parte blanca, que amarga— a fuego medio. Cuando la cáscara esté frita, retira del fuego, quita la cáscara y deja enfriar. Reserva.
3. Echa la harina en un cuenco. Agrega las avellanas trituradas. Mezcla y forma un volcán.
4. Agrega el Dayalet y el aceite. Amasa hasta que notemos que se van uniendo todos los ingredientes. En principio queda como arena gruesa, lo que venimos conociendo como “estonolosacopalante”. Pero nada más lejos de la realidad: con tus manos empiezas a unir esta especie de arena y vas formando una bola un poco aplanada. Envuélvela en plástico transparente y métela en el frigorífico entre 30 minutos y una hora.
5. Saca del frigorífico, quítale el plástico, y aplasta un poco la masa con la palma de la mano. Cúbrela de nuevo con el plástico y pásale un rodillo hasta dejarla de 1 cm o 1 cm y medio de espesor.
6. Usa tu cortapastas preferido —a mí me gusta emplear uno redondo sin más— y ve haciendo los polvorones. Si no tienes cortapastas te puede servir un vaso de vino. Ayúdate de una espátula para trasladarlos a una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Junta los restos que te vayan quedando, sin hacer una bola, solamente juntando las porciones de masa una detrás de otra, y uniéndola con cuidado con los dedos, y repasando la superficie con el rodillo. Con esto conseguirás aprovechar hasta casi las últimas miguillas.
7. Deja reposar 1 hora en un sitio fresco.
8. Hornea. Puedes hacerlo de dos maneras:

  • Precalienta el horno a 200ºC, sólo el grill, e introduce unos 15 minutos, a una altura medio-alta —un poco más abajo de la que uses para gratinar la pasta—. Vigila a partir del minuto 10, por si tu grill va a toda caña, y se te queman.
  • Si no quieres estar pendiente, se hacen fenomenal a 180ºC, calor arriba y abajo, a altura media, durante 20 minutos, dándole un toque de grill un par de minutos antes de finalizar el horneado.

9. Sácalos del horno, y cuando estén fríos retíralos cuidadosamente con una espátula a una bandeja de presentación. Puedes presentarlos tal cual o con endulzante Dayalet tipo azúcar glas

Thermomix


La víspera

1. Precalienta el horno a 130ºC, calor arriba y abajo.
2. Pon la harina en una bandeja de hornear. Métela en el horno a media altura.
3. Pela las avellanas y ponlas en otra bandeja de hornear, a una altura por debajo de la que has usado para la harina, y así se hacen las dos cosas a la vez.
4. Hornea durante 30 minutos, moviendo la harina de vez en cuando con la espátula. Verás que va cogiendo un tono ligeramente tostado. Es importante que no se pase de tiempo, porque amargaría la mezcla. Conforme se vayan tostando las avellanas la piel se irá desprendiendo sola. Cuando las retires y se enfríen un poco, la piel terminará de salir sin problemas, solo pasando los dedos por ellas.
5. Reserva las avellanas aparte, limpias y sin restos de piel —si queda alguna con piel no pasa nada—. Deja reposar la harina hasta el día siguiente —o al menos un par de horas—.

El día D

1. Pon las avellanas en el vaso y programa 10 segundos a velocidad 5.
2. Pon a calentar el aceite de oliva con la cáscara de limón —sin parte blanca, que amarga— a fuego medio. Cuando la cáscara esté frita, retira del fuego, quita la cáscara y deja enfriar. Reserva.
3. Pon la harina y las avellanas molidas en el vaso. Agrega el endulzante Dayalet y el aceite. Programa 15 segundos a velocidad 4.
4. Detén la máquina, saca la masa, que estará como arena muy gruesa, y empieza a unirla con tus manos, formando una bola un poco aplanada. Envuélvela en plástico transparente y métela en el frigorífico entre 30 minutos y una hora.
5. Saca del frigorífico, quítale el plástico, y aplasta un poco la masa con la palma de la mano. Cúbrela de nuevo con el plástico y pásale un rodillo hasta dejarla de 1 cm o 1 cm y medio de espesor.
6. Usa tu cortapastas preferido —a mí me gusta emplear uno redondo sin más— y ve haciendo los polvorones. Si no tienes cortapastas te puede servir un vaso de vino. Ayúdate de una espátula para trasladarlos a una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Junta los restos que te vayan quedando, sin hacer una bola, solamente juntando las porciones de masa una detrás de otra, y uniéndola con cuidado con los dedos, y repasando la superficie con el rodillo. Con esto conseguirás aprovechar hasta casi las últimas miguillas.
7. Deja reposar 1 hora en un sitio fresco.
8. Hornea. Puedes hacerlo de dos maneras:

  • Precalienta el horno a 200ºC, sólo el grill, e introduce unos 15 minutos, a una altura medio-alta —un poco más abajo de la que uses para gratinar la pasta—. Vigila a partir del minuto 10, por si tu grill va a toda caña, y se te queman.
  • Si no quieres estar pendiente, se hacen fenomenal a 180ºC, calor arriba y abajo, a altura media, durante 20 minutos, dándole un toque de grill un par de minutos antes de finalizar el horneado.

9. Sácalos del horno, y cuando estén fríos retíralos cuidadosamente con una espátula a una bandeja de presentación. Puedes presentarlos tal cual o con endulzante Dayalet tipo azúcar glas

Consejos y trucos

  • A mí me gusta poner en estos polvorones el aceite frito, porque le da una textura muy especial. Puedes incorporarlo en crudo, y queda también bien. La variedad que uses depende de tus gustos; yo tenía el picual que uso para casi todo y quedaron perfectos. Si quieres un sabor un poco menos acentuado usa la variedad hojiblanca, por ejemplo, o la arbequina.
  • Yo compro los papelillos para envolverlos aquí.
  • Si te queda una masa en exceso blanda e inmanejable, incluso después del reposo, añádele por encima y por debajo harina normal, no hace falta que sea tostada.
  • Si quieres hacerlos con azúcar pero sin manteca, sustituye en esta receta los 100 g de Dayalet por 100 g de azúcar —mejor si se la pones glas, porque queda más fino al paladar—.
  • Si quieres información sobre los productos Dayalet puedes visitar su página, en la que explican sus usos y componentes. El edulcorante que he usado, Dayalet para Muffins, contiene lactitol, isomaltol, maltitol, fibras vegetales, maltodextrina de patata, acesulfame-K y neohesperidina. Si te gustan otros productos puedes hacer las pruebas y contárnoslo en los comentarios, que seguro que les vendrá bien a las personas que tienen necesidades de este tipo. Yo los compro aquí.

Dayalet para Muffins

Debes tener en cuenta siempre que en la alimentación de personas diabéticas hay que tener cuidado con la ingesta de dulces, porque aunque no lleven azúcar, algunos llevan los carbohidratos de la harina y hay que tenerlos en cuenta en la dieta. Si se va a tomar dulce, es mejor dejar el pan para otra comida. Y seguir siempre los consejos de los profesionales que controlen su enfermedad. Las asociaciones también colaboran con este tema y te pueden dar ideas de menús aptos para la diabetes.

Espero que disfrutes con estos polvorones de avellana sin azúcar.
Su

Publicado por , el Bollería. Etiquetas: , ,

Comentarios


Te recordamos que:

  • Los comentarios no se publican inmediatamente. Están sometidos a moderación por parte de webos fritos.
  • Si quieres poner cara a tus comentarios, aquí te explicamos como hacerlo
  • Al dejar un comentario aceptas nuestra política de privacidad
Ya se han hecho 8 comentarios para "Polvorones de avellana sin azúcar y con aceite de oliva virgen extra".
  1. Mª José says:

    Mi cuñado es diabético y le encantan los dulces, probaré estos polvorones, los otros de avellanas que tienes nos encantan.

  2. geles says:

    Hola, he estudiado el grado medio de panadería,pastelería y confitería, y en una de las asignaturas (materias primas) había un tema, los edulcorantes.Elaboramos un trabajo de investigación con respecto a los que mayoritariamente se utilizaban (naturales como artificiales) y mi conclusión fue la siguiente: por poco recomendable que sea el azúcar blanca refinada …….la prefiero antes que elegir los edulcorantes artificiales….la única ventaja que tienen es su bajo poder calórico….pero (es mi conclusión , que quede claro) a un alto precio para la salud de las personas .Conclusión: no abuses del azúcar y no necesitarás autoengañarte haciendo repostería con edulcorantes bajos en calorías.Sólo entiendo justificado el uso de ciertos edulcorantes artificiales y siempre con mucha moderación en casos de diabetes que evidentemente no pueden tomar la sacarosa como edulcorante, aunque les recomendaría que si no les disgusta el sabor a regaliz….prueben a tomar estevia (ojo! también con donde se compra y que lean bien su composición).

  3. Gracias por la receta, Su! Tomo nota de las avellanas (que tienen que darle un puntito de sabor mucho más interesante) y a ver si me animo a hacerlos con tagatosa.
    La pinta promete ;-)
    Besos

  4. Ana says:

    Ser diabético y goloso es una combinación terrible… Así que recetas así son geniales para darle una alegría a mi suegro. Muchas gracias, Su

  5. Dome says:

    Hola Su. Soy seguidora tuya desde hace tiempo y decirte que todas las recetas que he probado, dulces o saladas, han sido un exito. Este fin de semana, sin ir mas lejos, he hecho los polvorones clasicos tuyos de hace años y he triunfado.La unica pega que me pusieron fue utilizar manteca. Ahora veo esta nueva receta, y como mi marido es agricultor de aceite y almendras, te queria preguntar si esta misma receta de hoy la puedo adaptar sustituyendo las avellanas por almendras. Un besazo.

    • Su says:

      Si, pero además tienes esta otra receta que puedes adaptar, mira y sustituir la manteca y poner aceite pero en menor proporción, con un 20% menos, tienes que ir probando, que en esta no he hecho el cambio

  6. Ntalia says:

    Hola, estoy ahora mismo haciendo los polvorones y la masa no la puedo trabajar porque se desmiga toda. Al final he ceeado una montañita aplastada y la he envuelto como he podido en film para reposo. Que he hecho mal? Revisado cantidades y proceso y no veo nada. Se ligara mas despues del reposo? Si no, añado mas aceite para q ligue?! Ayh que tengo a toda la family esperando a mis polvorones…. ????????????

    • Su says:

      Si pones un film transparente encima de la masa, y la aplanas un poco con el rodillo, sigue desmigándose?
      si es así, mójate las manos en aceite y pon un poco más, pero si te pasas, se te queda un emplasto que no lo puedes sacar adelante. Me cuentas por favor

Mostrar comentarios

Agenda

+ Ver todo

  • No hay actividades programadas

Su cocina con

Nuestros proveedores te ofrecen ventajas especiales. Ser webero supone regalo seguro….